El Evangelio Hoy: Cristo resucitado se aparece en la comunidad

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
El autor es el Presbítero Mateo Calvillo Paz, vocero episcopal y colaborador de diversos medios de comunicación locales, regionales e internacionales

El autor es el Presbítero Mateo Calvillo Paz, vocero episcopal y colaborador de diversos medios de comunicación locales, regionales e internacionales

Cristo resucitado se aparece a sus fieles en la comunidad. Los hace hermanos, comparten sus sentimientos y creencias, se ayudan.

Morelia, Michoacán, 08 de abril de 2018.- En tu vida. Juan piensa que las apariciones de Cristo resucitado son cosa del pasado, que ahora no se dan para los pobres fieles como él.

Cristo resucitado se aparece hoy y hace milagros, hay muchas experiencias de eso. Está mucho más cerca de lo que pensamos.

Dios habla. Dios es todo para el creyente. Es la realidad en un mundo de sombras, fantasías y muerte. Es el creador, el papá, el amor, todo.

Es el seno donde nacimos todos, y el espacio de la vida, el único compañero indispensable.

Dios formó al hombre con sus manos y con su amor y le dio el aliento de vida, lo hizo la única criatura inteligente y libre. Lo puso en el mundo y le dio un proyecto de vida para vivir con él en alianza de amor.

El hombre se volvió necio, soberbio, hizo mal uso de su libertad y quiso ser como Dios. Trastornó el orden del mundo y se hizo culpable de muerte y condenación,

El Padre se ve obligado a hacer un nuevo plan para rescatar a la criatura orgullosa, ingrata, traidora. Se programa la venida del Hijo como redentor de la raza pecadora.

El plan se realiza plenamente en el Hijo de Dios que entrega su vida y resucita.

Cristo baja hasta lo más profundo del dolor, el escarnio, es aplastado por las estructuras del crimen y las autoridades corruptas, pero el Padre lo reivindica, le da el triunfo sobre sus enemigos, lo resucita.

Cristo aparece transfigurado, glorioso a la comunidad. Esta es un lugar privilegiado para el encuentro con Cristo resucitado. Desde el primer día de la resurrección, Cristo entrega al Espíritu Santo.

Las apariciones son una experiencia íntima de Cristo, por encima de la experiencia sensible, de los ojos corporales, del oído. Se puede vivir la experiencia de Cristo sin ver nada sobrenatural ni maravilloso. Es una experiencia real pero espiritual. Cristo se aparece a todos sus creyentes.

El resucitado sigue presente y operante en la comunidad de todos los tiempos. Su presencia en las primeras comunidades de Cristo es divinal, amable y da toda la confianza.

Las personas que viven la experiencia de Cristo resucitado se transforman radicalmente. Las mueve el amor divino y tienen todos un mismo corazón y una misma alma, comparten su fe y las penas de la vida.

Viven verdaderamente como hermanos, se ayudan, comparten sus bienes materiales, sus servicios, su tiempo. Son amados de Dios y respetados de los hombres, aunque sufran a veces persecución por su fe.

Como dice San Juan en su primera carta “todo el que cree que Jesús es el Cristo ha nacido de Dios… En esto consiste el amor a Dios, en que guardemos sus mandamientos”.

Es maravilloso entrar en el mundo nuevo de la resurrección, de lo alto, viviendo pura y fraternalmente, siendo santos como Dios.

Hay que ser miembros vivos de la comunidad, trabajar con los hermanos en la Iglesia para hacer presente a Cristo y salvar las colonias, la ciudad…

Cristo le da unidad a la comunidad, con su presencia la transforma en comunidad de fe y amor divino, que estudia la palabra de Dios, participa en los sacramentos y transforma el mundo corrupto, materialista, engreído, dominado por el crimen y las traiciones.

Tu comunidad te espera hay lugar para ti en los grupos de discípulos de Jesús y de otros apostolados, para guiarte hacia Cristo y su seguimiento.

Vive intensamente. Goza intensamente, Cristo va contigo y se deja ver cuando más lo necesitas. Necesitas reconocerlo.

Cristo con nosotros. Estamos aquí para que Cristo resucitado se haga presente en la comunidad bajo los signos de pan y vino.

Para platicar en familia. Recibe en familia a Cristo resucitado. Aprendan a reconocerlo, gocen de su presencia.