Editoriales

El Evangelio Hoy: Dios pasa y te lleva a la fiesta soñada

Debemos despertar en este mundo que es una pesadilla al amanecer, vida al país de la luz y la vida plena y eterna.

Morelia, Michoacán, 13 de agosto de 2019- En tu vida. Vivimos en un mundo materialista, de progreso y placer, que ofrece el paraíso y no tiene lugar para Dios. Y ahoga la fe.

Dios Habla. En el proyecto de Dios entendemos nuestra vida en su dimensión desconocida, de infinito.Entendemos la vida en la tierra visible y mortal, que es un paso en un país de sombras y fantasmas hacia la realidad y la luz del día.

Sin Dios, nos perdemos en el mundo material, tras negocios y riquezas pasajeras, traicioneras, que nos hacen perder los bienes definitivos y la vida.

Normalmente nuestra vida está toda orientada a metas terrenas en un mundo de paso. Dios pasa, en Cristo, para liberarnos de las seducciones materiales y corporales y llevarnos al tiempo y al espacio de los bienes definitivos, el país de la vida.

Así, Dios ha pasado en la vida del pueblo de Israel para la liberación provisional del pueblo en Egipto. “la noche de la liberación Pascual fue anunciada con anterioridad a nuestros padres”, Libro de la sabiduría.

Estamos en el dominio de la fe. “La fe es la forma de poseer ya desde ahora lo que se espera y de conocer las realidades que no se ven”, proclama la Carta a los Hebreos.

En la historia de la familia creyente, la historia de la salvación, ha habido padres y héroes de la fe como Abraham, un testigo sublime, grandioso (Sabiduría).

Los discípulos y testigos de Cristo no podemos distraernos necia y fatalmente en las diversiones y negocios mundanos, efímeros y limitados. El grupo pequeño de quienes buscan a Dios más de cerca no debe temer “porque su padre ha tenido a bien darles el reino. Vendan lo que tienen y den limosna”.

Por donde quiera en la Biblia aparece el mundo de las realidades definitivas, divinas. “Acumulen en el cielo un tesoro que no se acaba”. El tesoro es verdadero y nadie lo roba.

Hay que sacudirse la embriaguez y el sueño de los que están ebrios de placer, diversión y pecado. Hay que estar en oración y ayuno esperando el paso de Dios que ciertamente viene.

Semejantes a los criados que están esperando a que su Señor regrese de la boda.”

Cuando el papá sabe que andan los de la Maña, está prevenido vigilando para evitar el secuestro, la masacre.

Las riquezas del espíritu y del cuerpo, interiores y materiales no son nuestras, nos las han confiado, somos administradores.

En el momento menos esperado pasa el señor derramando su vida y sus regalos. Inesperadamente, viene para pedirnos cuenta de toda la vida y entrar al país de la luz, de la vida plena y feliz.

El gran proyecto de Dios, en la historia de la salvación es conducirte a la vida plena, inmortal, divina. La razón es que, aunque seas liberal, lo rechaces o lo niegues saliste de sus manos y tienes nostalgia de Dios. Como afirmaba San Agustín: “nos creaste señor para ti y nuestro corazón anda inquieto hasta que descanse en ti”.

Despierta a la realidad, al mundo de la fe, vive atento al mundo de Dios, a sus bienes, en esta vida de sombras y de muerte.

Vive intensamente. Necesitamos los católicos crecer en nuestra fe, buscar las riquezas verdaderas.

Cristo está aquí. es el guía del mundo nuevo y definitivo. Nos alimenta con su cuerpo y su sangre.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: