DestacadasEditoriales

Ya no da risa la 4T (Por: Rubén Alcántar)

Estemos al pendiente, porque del manual de cómo ocasionar una crisis en México, se están siguiendo al pie de la letra todos los puntos y sin duda esta serie de locuras gubernamentales ya dejaron de dar risa

Morelia, Michoacán, 21 de noviembre de 2019.- A lo largo del ya casi un año de mandato del presidente Andrés Manuel López Obrador, nos la hemos pasando hablando casi todos los días de dos temas, los de siempre, seguridad y economía, el primero con delicadeza y tacto todos los días, pues a nadie nos da risa que se pierdan vidas humanas, el segundo con cierta jiribilla y sátira, siendo que hasta el momento no hemos visto las consecuencias de todas las malas decisiones tomadas en este ámbito.

Haciendo un recorrido puntual, han sido demasiadas las cosas que se han hecho mal en términos económicos, una inversión pública en detrimento, proyectos faraónicos como dos bocas y el tren maya, sin sustento de impacto económico, la necedad de inyectarle a Pemex de manera indiscriminada, la apatía en las relaciones exteriores y el comercio exterior, entre otras tantas.

Y ¿qué nos han traído todas estas malas decisiones? Podemos comenzar con el deplorable crecimiento económico, el cual en las más optimistas de las expectativas se espera alcance el 0.4% únicamente para el cierre de este año, y del que entra mejor ni hablamos, porque la situación no pinta mejor, 1.2% de estimado real esperando se cumplan todos los supuestos en los que se basa el gobierno federal; otro de los puntos delicados sin duda ha sido la contracción en la actividad económica, los resultados del IGAE a lo largo de todo este año solo han venido demostrando que, en efecto la actividad económica se está deteniendo, el sector manufacturero, principalmente automotriz, se encuentra en una clara contracción, el de la construcción igual, y el campo como en todas las administraciones, nada mas no mejora, por su parte el turismo no se ha visto afectado, claro, tampoco beneficiado, pero en este momento con que no se detenga ya son buenas noticias.

Otro año ya se ha ido, dijera alguna canción de regional mexicano, y ya sus consecuencias nos ha dejado, sin embargo, con cada año que se va viene otro, y en el caso de nuestro país el que viene, viene con todo dispuesto a hacer historia, y no de buena manera, al contrario, todo parece indicar que la meta del aumento en 4% en la recaudación fiscal no se lograra, que la esperanza de aumento en la producción de Pemex de 1.67 mbd a 1.87 mbd parece ya más que imposible, y que, aunque se logre, la casi inminente caída en el precio de la mezcla mexicana creará, sin duda, un déficit en los ingresos que, en el peor de los casos se espera alcance el -11.5%

Supongamos, la economía crece en un 2% tal cual espera el gobierno, la producción petrolera alcanza esa panacea de los 1.87 mdb, aun así los ingresos tendrían un faltante de 135 mil millones de pesos para cumplir con el presupuesto (algo similar a lo tomado del Fondo de Estabilización de Ingresos presupuestales este año hasta ahora), esto en el mejor de los casos, pero, supongamos también, la producción petrolera no rebasa los 1.75 mbd, el crecimiento económico se queda un optimista 1%, el faltante sería de 280 mil millones de pesos; hecho que sin duda sería insostenible, puesto que a nuestro FEIP le restarían únicamente algo así como 120 mil millones de pesos del ahorro del gobierno durante varios años, dejándonos un déficit de 160 mil millones que de algún lado deberán de salir, o de recortarse.

La cosa ya no da risa, ya no es cuestión de reírnos de las ocurrencias del presidente en su misa de gallo, o indignarnos de su apatía ante situaciones delicadas, calladita y poco a poquito nuestra situación económica comienza a agravarse, y si del gobierno dependiera únicamente y no de los empresarios y los extranjeros, estaría comenzando a hundirse, pongamos mucha atención, pues la mayoría de nuestras crisis comenzaron así, justamente con un déficit presupuestal ocasionado por expectativas demasiado optimistas, y justamente expectativas basadas en lo que ahora, en Pemex, así que estemos al pendiente porque, del manual de cómo ocasionar una crisis en México, se están siguiendo al pie de la letra todos los puntos y sin duda esta serie de locuras gubernamentales ya dejaron de dar risa.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: