DestacadasEditoriales

ASM, ¿corrupta? (Por: Jorge Álvarez Banderas)

En el caso del Teatro Matamoros, a todos los integrantes del fideicomiso, bajo el manto “protector” de la figura de la prescripción, no se les resuelve su situación jurídica conforme a derecho, por la sencilla razón de que durante 7 años, 6 meses y 30 días, la ASM fue omisa en accionar

Morelia, Michoacán, 24 de febrero de 2020.- La Auditoría Superior de Michoacán (ASM), dependiente del Congreso del Estado de Michoacán, como ente fiscalizador de los recursos públicos de las dependencias gubernamentales de nuestra entidad, cuenta con facultades para sancionar a los funcionarios públicos que administren tales recursos, entre ellos a los fideicomisos donde se ejerza dinero que proviene de la hacienda pública.

Tal es el caso del fideicomiso del “Teatro Mariano Matamoros”, donde es del conocimiento público, que la orden de fiscalización y revisión de la cuenta pública del ejercicio fiscal 2011 fue practicada a dicho fideicomiso en octubre de 2012 y que hasta diciembre de 2018 se dio a conocer el resultado de la valoración a la información presentada, determinándose con motivo de la fiscalización 21 pliegos con presunta responsabilidad hacia los integrantes del Comité Técnico de dicho fideicomiso, siendo en junio de 2019 que se da inicio al procedimiento administrativo para la determinación  de responsabilidades y fincamiento de sanciones.

Las observaciones determinadas en los pliegos de presuntas responsabilidades practicadas al ejercicio en mención, se integran por 4 observaciones económicas pendientes de desvanecer por la cantidad de 160 millones 913 mil 100 pesos con 12 centavos, así como 19 observaciones administrativas; sin embargo, el pasado día 7 de febrero, es que la ASM determina en favor de los integrantes del fideicomiso en cita, decretar la prescripción debido a que fenecieron las facultades de esta autoridad para poder emitir las sanciones por el ejercicio fiscalizado del año 2011, decretándose como total y definitivamente concluido el procedimiento relativo, ordenándose su archivo definitivo.

Resulta interesante dar cuenta de manera pública de este asunto, ya que no todos los integrantes del fideicomiso ejercieron o determinaron el uso, aplicación o destino de los recursos que ahí se administraban, y a estos no se les resuelve si cometieron con su conducta un hecho delictivo, sancionado administrativamente o penalmente en su caso, sino que todos los integrantes del fideicomiso, bajo el manto “protector” de la figura de la prescripción, no se les resuelve su situación jurídica conforme a derecho, por la sencilla razón de que durante 7 años, 6 meses y 30 días, la ASM fue omisa en accionar dentro de dicho expediente con los elementos de prueba que se habían aportado oportunamente.

Bajo esta omisión: ¿La ASM buscaba beneficiar en especial a alguien? El titular de la ASM entonces, ¿Fue corrupto al guardar silencio al haber dejado transcurrir el tiempo? ¿Se quedarán así las cosas? ¿Los actuales legisladores actuarán en consecuencia hacia este ex funcionario público? Lo cierto es que el inmueble donde se iniciaron los trabajos para albergar al “Teatro Mariano Matamoros” sigue sin concluirse.

@lvarezbanderas

¿Compraste “facturas”? (Por: Jorge Álvarez Banderas)

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: