Esfera Pública: ¿Cómo van las campañas presidenciales?

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
El autor, Christián Gutiérrez Alonso, es licenciado en Derecho, con estudios de maestría en Ciencia Política y en Neuromarketing, y con estudios de doctorado en Políticas Públicas. Actualmente cursa Diplomado en Marketing Político.

El autor, Christián Gutiérrez Alonso, es licenciado en Derecho, con estudios de maestría en Ciencia Política y en Neuromarketing, y con estudios de doctorado en Políticas Públicas. Actualmente cursa Diplomado en Marketing Político.

Por ser la primera magistratura del país, es la campaña que más focos atrae, aún y cuando inició ya el periodo llamado “intercampaña”; es decir, la etapa que media entre la pre-campaña y el inicio de la campaña final. ¿Cómo van los principales candidatos a la Presidencia? Les comparto una apreciación que, desde luego, puede ser profundizada.

Morelia, Michoacán, 26 de abril de 2018.- En México se desarrolla el proceso electoral para renovar la Presidencia de la República, entre muchos otros cargos. Por ser la primera magistratura del país, es la campaña que más focos atrae, aún y cuando inició ya el periodo llamado “intercampaña”; es decir, la etapa que media entre la pre-campaña y el inicio de la campaña final.

¿Cómo van los principales candidatos a la Presidencia? Les comparto una apreciación que, desde luego, puede ser profundizada.

Andrés Manuel López Obrador (Morena, PES, PT) me parece el puntero –hasta este momento-, sin rival en la opinión pública, la publicada y en las encuestas cuantitativas (de corte tradicional). ¿A qué se debe y en qué ha fallado AMLO? Enumero algunas reflexiones: a) Tiene 12 años siendo foco nacional de atención, lo que le ha generado un nivel de conocimiento público insuperable; b) Está mejor entrenado para resistir el abrir la boca a la menor provocación, lo que antes prácticamente lo aniquilaba en las contiendas; c) Ha mejorado mucho su estrategia de marketing político y comunicación estratégica. Ahora se le nota un Mensaje Rector, aclamado por la sociedad mexicana: “anticorrupción”, y se le aprecian Mensajes Periféricos que refuerzan la narrativa de: “La Mafia del Poder Corrupta”; d) Su retórica populista está blindada ante un posible pensamiento crítico de la población, por ello parte de sus propuestas irrealizables son aplaudidas. El radar de la gente común y corriente (una mayoría electoral) no detecta que son mentiras y las aceptan con alegría.

¿En qué ha fallado AMLO? A) Son impresentables algunos personajes que invitó a su equipo de campaña y a ocupar cargos de elección popular, como el sindicalista, Napoleón Gómez Urrutia, acusado de malversar 50 millones de dólares del sindicato que aún dirige, o la exparamilitar, Nestora Salgado, acusada de secuestro. Estos dos personajes llegarán al Senado de la República por Morena; B) En ocasiones se engancha con las provocaciones que le hacen sus rivales, algunos intelectuales o analistas, y eso lo puede minar en el mediano plazo si sus rivales lo saben aprovechar; C) La Presidenta del Partido Morena y la Coordinadora de Campaña, no son buenas para comunicar, y por ahí podrían atacarlo y debilitarlo de manera sistemática.

Ricardo Anaya (PAN, PRD, MC) me parece un muy aguerrido segundo lugar, de acuerdo a la mayoría de las encuestas cuantitativas tradicionales. ¿A qué se debe y en qué ha fallado Anaya? Enumero algunas reflexiones: a) Tiene la virtud de la buena oratoria y eso facilita mucho el que se comunique bien su Mensaje; b) Es un hombre preparado, que articula muy bien sus ideas y conecta muy bien su cerebro con la lengua; c) Es oposición marcada al régimen priísta y ha logrado hacer también suya –como AMLO-, la narrativa antisistema, la cual jala muchos adeptos de manera natural.

¿En qué ha fallado Anaya? A) Su estrategia de Marketing Político no me parece poderosa y la noto desarticulada entre un posible Mensaje Rector y toda su Imagen; B) Está invadido de ataques por presunto lavado de dinero y eso –estoy seguro-, lo debilitará a tal punto que lo hará caer al tercer lugar de las encuestas cuantitativas tradicionales; C) No tiene voceros que comuniquen bien, de forma clara y asertiva. Me parece que Ricardo Anaya concentra absolutamente todo en él y desaprovecha el tener otros dos partidos políticos como aliados, por ejemplo.

A José Antonio Meade (PRI, PVEM, Nueva Alianza) ahora lo observo consistente y creciendo poco a poco en sus indicadores. ¿A qué se debe y en qué ha fallado Meade? Enumero algunas reflexiones: a) Aún está limpio en imagen, en términos generales. No han logrado perforar su blindaje de funcionario público intachable, y esa fortaleza la han sabido jugar en su bunker de campaña; b) Su coordinador de campaña y sus nuevos coordinadores regionales de campaña son buenos estrategas, “pesos pesados” en la estrategia política por tierra y eso comenzará a dejarse sentir en el tipo de alianzas que, con seguridad, irán comunicando; c) Han logrado quitarle un poco la imagen de político rígido, sin carisma. Poco a poco se le nota más suelto, ligero y cómodo con su Mensaje y eso empieza a comunicarse de forma más asertiva; d) Sus arranques de “pugilista electoral” lo hacen ver bien y rompen el molde frío, característico del propio Meade; e) Su esposa Juana es un gran imán para la campaña y una fortaleza que deben explotar más y mejor.

¿En qué ha fallado Meade? A) Tuvo un arranque muy frío y lento, por su notable inexperiencia como político de batalla electoral. Eso generó una percepción –que suele convertirse en realidad en la mente de las personas-, de que su campaña “no prendió”; B) Su discurso sigue siendo muy complejo para que lo asimile el cerebro humano ordinario –no el de los intelectuales o más letrados.

La neurociencia hoy sabe y dice que el cerebro humano no está hecho para gastar demasiada energía en pensar. Con el neuromarketing político, hoy se sabe que al cerebro reptil y al sistema límbico (el de las emociones) (Sistema 1, en la teoría de Daniel Kahneman, premio Nobel de Economía, 2002), se le puede persuadir más fácilmente con lenguajes simples, ordinarios, no tan lógicos, no tan perfectos, no tan estructurados. A Hillary Clinton ya le pasó: ella era y fue todo el tiempo la candidata más preparada, la más lógica en su discurso, la más estructurada en sus razonamientos, y no ganó la contienda; C) No le han hecho una campaña de más emociones.

Estoy seguro que utilizando neuromarketing político, conectarían mucho más con el cerebro de los electores y este candidato podría contrarrestar el miedo que sienten los mexicanos cuando piensan en el PRI y en lo que pueden perder con el PRI (aversión a la pérdida).

Así percibo las campañas hasta el momento, las cuales siguen siendo públicas, aunque exista esa falacia llamada intercampaña. Desde luego las cosas pueden mejorar o empeorar para los tres mencionados, pues además, ya vienen los independientes.

Le daré seguimiento a la contienda y les iré comentando qué hacen y qué dejan de hacer quienes aspiran a ser el próximo Presidente de México.

@christian_gtz