Editoriales

El café y los antioxidantes (Por: Alejandro Vázquez Cárdenas)

Hoy se sabe que la ingesta moderada del café tiene beneficios a la salud no atribuibles exclusivamente a la cafeína, sino en adición a otra serie de compuestos funcionales, todos ellos con actividad antioxidante

Morelia, Michoacán, 21 de mayo de 2019.- Esto no es una clase de bioquímica, por lo tanto solo utilizo términos de uso común para personas de cultura promedio. Tampoco es un artículo destinado a una revista médica, por lo tanto no uso referencias. Aclarado el punto pasemos a las definiciones.

“Antioxidantes”, solamente un sordo no ha escuchado ese término en los últimos años, pero ¿sabemos que es? Un antioxidante puede ser definido como cualquier molécula capaz de prevenir o retardar la oxidación (pérdida de uno o más electrones) de otras moléculas, generalmente sustratos biológicos como lípidos, proteínas ó ácidos nucléicos.

La oxidación de tales sustratos podrá ser iniciada por dos tipos de especies reactivas: los radicales libres, y aquellas especies que sin ser radicales libres, son suficientemente reactivas para inducir la oxidación de sustratos como los mencionados.

¿Y que es un radical libre? Un radical libre es cualesquier especie (átomo, molécula o ión) que contenga a lo menos un electrón desapareado en su orbita más externa, y que sea a su vez capaz de existir en forma independiente (de ahí el término libre).

Los antioxidantes son sustancias naturales o fabricadas por el hombre que pueden prevenir o retrasar algunos tipos de daños a las células.

Los antioxidantes se encuentran en muchos alimentos, incluyendo frutas y verduras. También se encuentran disponibles como suplementos dietéticos. Ejemplos de antioxidantes son: Beta carotenos, Luteína, Licopeno, Selenio, Vitamina A, Vitamina C , Vitamina E etc.

Tanto las verduras como frutas son fuentes de antioxidantes y a la fecha tenemos suficiente evidencia que una dieta con muchas verduras y frutas es saludable y reduce riesgos de sufrir ciertas enfermedades.

Lo que no está totalmente claro es si esto es debido exclusivamente a los antioxidantes, a algo más presente en los alimentos u otros factores.

Por eso hay que moderar el entusiasmo pues los suplementos con altas dosis de antioxidantes en algunos casos pueden estar relacionados con riesgos para la salud. Por ejemplo, altas dosis de beta-caroteno pueden aumentar el riesgo de cáncer de pulmón en fumadores.

Dosis elevadas de vitamina E podrían aumentar el riesgo de cáncer de próstata y eventos vasculares cerebrales. Los suplementos antioxidantes también podrían interactuar con algunas medicinas. Para reducir el riesgo es aconsejable consultar a su médico.

Ahora hablemos del café. Desde su descubrimiento del café en el siglo VI, en lo que ahora llamamos Etiopía, su consumo se ha generalizado hasta convertirse actualmente en la bebida más popular en el mundo.

Hace tiempo, que el café ha sido reconocido por ciertas funciones benéficas como aumentar nuestra concentración, contrarrestar la fatiga y mejorar la capacidad de procesar la información visual cuando se consume en una cantidad moderada , es decir, de 2 a 4 tazas de café al día (lo que equivale a aproximadamente 300 mg de cafeína)

Recientemente, el café ha sido sujeto de gran cantidad de investigaciones científicas para poner en evidencia su impacto en la salud humana. Así, hoy se sabe que la ingesta moderada de esta bebida tiene beneficios a la salud no atribuibles exclusivamente a la cafeína, sino en adición a otra serie de compuestos funcionales, todos ellos con actividad antioxidante.

Un hallazgo relevante sobre los antioxidantes naturales del café, es que mantienen su función independientemente del método que se elija para prepararlo. Tanto la variedad de café Robusta, como la Arábica, de cualquier origen, presentan capacidad antioxidante.

Estudios en poblaciones han demostrado que alrededor de 80% de la enfermedad cardiovascular, 90% de la diabetes tipo 2, y aproximadamente 30% de los cánceres podrían prevenirse por un cambio en la dieta y en el estilo de vida (ojo, no nada más tomando café) ya que esas enfermedades crónicas tienen como causa primaria, el denominado estrés oxidativo.

Por lo tanto se reitera que el consumo de antioxidantes para reducir los efectos de la oxidación y el estrés oxidativo es muy conveniente.

También el consumo habitual de café, se ha asociado con la reducción de riesgo de cáncer de riñón, cáncer colorrectal y cáncer de mama y con la reducción del riesgo de padecer diabetes tipo 2.

Por todo lo anterior, incluir en nuestra dieta diaria el consumo de café es una buena idea.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: