¿El debate? (Por: Jorge Álvarez Banderas)

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
El autor, Jorge Álvarez Banderas, es Profesor Investigador de la UMSNH adscrito a la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales; Doctor en Derecho por la Universidad del País Vasco; especialista en Derecho Tributario por la Universidad de Salamanca, España; Certificado en la Especialidad en Fiscal por el IMCP, cuenta con perfil PROMEP; miembro del SNI CONACYT. @lvarezbanderas

El autor, Jorge Álvarez Banderas, es Profesor Investigador de la UMSNH adscrito a la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales; Doctor en Derecho por la Universidad del País Vasco; especialista en Derecho Tributario por la Universidad de Salamanca, España; Certificado en la Especialidad en Fiscal por el IMCP, cuenta con perfil PROMEP; miembro del SNI CONACYT. @lvarezbanderas

La acepción “debate” para la Real Academia Española contiene elementos tales como controversia, discusión, contienda, lucha, combate; en el debate (?) de esta noche estuvieron ausentes los anteriores términos, si, parecía una lucha hacia una sola persona

Morelia, Michoacán, 22 de abril de 2018.- La acepción “debate” para la Real Academia Española contiene elementos tales como controversia, discusión, contienda, lucha, combate; en el debate (?) de esta noche estuvieron ausentes los anteriores términos, si, parecía una lucha hacia una sola persona.

Las declaraciones de cada uno de los candidatos a la Presidencia de la República conforme transcurría el término, se confundían con lo que en un principio decían estar en desacuerdo.

La mayoría de los candidatos se opone a las medidas populistas plasmadas por uno de ellos, sin embargo llegó el punto donde al anunciar la eliminación del dinero a los partidos políticos, se señalaba que el destino de dicho dinero sería para las zonas indígenas de la nación mexicana en un mismo sentido populista que antes se criticaba, o cuando se anunciaba por algún otro, que nunca más en su administración de llegar a la primera magistratura, nacerían niños y niñas en pobreza extrema y que incluso otorgaría créditos a la palabra a las mujeres.

Los candidatos en su discurso fueron absolutistas, un error que muchas veces tenemos al referirnos a una situación, a sabiendas que no siempre todas las personas asumen las mismas actitudes.

En uno de los segmentos salieron entre todos, las culpas de no poder lograr a la fecha la designación de un fiscal anticorrupción y de un fiscal general de la nación mexicana, dejando en evidencia el interés político que prevalece frente al bien común.

La creación de preparatorias militarizadas de pronto suena bien, pero no veo en la Secretaría de la Defensa Nacional a profesores para estar frente a los bachilleres, donde nunca se dijo que se haría con los actuales maestros, que meditándolo debidamente, pasarían a formar parte del grueso de la población desempleada.

La profesionalización de la policía y la creación de un instituto de investigación criminal parece ser una idea que no se contrapone entre ellos, pero siempre salía el cuestionamiento de aquellos que ya siendo gobernantes no habían podido disminuir la inseguridad, llegando a mostrar cifras y porcentajes, que en una ocasión el dicho en el momento no correspondía con lo mostrado hacia la cámara.

La amnistía fue un tema que más que un debate, parecía una recriminación por haber dicho algo de manera general por uno de ellos en campaña, donde se le exigía respondiera de manera directa, olvidándose de la estructura de los segmentos de este debate (?).

El ofrecimiento de la seguridad social a las mujeres trabajadoras en el hogar como promesa de campaña solo es un indicativo de la ignorancia de que ya existe un apartado para ellas en relación a la atención médica, dejando de lado la parte de otras ramas de la seguridad social faltantes tales como la vivienda, el retiro, entre otros.

La falta de discurso se suplía con ocurrencias tales como castigar al corrupto con “mocharles” la mano, dicho de una manera literal por uno de los participantes, un debate (?) que inició a las 20:00 hrs; donde en el discurso estuvo un gran ausente, Dios, que fue traído a la palestra a las 21:26 hrs, por voz del candidato “ciudadano” arropado por el otrora partido hegemónico al aludir un “por el amor de Dios”.

Un debate (?) de donde nadie puede salir a decirse ganador, un esquema donde no hay suficiencia de tiempo para transmitir claramente sus propuestas e ideario, por hoy fue un buen comienzo.