Editoriales

Esfera Pública: AMLO abandonó el Estado de Derecho

Con David Otlica, ya son tres los alcaldes asesinados en el país en los últimos cuatro meses, y el Gobierno Federal aún no se decide a tomar un asiento en la mesa de diálogo con la comunidad de Nahuatzen

Morelia, Michoacán, 24 de abril de 2019.- Hace unas horas, asesinaron al Alcalde de Nahuatzen, Michoacán, México, David Otlica Avilés.

La causa aún no se sabe, aunque se especula que tendría algo que ver el conflicto que mantenía el Alcalde con el Consejo Indígena el cual, entre otras cosas, desea -desde 2015-, mantener control sobre una parte del presupuesto público del Ayuntamiento; recibir dinero público, en palabras simples.

El hecho lamentable ahí está: un asesinato más, pero ahora en contra de una persona que pretendía gobernar su comunidad. Esto debería preocuparnos sobremanera como mexicanos. Estamos abandonados a nuestra suerte por los gobernantes que más poder tienen en México.

Con David Otlica, ya son tres los alcaldes asesinados en el país en los últimos cuatro meses, y el Gobierno Federal aún no se decide a tomar un asiento en la mesa de diálogo con la comunidad de Nahuatzen, Michoacán.

Ahora, ya parece tarde.

¿Por qué la indolencia del Gobierno de la República en este problema comunitario? El Presidente de México se ha manifestado una y otra vez a favor de los pueblos originarios del país, pero los indígenas de Nahuatzen no aparecen en su lista.

Eso, también debería preocuparnos como michoacanos.

¿Por qué la ausencia de apoyo de parte del Gobierno Federal a esta región de Michoacán? El contexto en materia de seguridad pública no es positivo para el Presidente López Obrador. Enero, Febrero y Marzo de este año 2019, han sido los meses más violentos en los últimos años, por lo menos, desde el año 1997.

De seguir así las cifras, el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador habrá incumplido su promesa de eliminar la violencia en México, y con franqueza, con su estilo personal de gobernar dudo que lo logre; ¿por qué? Veamos:

El Presidente de México decidió y declaró que no piensa “reprimir” al pueblo. Eso provocó -de manera indirecta-, más de 130 muertes en Tlahuelilpan, Hidalgo. Fueron personas a quienes les explotaron en la cara miles de litros de gasolina provenientes del huachicoleo (ordeña de tuberías para robar combustible).

¿Qué hubiera pasado si el Presidente de México da la orden al Ejército mexicano de sofocar y desintegrar la rapiña de gasolina en ese momento? Con seguridad, no hubieran muerto las 135 personas.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: