El “interés superior” en la UMSNH / Jorge Álvarez Banderas

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
El autor, Jorge Álvarez Banderas, es un prestigiado y reconocido Doctor y académico especializado en temas legales y fiscales, además de coordinador general del CIJUS de la UMSNH

El autor, Jorge Álvarez Banderas, es un prestigiado y reconocido Doctor y académico especializado en temas legales y fiscales, además, fue coordinador general del CIJUS de la UMSNH

Hoy el interés general en la UMSNH se encuentra “secuestrado” por los intereses particulares de menos de 210 personas que aspiran pertenecer a la misma; no es que los intereses particulares sean indignos o incompatibles con el interés general, lo que sucede es que algunos no atendieron las convocatorias en tiempo y forma, mientras otros las atendieron y no resultaron promovidos

Morelia, Michoacán, 27 de octubre de 2016.- La toma que padece la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH) ya desde hace más de 60 días, trasciende el interés superior en materia educativa, al afectar la colectividad universitaria, nos encontramos ante una situación excepcional frente a una supuesta cerrazón de parte de la autoridad universitaria en atender las demandas de quienes hoy dicen defender el derecho a la educación mediante la acción ilegal del despojo.

La plena satisfacción de los derechos de los estudiantes universitarios (mayoría) a recibir una educación se trastoca por la conducta de algunos de sus pares (minoría) en conjunto de quienes aspiran pertenecer a la universidad pública.

La autoridad universitaria es una de las contempladas en el tercer párrafo de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, teniendo como obligación en el ámbito de su competencia, promover, respetar, proteger y garantizar entre otros el derecho humano a la educación de los estudiantes, derecho reconocido constitucionalmente y convencionalmente, bajo los principios de universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad; la autoridad universitaria por ningún motivo étnico o nacional, por cuestiones de género, edad, discapacidad, condición social, de salud, religiosa, por opiniones, preferencia sexual, estado civil o por cualquier otra que atente la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas, podrá discriminar a persona alguna; supuestos que en la especie no suceden. Compete por tanto a la autoridad universitaria de forma indeclinable e irrenunciable, la prevalencia del interés común, del interés de todos, sobre los intereses individuales, ya que el interés común es superior al interés de una parte; no hacerlo así equivale a reducir a la propia universidad, permitiendo anular el poder de la autoridad universitaria misma, hasta ejercer un dominio real sobre las decisiones de la política universitaria.

Hoy el interés general en la UMSNH se encuentra “secuestrado” por los intereses particulares de menos de 210 personas que aspiran pertenecer a la misma; no es que los intereses particulares sean indignos o incompatibles con el interés general, lo que sucede es que algunos no atendieron las convocatorias en tiempo y forma, mientras otros las atendieron y no resultaron promovidos; el derecho humano a la educación (enseñanza superior) previsto convencionalmente precisa que debe ser accesible a todos, sobre la capacidad de cada uno, por cuantos medios sean apropiados y en particular, por la implantación progresiva de la enseñanza gratuita; ante lo anterior no se ve violación a dicho derecho humano ni mucho menos discriminación de ningún tipo.

El único resquicio legal que pudiera existir, que se pudiera combatir vía juicio de amparo para quien no fue aceptado una vez que presentó su evaluación de ingreso, es el relativo a no habérsele dado a conocer debidamente por parte de la autoridad universitaria, el resultado respecto de los parámetros de ingreso establecidos previamente, razón por la que de lograr el amparo y protección de la Justicia de la Unión, el efecto de la concesión sería, únicamente el que se atendiera dicha petición, pero no el ingreso a la universidad.

Es urgente el restablecimiento de la legalidad en la UMSNH, en las mesas de diálogo de manera pública, a esta minoría se les ha ofrecido una matrícula al inscribirse en algún curso de idiomas o de educación continua, con ello algunos garantizan su ingreso a un albergue estudiantil (Casa del Estudiante) así como cursos de nivelación para su formación académica. Esta minoría no acepta las propuestas, desea lugares en automático sin evaluación alguna, desea que si se toman esos cursos de nivelación se les garantice el ingreso en la próxima convocatoria, estas peticiones sí violentan los derechos de muchos aspirantes al ser preferentes y evidentemente discriminatorias respecto de los demás que se encuentran en la misma situación.

El interés de esta minoría debe integrarse al interés general respetando el orden establecido al interior de la universidad, siendo así, la resolución de los problemas es más sencillo, pero no aceptan las propuestas, están empecinados a sus peticiones. Cuando se opera con esquemas de enfrentamiento y confrontación del todo o nada, entonces se ideologizan las cuestiones y su solución, humana y real, es una quimera. ¿Por qué no se dialoga directamente con los supuestos afectados? Esta minoría ha limitado el derecho de sus propios seguidores al no permitírseles inscribirse dentro de las etapas previstas para ello, perdiendo lo que de manera natural ya habían ganado.