DestacadasSucesos

San Isidro Labrador cumple 400 años de canonización

San Isidro es patrono de los agricultores, su fiesta patronal se celebra el 15 de mayo

Ciudad de México, 15 de mayo de 2022.- La Iglesia y los campesinos de todo el mundo celebran este 2022 los 400 años de la canonización de su santo patrono, San Isidro Labrador, cuya devoción tuvo su origen en el siglo XII, cuando vivió este santo quien nació hacia 1082 y murió en 1172, con fama de santidad, pues incluso, le atribuyen varios milagros en vida.

San Isidro vivió en la Edad Media, al tiempo de la segunda cruzada (1147-1149) que pretendía expulsar de Tierra Santa a los musulmanes que estaban en expansión; el surgimiento de la Orden del Temple, la existencia de antipapas y las primeras consecuencias de la muy dolorosa fractura entre la Iglesia de Oriente y Occidente, es decir, entre el Patriarca de Constantinopla y el Papa en Roma, ocurrida en 1054.

Isidro era mozárabe, es decir, vivía en territorio musulmán en la península ibérica, donde los moros crearon una entidad política conocida como Al-Andalus. Él vivió en una zona militarmente inestable, en la etapa conocida como de Reconquista. Tendría unos tres años de edad cuando, en 1085, Alfonso VI de León conquista Toledo, y Fernando III de Castilla arrebató Sevilla a los musulmanes.

Oraba todos los días en el campo

Madrid, con sus verdes praderas, era un pequeño pueblo y aún no, la capital de España, y allí, este humilde campesino llamado Isidro -en honor a San Isidro, Arzobispo de Sevilla- y al que apodaban el Labrador, vivió con su esposa María de la Cabeza a quien conoció en Torrelaguna y con su pequeño hijo, Illán.

Daban ejemplo de sencillez, trabajo, y fe cristiana en medio del dominio musulmán, demostrando así que en un ambiente adverso, con fe sólida, se puede ser buen cristiano.

El azadón y la yunta acompañaban sus faenas en el campo donde frecuentemente oraba, a veces descuidando sus obligaciones, pero los ángeles salían a su ayuda y a veces guiaban el barzón sobre los surcos. Él trabajaba para el terrateniente Francisco Vera y la familia Vargas, mediante un contrato anual que se podía renovar.

La historia de san Isidro se conoce por un manuscrito escrito en latín titulado Ysidorus Agrícola, encontrado en la Iglesia de San Andrés en Madrid en 1504, dónde fue sepultado al lado de su esposa. La traducción al castellano de este documento lo hizo Jaime de Bleda, aunque hay detalles que trascendieron por tradición oral, o por la fantasía; por ejemplo, Lope de Vega afirma que sus padres se llamaron Pedro e Inés.

Cuando Isidro Labrador falleció en 1172 fue sepultado en el cementerio de la Iglesia del barrio o arrabal de San Andrés, donde vivía, en la villa de Madrid. Sus restos fueron localizados durante el reinado de Alfonso X (1221-1284), un monarca sabio que dictó las leyes de las Siete Partidas que dieron un orden jurídico al reino.

¿Por qué san Isidro Labrador es patrono de los agricultores?

La fama de santidad de Isidro era tal que el rey de España Felipe III (1578-1621) ya enfermo, pidió a este humilde campesino que intercediera ante Dios por el descanso de su alma, y en 1213, Alfonso VIII, rey de Castilla, levantó una capilla en su honor, donde se colocó su cuerpo que estaba incorrupto.

Isidro fue beatificado por Paulo V el 14 de junio de 1619, y por interés de Felipe II, se comisionó al dominico Fray Domingo de Mendoza para que procurara su canonización, y en el proceso intervinieron integrantes de las familias Vargas y Lujanes, así como la Casa Real de los Austrias.

En las Actas del Ayuntamiento Madrileño del 23 de diciembre de 1562 se menciona el intento por canonizarlo porque era una demanda popular. Durante el reinado de Felipe V, fue canonizado por Gregorio XV el 12 de marzo de 1622, junto con Felipe Neri, Ignacio de Loyola, San Francisco Xavier y Teresa de Ávila, en una de las celebraciones más vistosas de Roma.

Juan XXIII lo declaró patrono de los agricultores españoles, y su fiesta se fijó para el 15 de mayo que es la fecha en la que su cuerpo incorrupto se trasladó a la Iglesia de San Andrés. Hoy, sus restos se encuentran en una magnífica arca mortuoria en la Colegiata de San Isidro, junto con las reliquias de su esposa.

Los milagros más famosos que realizó Dios por su mediación fueron: el del molino en el que multiplicó el trigo que ofreció a unas palomas hambrientas, el de los bueyes que araban la tierra solos mientras él rezaba, el del lobo que mediante la oración evitó un ataque de la fiera, el de la olla cuando multiplicó la comida, y el de la cofradía mediante el cual obtuvo lluvias para los campos. Todas están documentadas. (CON INFORMACIÓN DE: DESDE LA FE).

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: