Al son que AMLO toca, los partidos bailan (Por: Diego Leal Corral)

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
El autor es el Dr. Diego Leal Corral, catedrático de la Universidad Contemporánea de las Américas Morelia; con estudios en Comunicación Política en la Universidad Complutense de Madrid, así como en el Instituto Universitario de Investigación Ortega y Gasset

El autor es el Dr. Diego Leal Corral, catedrático de la Universidad Contemporánea de las Américas Morelia; con estudios en Comunicación Política en la Universidad Complutense de Madrid, así como en el Instituto Universitario de Investigación Ortega y Gasset

Lo que realmente puede causar preocupación es la poca pericia política de los partidos políticos que bailan al son que toca AMLO y que dejan de lado cuestiones tan importantes como el combate a la delincuencia, la inestabilidad económica que atraviesa el país y el mundo o el combate a la corrupción

Morelia, Michoacán, 26 de octubre de 2018.- El tema estrella de esta semana no puede ser otro que la consulta “ciudadana” promovida por el presidente electo y su partido sobre la pertinencia de continuar las obras del nuevo aeropuerto internacional de la Ciudad de México (NAICM) o construir dos pistas en el aeropuerto militar de Santa Lucía y construir otra pista en el aeropuerto de Toluca.

Mucho se ha escrito y dicho en medios de comunicación, en los cafés, en el trabajo sobre este tema. Hay personas que apoyan continuar, otros que prefieren pararlas y muchos otros que no tienen claridad en que hay que hacer. Se cuestiona la legalidad de la consulta, el sesgo de las preguntas, la parcialidad del equipo que la promueve y hasta la responsabilidad en realizarla.

La mayoría de los partidos de oposición han criticado esta consulta mientras que el próximo partido gobernante se ha manifestado a favor de la misma como un ejercicio popular, dándole voz al ciudadano, pero lo importante aquí es que no se habla de otra cosa que de esta consulta.

Pues bien, en comunicación política este fenómeno se conoce como “agenda building” o construcción de agenda y es que sin ser un tema que afecte directamente a los ciudadanos, el presidente electo supo catapultar este tema para hacerlo el más importante de las semanas anteriores, de esta semana y seguramente de algunas semanas venideras.

Los partidos políticos han reaccionado a la consulta, manifestándose en contra de la misma y están dejando de lado temas que afectan al ciudadano promedio y que son los principales temas de la agenda pública, es decir, los principales problemas que afectan al ciudadano, estos son, inseguridad, economía y me atrevería a decir, combate a la corrupción.

Y es que a pesar de que la gasolina ha bajado su precio en Estados Unidos, aquí en México sigue subiendo, dado que el subsidio al IEPS que tiene el carburante en México se redujo, haciendo que el ciudadano que tiene un automóvil gaste más en gasolina. De esto, no tuvimos reacciones de los partidos políticos en México.

Tampoco sobre las alarmantes cifras de inseguridad o incluso, poco se ha dicho de la caravana migrante que atraviesa nuestro país, pareciera que son temas muy secundarios que no inciden en la vida de los mexicanos, cuando lo más probable es que estos temas los experimenten de primera mano.

No es novedad que López Obrador imponga los temas en la agenda mediática y política, él es un polemista profesional, sabe incorporar los temas a las agendas y ha utilizado su imagen y pericia para hacerlo, incluso se ha valido, como en esta ocasión, de una consulta ilegal para ello, eso no debería de extrañarnos.

Lo que realmente puede causar preocupación es la poca pericia política de los partidos políticos que bailan al son que toca AMLO y que dejan de lado cuestiones tan importantes como el combate a la delincuencia, la inestabilidad económica que atraviesa el país y el mundo o el combate a la corrupción.

Pareciera que esta será la tónica de los próximos seis años, con un Presidente muy hábil para imponer los temas y darles un encuadre favorable a su gobierno, mientras que los partidos solo reaccionan a dicha agenda, cuando hay temas y problemas mucho más importantes, menos banales y que afectan determinantemente la vida de los mexicanos, porque el mexicano promedio quiere saber cómo va a llegar a final de mes y cómo va a regresar a casa sin ser asaltado en el trayecto, no si lo mejor es construir un nuevo aeropuerto o darle una manita de gato a tres. Y dar opciones y condiciones para que esto suceda es tarea no solo del gobierno, sino de todo el sistema político, por lo que será importante que los partidos nos propongan soluciones y no solo posiciones en contra de lo que el próximo Presidente pretenda realizar, de lo contrario, nos esperan unas agendas mediática y política dominadas por el Ejecutivo con partidos poco preparados para hacerle frente, con el riesgo democrático que ello conlleva.

Buen fin de semana para todos ustedes.