Editoriales

El Evangelio Hoy: El final de tí y del Mundo

No podemos vivir inconscientes e irresponsables en un mundo de confusión y crimen. Necesitamos que Cristo nos ilumine.

Morelia, Michoacán, 17 de noviembre de 2019.- En tu vida. La gente vive sin conciencia, en la diversión y consumo del buen fin, de vacaciones y puentes,

Tan despreocupada, ignora las amenazas que pesan sobre la persona, la sociedad y la naturaleza de muerte y holocausto.

Dios habla. Dios da el sentido de la historia desde el principio hasta su consumación, hasta el final.

ÉL está presente en todo el trayecto dando sentido a todos los acontecimientos y orientándolos a una meta, a un final de plenitud, de éxito.

Hay una canción que comienza: «el final se acerca ya…» En el mundo de hoy hemos de saber leer las señales del final que el divino Maestro nos revela.

Jesús nos da los fundamentos para leer los acontecimientos, no como necios, descuidados e irresponsables sino como sabios que se ubican en el hoy y ahora y descubren las mega tendencias del mundo.

Llaman la atención en el poder los tiranos, autoritarios, adictos al poder, que han perdido la dignidad y la vergüenza ante sus crímenes. Mienten y se defienden, no se reconocen culpables ni piden perdón. Se ciegan y no les importa que la gente del pueblo muera, como en Bolivia. El presidente fraudulento es culpable de la muerte de los bolivianos. Una sola muerte es un delito gravísimo a su cuenta.

También los simples ciudadanos pecan sin una brizna de vergüenza y respeto al orden moral: derraman sangre, arrebatan, impiden la vida de trabajo y la libre circulación, el funcionamiento de las instituciones afectando gravemente los derechos de la sociedad inocente. 

Hay señales grandiosas y terribles. Levantemos los ojos: hay guerras, elecciones manipuladas, alianza de los grandes con los jefes de la droga, asesinos de los inocentes. El asesinato en la familia Le Baron es una pequeña muestra de incontables crímenes.

También se devasta la naturaleza, se destruye su orden perfecto y amigable. Se la desboca en el cambio climático y se lanza vertiginosamente a un final trágico. La vida se hace dolorosa y difícil con el cambio climático. Los hombres del dinero siguen talando montes y plantando aguacates y para su cosecha envenenan el planeta con sus abonos químicos y sus pesticidas.

Hay falsos mesías que se creen únicos, que hacen historia, que pretenden ser perfectos e indispensables, que no son hombres de entre los hombres con muchos defectos. Los hay en México, se creen indispensables y piensan en la reelección, niegan sus culpas y fracasos con una actitud autosuficiente y vanidosa, no reconocen sus grandes defectos. Están enajenados y piensan que con su sola palabra, con afirmaciones soberbias y huecas solucionan los problemas.

Jesucristo lo anunció: «cuídense de que nadie los engañe, porque muchos vendrán usurpando mi nombre (mi figura) y dirán: yo soy el Mesías.» No es necesario que el caudillo lo diga textualmente, sus poses y actitudes lo revelan.

Habrá persecuciones contra los periodistas de la verdad y contra los ministros de Cristo: «los perseguirán y los apresarán, (los desaparecerán y los tacharán de conservadores)… Matarán a algunos de ustedes. Si se mantienen fieles en la fe conservarán la vida».

Necesitamos convertirnos a Cristo, dejarnos guiar por él, hacer cuanto nos manda, la perfección de la ley.

Vive intensamente. ¿Quieres entender los grandes acontecimientos? Escucha largamente  a Cristo, lee con él la situación.

Cristo está aquí. Aclara las situaciones de tinieblas y confusión. Entrega todo en la comunión de su cuerpo y de su sangre.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: