Editoriales

Amanuenses y bots (Por: Alejandro Vázquez Cárdenas)

Durante la pasada campaña electoral los amanuenses proliferaron como hongos después de la lluvia, y como la tecnología de la comunicación ha evolucionado ahora no están solos, trabajan acompañados con legiones de los llamados bots y trolls de las llamadas “redes sociales”

Morelia, Michoacán, 20 de junio de 2019.- “Amanuense”, es una palabra derivada del latín y que significa «persona que escribe al dictado». Por supuesto que esto no tiene nada de malo si esa persona ejerce la profesión de secretario o algo parecido. Pero en el periodismo las cosas cambian. Amanuense se le dice al columnista, analista, editorialista o simple “opinólogo” que vende o alquila su pluma al mejor postor. El motivo puede variar, dinero, poder o alguna determinada prebenda.

Detectarlos en ocasiones es algo fácil en el caso de los amanuenses amateur, pero cuando se trata de amanuenses de altos vuelos, más entrenados, la tarea puede ser compleja.

Los amanuenses son un fenómeno muy antiguo, viene desde las noches del PRI-Gobierno, cuando virtualmente la totalidad de la prensa era controlada por Gobernación; pero lo tiempos cambian, ahora la mayoría de los amanuenses ya no  están al servicio del PRI, sino de esa cosa llamada 4T. Es evidente gozan de buena salud, pues como el dinosaurio de Monterroso, cuando despertamos el amanuense seguía ahí.

Durante la pasada campaña electoral los amanuenses proliferaron como hongos después de la lluvia, y como la tecnología de la comunicación ha evolucionado ahora no están solos, trabajan acompañados con legiones de los llamados bots y trolls de las llamadas “redes sociales”.

Pero, ¿Que son los bots y los trolls? Definamos bot; la palabra Bot viene de la palabra Robot y es la forma como se le denomina en el argot tecnológico a las cuentas que simulan ser personas en una red social y son creadas con un fin determinado, completamente distinto al normal o habitual de un usuario que busca interactuar o convivir con otros.

Aunque todos los Bots simulan ser personas por lo general cumplen únicamente con una función, lo cual facilita su detección. En el caso de la política la función de un bot es replicar de manera automática un determinado mensaje, por lo general falso o sesgado.

Otro término que se ha popularizado con las Redes Sociales es el de Troll y muchas veces se le confunde con los Bots cuando en realidad son muy diferentes. Un Troll es una persona que critica y ataca de forma sistemática a otra u otras, ejerciendo e incluso abusando de su derecho a la expresión en los medios sociales. Por lo general son molestos ya que se esconden detrás de su propia cuenta, aprovechando su relativo anonimato, para decir lo que no se atreverían a decir con su propio nombre y mucho menos frente al a persona que se ataca.

Cualquiera con una cuenta en redes sociales, básicamente Twitter y Facebook se ha topado con bots y trolls. Los primeros no razonan, son máquinas que replican una frase o mensaje. Los segundos son personas a las que se les paga para agredir, insultar o difundir noticias faltas “fake news”.

Entre los “Community Managers” hay una frase muy popular que dice “No alimentes al Troll” y se refiere a no hacerle caso al que se dedica únicamente a atacar. ¿El motivo? Fácil, un troll está contratado para agredir y difundir notas falsas, no está entre sus funciones razonar ni argumentar. Solo insultar.

¿Y dónde escriben los amanuenses?, prácticamente en todos los periódicos, identificarlos no es difícil, son monotemáticos y previsibles; sus argumentos se basan en descalificaciones ad hominem y abusan de lo que en periodismo se llama “sesgo por selección y omisión”, su ignorancia de lo más elemental de la Historia y su posición de vasallos frente al poder los exhibe.

Amanuenses, bots y trolls, una plaga en el  periodismo.

Alejandro Vázquez Cárdenas

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: