Antología de la estupidez (Por: Alejandro Vázquez Cárdenas)

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
El autor de este artículo es el reconocido Doctor Alejandro Vázquez Cárdenas

El autor de este artículo es el reconocido Doctor Alejandro Vázquez Cárdenas

Está bien que la estupidez se encuentre distribuida en todo el mundo,  pero,  ¿Por qué me da la impresión de que a México le tocó una dotación doble?

Morelia, Michoacán, 03 de julio de 2018.- Tema de perenne actualidad, si hemos de ser sinceros. Y ahora, después de pasadas estas elecciones, por alguna misteriosa razón recuerdo este viejo artículo mío. Lo reviso, actualizo algunos detalles y sin mayores explicaciones va de nuevo.

Hablar sobre la estupidez humana es abordar en un tema extenso y del cual tenemos material de sobra.  “Errar es humano” afirma la sabiduría popular,  aunque debemos establecer que no es lo mismo equivocarse ocasionalmente que cometer consistentemente tonterías de gran calibre y serias consecuencias.

Puntualicemos primero un par de definiciones: Una antología  es una  colección de piezas  seleccionadas por sus características, valor o  calidad.  Puede  por lo tanto consistir en una recopilación de cuentos, frases, poemas o discos etc.  En cuando a la estupidez, la venerable Real Academia Española (RAE) la define  escuetamente: “Torpeza notable en comprender la cosas”

En los sitios que se enfocan a la psicología podemos encontrar más datos en relación a la definición de estupidez. Aquí nos aclaran que la estupidez es “un estado mental de las personas torpes, faltas de inteligencia, sin lógica en su decir y en su accionar.

El término constituye un adjetivo que se utiliza en forma subjetiva para calificar despectivamente a una persona que puede tener una deficiencia mental, o bien cometer un error comportándose con torpeza”. O sea, la estupidez tiene la peculiaridad de ser un proceso normal pero disfuncional del aprendizaje, que ocurre en base a conductas mal entendidas y peor ejecutadas.

Salvo organicidad (daño neurológico)  que haya ocasionado, por la razón que sea, un coeficiente intelectual bajo, la estupidez por sí misma no es una enfermedad, sino de una incongruencia del comportamiento normal, que refleja por un lado, que la mente humana no tiene la habilidad de adquirir y procesar el conocimiento, y por el otro, de adaptarlo a las circunstancias ambientales. Más concretamente puede decirse que la estupidez es un fallo para percibir la realidad y convertirla en información correcta y útil,  por lo que la persona se vale del auto engaño;  es decir, el estúpido se niega a adquirir nueva información  sobre todo si va en contra de creencias arraigadas.

Estudios sobre la estupidez humana existen muchos, entre  los más conocidos se encuentra los de Erasmo de Rotterdam con su “Elogio de la estupidez”, los del sociólogo Carlo Cipolla, autor de la célebre “Teoría de la estupidez” y el historiador y filósofo Lucien Jerphagnon.

La pregunta que muchos se hacen es ¿Acaso existen tantos estúpidos? Pues eso es lo que han pensado muchos autores a lo largo de los siglos. Es más,  podemos estar tentados de aplicar a la estupidez lo que el Nobel José Saramago dijo sobre la maldad: “Todos los hombres son malos; la diferencia reside únicamente en la manera de serlo”.

A continuación transcribiré algunas líneas y sentencias referentes a este inagotable tema.

“En efecto, la de los imbéciles es una familia muy numerosa”. Simonides, citado por Platón

“Hay dos cosas infinitas: El Universo y la estupidez humana. Y del Universo no estoy seguro”. Albert Einstein

“Todos los cerebros del mundo son impotentes contra cualquier estupidez que esté de moda”. Jean de la Fontaine

“La estupidez insiste siempre”. Albert Camus

“Todos los que parecen estúpidos, lo son y, además también lo son la mitad de los que no lo parecen”. Quevedo

“Contra la estupidez, hasta los dioses luchan en vano”. Goethe

“Estupidez humana. Humana sobra, realmente los únicos estúpidos son los hombres”. Jules Renard

Cierro con la sentencia bíblica que se encuentra en el Eclesiastés: “El número de necios es infinito”.

Concluyo, está bien que la estupidez se encuentre distribuida en todo el mundo,  pero,  ¿Por qué me da la impresión de que a México le tocó una dotación doble?

Alejandro Vázquez Cárdenas