De Primera Mano / El pleito entre Mireles y Castillo

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Nuestro director, Nicolás Casimiro; periodista con 14 años de trayectoria y con experiencia en radio y diversos medios impresos, electrónicos y agencias informativas

Nuestro director, Nicolás Casimiro; periodista con 14 años de trayectoria y con experiencia en radio y diversos medios impresos, electrónicos y agencias informativas

Si a Mireles lo detienen y lo meten a la cárcel por incumplir los acuerdos de desmovilización…, ¿entonces qué hay que hacer con las autoridades que tampoco han cumplido con su parte, que es garantizar la seguridad?

Morelia, Michoacán, 01 de julio de 2014.- Ha causado mucho revuelo la detención del líder de las autodefensas de Michoacán, José Manuel Mireles Valverde, y la guerra mediática que han sostenido él y sus simpatizantes con el comisionado nacional, Alfredo Castillo Cervantes.

Mireles Valverde es un personaje polémico por muchos de sus antecedentes y por una serie de declaraciones que hace y que frecuentemente lo hacen caer en contradicciones, pero nuestras autoridades, tanto en el gobierno federal como en el estatal no son muy distintas en ese sentido.

En las redes sociales, en las calles y en los cafés nos hemos encontrado con que entre amplios sectores de la población existe descontento por la detención del líder social, mientras que muchos líderes de la delincuencia organizada siguen libres y la incidencia delictiva sigue en aumento.

Pudiera ser que Mireles Valverde haya incurrido efectivamente en las conductas delictivas que le atribuye ahora el gobierno federal –posesión de armas de fuego de uso exclusivo del Ejército y de drogas-, pero antes fue tolerado, igual que los otros líderes de las autodefensas, a sabiendas de que ninguno de ellos era una blanca paloma.

Por eso resulta incongruente, desde mi punto de vista, que ahora las autoridades sí actúen contra este polémico y voluble personaje, que así como un día dice una cosa al día siguiente dice lo contrario.

Más allá de que el 14 de abril se hayan signado acuerdos para la desmovilización de los grupos civiles armados a partir del 10 de mayo, lo cierto es que de la misma forma que Mireles no cumplió con el desarme, el gobierno federal tampoco ha cumplido con su parte.

El compromiso de las autoridades federales era garantizar la seguridad pública en Michoacán y no lo ha hecho, los índices delictivos siguen a la alza y las cifras del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) no hacen más que confirmar lo que a diario vemos en cualquier región del estado o en cualquier colonia de Morelia.

Si a Mireles lo detienen y lo meten a la cárcel por incumplir los acuerdos de desmovilización…, ¿entonces qué hay que hacer con las autoridades que tampoco han cumplido con su parte, que es garantizar la seguridad?

COMENTARIOS Y SUGERENCIAS: www.atiempo.mx / atiempomx@gmail.com