Editoriales

A un año del Virreinato / Yadhira Y. Tamayo Herrera

Tamayo Herrera es abogada con maestrías en administración pública y políticas públicas (ITESM), ingeniería en Imagen Pública (CCIP); actualmente cursa el Doctorado en Derecho en la Universidad Panamericana
Tamayo Herrera es abogada con maestrías en administración pública y políticas públicas (ITESM), ingeniería en Imagen Pública (CCIP); actualmente cursa el Doctorado en Derecho en la Universidad Panamericana

El pasado martes 13 de enero, con motivo del cumplimiento de un año de la llegada del Comisionado Alfredo Castillo a Michoacán, la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, lo convocó a comparecer con el fin de que informara sobre su actuación

 –

Morelia, Michoacán, 15 de enero de 2015.- El pasado martes 13 de enero, con motivo del cumplimiento de un año de la llegada del Comisionado Alfredo Castillo a Michoacán, la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, lo convocó a comparecer con el fin de que informara sobre su actuación. A nombre del Congreso de la Unión, la presidenta en funciones de la mesa directiva, la diputada Aleída Avilés, palabras más, palabras menos le dijo que:

Michoacán constituye hoy por hoy el más complejo de los desafíos en materia de inseguridad pública, con una escalada de la violencia e ingobernabilidad territorial.

 

La intervención federal, ha fracasado según sus resultados y objetivos plasmados en el decreto del 15 de enero de 2014. Es decir, el combate al narcotráfico y a los grupos delincuenciales en Michoacán, con todo y el comisionado, no ha tenido cambio alguno y sí un aumento desmedido de la violencia persistente en esa entidad, inequidad social, descomposición institucional, ingobernabilidad y bajísimos niveles educativos. Entre otros factores que constituyen una mezcla explosiva que actualmente tienen a Michoacán al borde del estado fallido. Michoacán es uno de los estados del país con más muertes violentas relacionadas con el crimen organizado. Trescientas veintiocho en el último semestre de Felipe Calderón, y con más de 668 en lo que va de la actual administración.

Cabe recordar que por el decreto del 15 de enero de 2014, el presidente Enrique Peña Nieto creó la figura del comisionado para la Seguridad y el Desarrollo Integral de Michoacán, a fin de restablecer la seguridad y el orden públicos. Asimismo, incorporó el 10 de mayo de 2014 a las llamadas Autodefensas de Michoacán, a lo que agregaron a quienes salieran de las filas de la delincuencia organizada a la Fuerza Rural Estatal. Al incorporarse se les entregaron uniformes y armamento de uso exclusivo del Ejército. Lamentablemente, su inexperiencia dio como consecuencia que grupos de Policía Rural se enfrentaran entre sí, tal fue el caso de La Ruana, municipio de Buenavista, Tomatlán, en donde perdieron la vida once elementos al enfrentarse el grupo de Hipólito Mora y el de Antonio Torres González, el americano. Otro hecho lamentable fue el del 6 de enero de este año, en el que perdieron la vida nueve personas en Apatzingán, cuyas explicaciones públicas son poco convincentes.

Por otro lado, en la integración de las fuerzas rurales en Michoacán no hubo evaluación alguna de control de confianza, que derivó en la falta de control del comisionado de Seguridad con el resultado conocido.

Lo anterior es preocupación de diputados y senadores, quienes en nuestro derecho y obligación de buscar soluciones a la terrible problemática que enfrentan los michoacanos, solicitamos y apoyamos esta reunión de trabajo, de la que esperamos respuestas apegadas a la verdad por el bien de Michoacán y de México.

Por su parte, en su intervención, el Comisionado negó que Michoacán fuera el problema número uno de seguridad pública en la Federación, de acuerdo a cifras del INEGI; negó que haya un estado fallido tal como lo demuestra que Hipólito Mora y el Americano y otras 13 personas se entregaron voluntariamente a la justicia; y dice que no puede compararse en número de muertes registradas el en 2013 con el 2014, porque en 2013 había más narcofosas que actas de defunción.

Dice que no se puede asegurar que las personas agregadas a las fuerzas rurales eran parte de la delincuencia organizada porque no existen averiguaciones previas que así lo sustenten. Y dijo que él si tiene todos mandos policiacos certificados con el control de confianza a pesar de que hubo una “herencia de un estado fallido”  y una secretaría de seguridad pública y procuraduría totalmente cooptadas y debilitadas. Mencionó el Plan Michoacán.

Concluyó asegurando que hoy Michoacán es totalmente diferente. Y enseguida para confirmar esto, habla de que Michoacán ha vuelto a tener Feria, espectáculos y festivales. Luego habla de 9 mil ingresos a prisión en 2014. Asegura que hoy Michoacán es la número 4 de 32 entidades federativas en crecimiento económico.

Da cifras sobre decomisos: un millón de toneladas de mineral ilegal, 50 mil toneladas de tala clandestina y 500 millones de pesos de bienes de la delincuencia. Y presumió que tiene orden de aprensión contra la Tuta.

Quiso cerrar recordando que el problema de Michoacán no se resuelve en un año y es tarea de todos. Dice que ya no hay camiones quemados ni tomas. Dice que quedan sólo 3 actores por detener de los mal llamados Caballeros Templarios. Y por eso concluye diciendo que el problema de Michoacán ya no es de inseguridad pública sino de conflictividad social.

Aquí dos posicionamientos, un solo hecho. Usted podrá sacar sus propias conclusiones.  La próxima semana, cerraremos este tema con las mías, de cara a unas elecciones donde en nuestro estado elegiremos gobernador, diputados y ayuntamientos, Peña llega al a mitad de su mandato y se renueva la Cámara de Diputados y 9 gubernaturas.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: