DestacadasEstado

Sigue enjambre sísmico en torno a volcanes Paricutín y Tancítaro: SSN

Durante los últimos días, casi de manera permanente está temblando en las inmediaciones de Nuevo San Juan Parangaricutiro; la causa podría ser intrusión magmática, que no implica necesariamente el nacimiento de un nuevo volcán, señala el SSN

Morelia, Michoacán, 05 de febrero de 2020.- Sigue el enjambre sísmico en torno a los volcanes Paricutín y Tancítaro, en el estado de Michoacán, confirmó el Servicio Sismológico Nacional (SSN).

Durante los últimos días, casi de manera permanente está temblando en las inmediaciones de Nuevo San Juan Parangaricutiro. Así lo indica la cuenta oficial de Twitter de la institución: @SSNMexico.

El enjambre sísmico podría deberse a intrusión magmática y, de acuerdo con el SSN, es necesario vigilar cómo evoluciona el fenómeno.

“Cientos” de sismos en Michoacán

En la página oficial de la institución dependiente de la UNAM, http://www.ssn.unam.mx/, se reporta que desde el 5 de enero de este año se ha registrado un enjambre sísmico de cientos de eventos en Michoacán, la mayoría al norte de Uruapan y de magnitudes entre 2.9 y 4.1.

Una secuencia o enjambre sísmico es una serie de sismos que ocurren en una región específica durante un periodo determinado y con magnitudes similares.

Michoacán es una zona sísmica con tectónica compleja y vulcanismo activo. La región donde se presenta este enjambre se encuentra en la Faja Volcánica Transmexicana.

Hay fallas geológicas activas en la región

El SSN indica que existen fallas geológicas activas en la región. En 1997 ocurrió un enjambre sísmico con 230 eventos en esa misma zona y los estudios indicaron que se trataba de actividad en fallas locales.

Los sismos están ocurriendo muy cerca del extinto Volcán Paricutín y el Volcán Tancítaro.

Sin embargo, hasta el momento no hay indicios de que este enjambre sísmico tenga relación con los volcanes.

No necesariamente habrá un nuevo volcán

De acuerdo con el SSN, este enjambre sísmico podría ser producido por intrusión magmática.

Sin embargo, el movimiento de magma no implica necesariamente el nacimiento de un nuevo volcán. Pese a lo anterior, es necesario vigilar cómo evoluciona el fenómeno.

En ese sentido, un grupo de especialistas trabaja en los estudios pertinentes, visita la zona para la toma de muestras e instala equipos de medición.

Además, se realizan el cálculo y localización de los sismos, análisis espacio-temporal de la sismicidad, análisis de muestras de agua y gases, monitoreo de deformación en la zona, entre otras actividades.

En los estudios participa la UNAM con el Servicio Sismológico Nacional y más áreas del Instituto de Geofísica, el Instituto de Ingeniería y el Centro de Geociencias.

También participan instituciones como el Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED), la Universidad de Colima; y, la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH).

Las instituciones participantes informan oportunamente sobre los estudios que realizan y sus resultados.

Finalmente, el SSN considera importante que sobre el tema se consulten las fuentes oficiales de información.

Alarma ante posibilidad de que surja nuevo volcán en Michoacán

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: