El Evangelio Hoy: Dios distribuye sus dones con bondad infinita

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
El autor es el Presbítero Mateo Calvillo Paz, vocero episcopal y colaborador de diversos medios de comunicación locales, regionales e internacionales

El autor es el Presbítero Mateo Calvillo Paz, vocero episcopal y colaborador de diversos medios de comunicación locales, regionales e internacionales

Dios nos invita a trabajar en el mundo y en la Iglesia y nos paga según su bondad infinita, más allá de lo que merecemos.

–                      

Morelia, Michoacán, 23 de septiembre de 2017.- En tu vida. Los católicos que no colaboran en la comunidad no tienen tiempo, la semana andan de prisa para conseguir los bienes materiales, hacer sus negocios.

Creen que por eso Dios les pagará muy bien. Olvidan que Dios les va a pagar por lo que hicieron para él en la salvación.

Dios habla. Dios, creador nos puso en este mundo y en su familia santa. Es la viña donde estamos llamados a trabajar.

Él nos enseña a administrar esta tierra con el medio ambiente. No somos explotadores, depredadores sino administradores.

No podemos olvidar que la naturaleza nunca perdona, que se desquita de la contaminación y destrucción del hombre con el cambio climático y los huracanes cada vez más terribles.

También nos enseña que nuestro planeta tierra no es el lugar seguro. Los sismos nos recuerdan nuestra inseguridad.

La viña también es la Iglesia, familia de los hijos de Dios. Ahí también debemos colaborar con la salvación de Dios, formando la comunidad.

Lo primero que tenemos que hacer es dejarnos encontrar por Cristo que viene de parte del Padre, tenemos que conocerlo y aceptar su plan.

Colaboremos para formar su familia, para que otros lo conozcan, lo sigan, entren en la comunidad de salvación.

En toda la historia santa, la Palabra de Dios nos guía en la tarea, No hay empresa más importante ni Señor más grande que Él. “Busquen al Señor mientras lo puedan encontrar, invóquenlo mientras está cerca”.

En la historia tenemos siempre un enemigo que nos asecha y quiere destruirnos, que toma como aliados a los hombres soberbios, poderosos, criminales que traen dolor para los pobres de Dios. El mal nos seduce y nos infecta. “que el malvado abandone su camino y el criminal sus planes”.

Cristo es la presencia de un Dios infinitamente bueno y solícito, se pone al frente de la comunidad de salvación. La enseñanza con parábolas. La de hoy se dirige a sus enemigos que se creen los dueños del reino y quieren acabar con Cristo.

Con increíble bondad, El Padre invita a trabajar a sus hijos tan torpes y flojos, tan limitados. “Vayan a trabajar a mi viña”. En distintos tiempos y etapas de la vida, de la historia de los pueblos y de la comunidad, repite la invitación.

Hay que hacer la tarea que tenemos en el mundo y la sociedad, hacer bien el trabajo buscar el bien de todos. Debes trabajar por el bienestar de tu familia, debes ganar lo necesario para vivir bien. Pero no sólo debes trabajar para ti y tu bienestar en el mundo.

Debes trabajar para Dios, finalmente es lo más importante y por lo que recibirás tu salario. Cuando llegues a su presencia él te va a pagar por lo que hiciste para Dios y la salvación de los pecadores. Necesitas examinar cada día, ¿Qué estoy haciendo para Dios?

Al final de la jornada, él paga generosamente, más de lo que merecen nuestros trabajos. El Padre le ordena a Cristo:  “al atardecer el dueño de la viña dijo a su administrador: llama a los trabajadores y págales su salario, empezando por últimos”.

El Patrón del cielo paga muy generosamente, les paga a los últimos un salario completo. Con la paga de una hora no podían mantener a su familia.

La parábola presenta la imagen de un Padre Dios de bondad desbordante, sin medida que sólo quiere dar sus riquezas a sus pobres hijos.

Vive intensamente. Tu vida es un contrato con el Padre Dios, debes trabajar para él y para ti. Él te juzgará y dará tu paga.

Cristo con nosotros. Cristo está aquí, nos guía para trabajar en la salvación, nos alimenta con su cuerpo y con su sangre.

Para platicar en familia. ¿En tu familia se enseña a colaborar para la salvación en la comunidad? ¿Piensan en la paga de Dios?