El Evangelio Hoy: La comunión y la opción por Cristo

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
El autor es el Presbítero Mateo Calvillo Paz, vocero episcopal y colaborador de diversos medios de comunicación locales, regionales e internacionales

El autor es el Presbítero Mateo Calvillo Paz, vocero episcopal y colaborador de diversos medios de comunicación locales, regionales e internacionales

El pan de Vida es el corazón de la fe y exige que aceptemos a Cristo, Mesías de Dios, en toda su verdad, con todas sus exigencias.

Morelia, Michoacán, 26 de agosto de 2018.- En tu vida. Juan comulga y siente recibir una “cosita” muy santa. Pero su fe parece ciega, no sabe lo que realmente pasa.

La gente muchas veces no vive un encuentro con Cristo en la comunión, no escucha sus exigencias ni lo sigue en todo lo que vive.

Dios habla. El kerigma, anuncio condensado y central de la fe, desde el discurso del Pan de Vida, lo leo así:

En Cristo, el Padre cumple sus promesas, lleva a plenitud su obra de liberar de toda esclavitud y de dar la vida plena y definitiva a los hombres, de reunir su familia en la fiesta perfecta y sin fin.

Cristo baja del cielo para dar la salvación. En la fe hay que venir a él, aceptarlo y seguirlo en todas sus exigencias.

Hay que alimentarse de él, de su Palabra y de su cuerpo y de su sangre en la eucaristía. La Eucaristía, misterio de fe debe ser creída con humildad. Hay que comprometerse con Cristo y creer en su verdad de Dios eterno: “¿qué sería si vieran al hijo del hombre subir adonde estaba antes?”

La comunión es encuentro con el, hay que aceptarlo como Dios, encontrar el sentido de la propia vida, aceptar el mundo nuevo y el proyecto nuevo de Dios, dejar los proyectos humanos, ciegos, renunciar a la vida propia por la vida nueva de Cristo y el mundo de las realidades definitivas.

Muchos ciegos en su miopía de criatura, hijos del racionalismo y liberalismo se niegan a aceptar a Cristo. Los judíos cerrados y soberbios son el prototipo.

El sermón del Pan de Vida es un parteaguas en la vida pública de Cristo. Muchos discípulos empiezan a criticar, a mostrar su oposición. “Desde entonces muchos de sus discípulos se echaron para atrás y ya no querían andar con el”. Termina la primavera de Galilea.

Jesús encara a los 12: “¿también ustedes quieren dejarme? Es la pregunta que se dirige a ustedes hoy: ¿aceptan a Cristo totalmente o profieren sus negocios, placeres y su proyecto mundano?

La respuesta fue difícil. Pedro hace una doble confesión de fe: Cristo es la Palabra de vida eterna y cuando se cree en Cristo no se puede ir a nadie más, a nada más.

En Siquem, Josué les pregunta si quieren seguir a Dios o volverse a sus caprichos, a su ceguera y a sus ídolos. “El pueblo respondió: “lejos de nosotros abandonar al señor para servir a otros dioses”. Toda la protección y beneficios les había venido de Dios. “Nosotros serviremos al Señor porque él es nuestro Dios.

En la eucaristía, está presente Cristo, su obra y su misterio pascual, de frente, él nos pide que hagamos nuestra opción, o seguirlo o darle la espalda. Ante el hijo de Dios vivo, que estaba antes en el Padre tienes que decidir: o aceptarlo y seguirlo o dejarlo por otros ídolos o planes de criatura.

Necesitamos dejarnos guiar y prepararnos para hacer la elección, es un encuentro y un proceso, una vida de fe. Nos preparamos estudiando su Palabra y orando largas horas en adoración, en hora santa.

Este encuentro se vive en la misa, necesitamos encontrar a Cristo y dejar que nos confronte y dejarnos vencer y seguirlo.

Es el negocio más importante de tu existencia, se trata de encontrar los bienes verdaderos y realizar su destino definitivo. En la oración colecta pedimos que “en medio de la inestabilidad del mundo, nuestros corazones estén anclados donde se halla la verdadera felicidad.”

Vive intensamente. La fe es caminar con Cristo, compartirlo todo hasta llegar a la casa de la felicidad verdadera.

Cristo con nosotros. Cristo está aquí, míralo a los ojos, contéstale si lo vas a dejar o a seguir de verdad.

Para platicar en familia. No basta que viejos acepten a Cristo, toda la familia debe escoger.