Esfera Pública: El dilema de los partidos para las campañas 2018

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
El autor, Christián Gutiérrez Alonso, es licenciado en Derecho, con estudios de maestría en Ciencia Política y en Neuromarketing, y con estudios de doctorado en Políticas Públicas. Actualmente cursa Diplomado en Marketing Político.

El autor, Christián Gutiérrez Alonso, es licenciado en Derecho, con estudios de maestría en Ciencia Política y en Neuromarketing, y con estudios de doctorado en Políticas Públicas. Actualmente cursa Diplomado en Marketing Político.

El problema que detecto, es que con frecuencia los militantes, los simpatizantes y los aspirantes a cargos de elección popular no conocen las reglas y mucho menos el método –si lo existiera- para competir, y esto provoca que los partidos entren en un dilema que los debilita de cara a las competencias y los hace débiles frente a sus competidores externos

Morelia, Michoacán, 27 de noviembre de 2017.- El gran dilema de los partidos políticos en México es, saber a quiénes elegirán como candidatos a cargos de elección popular para las elecciones del año 2018.

Y digo dilema, con la conciencia de que puede convertirse en un gran conflicto, porque de una buena o mala elección o selección de candidatos, se presentarán algunos escenarios, por ejemplo: a) se ganarán o perderán las campañas; b) se harán buenos o malos gobiernos; c) se fortalecerá o debilitará la reputación de los partidos políticos y de sus militantes.

Quizá usted sea militante de un Partido Político e identifique las reglas de su propio Partido para elegir a los próximos candidatos, y voy más allá, quizá conoce las reglas y conoce el “método” que se utilizará para elegir a los perfiles que serán los candidatos. Hablo del método, porque será lo más importante para encontrar buenos perfiles y poder hacer parte de los proyectos a militantes y simpatizantes partidistas.

El problema que detecto, es que con frecuencia los militantes, los simpatizantes y los aspirantes a cargos de elección popular no conocen las reglas y mucho menos el método –si lo existiera- para competir, y esto provoca que los Partidos entren en un dilema que los debilita de cara a las competencias y los hace débiles frente a sus competidores externos.

Seguramente la siguiente lista de perfiles le resultará muy conocida. Es una lista que para mí representa a los perfiles “más comunes” que se encuentran en los Partidos Políticos y entre los cuales las dirigencias deberán decidir:

  1. El aspirante que dice llevar años en la fila y por ello merecer la candidatura.- El problema de este perfil, es que puede resultar justo seleccionarlo candidato, pero poco o nada competitivo para ganar la campaña.
  2. El aspirante que presume de tener trabajo de partido y asegura que “los demás” no tienen trabajo.- El problema de este perfil, es que su ego con frecuencia lo hace obstinado, haciendo muy complicada la selección de un perfil que puede resultar más competitivo para ganar la campaña.
  3. El aspirante que tiene padrinos y presiona a través de ellos para convertirse en el candidato.- El problema de este perfil, es que puede impedir que llegue un perfil con más apoyo social, lo que puede facilitar un triunfo en las urnas.
  4. El aspirante gritón, grillo, conflictivo, que a bayoneta calada exige una candidatura.- El problema de este perfil, es que muchas veces sólo obstaculiza y retarda las cosas, y con frecuencia participa con el objetivo de obtener un puesto de “consolación”.
  5. El aspirante discreto que forma parte del equipo de la Dirigencia en turno y espera que llegue su candidatura por lealtad.- El problema de este perfil, es que en muchas ocasiones la lealtad no es sinónimo de competitividad o de contar con habilidad para gobernar.
  6. El aspirante que tiene mucho dinero y se abre paso entre las estructuras y las dirigencias a base de su respaldo económico.- El problema de este perfil, es que puede impedir que un perfil sin dinero, pero con más habilidades, llegue a la candidatura.
  7. El aspirante que tiene sólo perfil de político carismático.- El problema de este perfil, es que el carisma lo puede hacer ganar una candidatura y campaña, pero no necesariamente eso significará que será un buen gobernante; y un gobernante malo, termina desgastando la reputación de todo el Partido Político.
  8. El aspirante que tiene perfil técnico o académico, pero poco carismático.- El problema de este perfil, es que la poca simpatía que genera puede hacerlo poco competitivo en una campaña interna y externa, aunque se pueda tener la garantía de contar con un gobernante con habilidades para hacer un buen gobierno y fortalecer en el mediano y largo plazo la reputación del Partido que lo postuló.
  9. El aspirante con colmillo retorcido que utiliza viejas prácticas políticas.- El problema de este perfil, es que es cada menos persuasivo el utilizar métodos de vieja política y campañas. El cerebro de los ciudadanos con mucha más frecuencia reconoce las prácticas como el acarreo, la simulación y los escenarios falsos, lo que puede convertirse en una derrota electoral.
  10. El aspirante nobel que camina confiando en la transparencia al hacer las cosas.- El problema de este perfil, es que la ingenuidad suele ser mala consejera en la política, que si bien no requiere de la perversidad, si requiere de la experiencia para avanzar y lograr objetivos.
  11. El aspirante que no se desgasta en trabajar por la simpatía de las bases del Partido, porque sus amarres los hace en las cúpulas estatales o nacionales de su Instituto.- El problema de este perfil, es que al lograr la candidatura, con seguridad no contará con el apoyo de las bases del Partido en campaña, porque lo sentirán como una imposición de las dirigencias.
  12. El aspirante que trabaja por la simpatía de las bases del partido a nivel local, sin tener acceso a las cúpulas estatales o nacionales de su Instituto.- El problema de este perfil, es que tener la simpatía de las bases del Partido es útil en las campañas externas, pero para ganar las campañas internas, con frecuencia se necesita del impulso de los dirigentes.
  13. El perfil de mujeres que exigen candidaturas, sólo porque ahora existe el llamado 50% / 50%.- El problema de este perfil, es que se debe cumplir con la ley, pero eso no necesariamente arrojará candidatas ganadoras o gobernantes con habilidades para gobernar bien.
  14. El perfil de jóvenes que exigen candidaturas, porque toman 2 ó 3 cursos de capacitación y se reservan espacios para ellos.- El problema con este perfil, es que los jóvenes sí están siendo capacitados en los Partidos Políticos, pero con frecuencia se les hace creer que “están listos” para ganar campañas y ser buenos gobernantes. La inmadurez y el romanticismo hace que algunos jóvenes piensen que así es, y además, harán de la característica de juventud, su única “cualidad”, pensando que por ser jóvenes pueden y saben.

He descrito 14 perfiles y seguramente no son todos los que ustedes han visto en sus Partidos Políticos. Desde luego, cada perfil también tiene cosas positivas y por experiencia, lo mejor sería encontrar militantes o simpatizantes que tengan un poco de todas las características, aunque esto parezca muy complicado. Un perfil combinado, puede ser una buena opción, pero también hay que considerar para salir a campaña, otra variable sumamente importante: el objetivo del Partido Político.

¿Qué busca una Dirigencia partidista al postular a alguien como candidato? Aquí algunas respuestas:

  1. Ganar la elección.
  2. Sólo incrementar el histórico de la votación en cierto territorio.
  3. Sólo posicionar temas en una agenda pública.
  4. Sólo quedar bien con los militantes y simpatizantes, aunque no se gane la campaña.
  5. Ganar la campaña y además tener un buen gobernante, que favorezca la reputación de todo el Partido.
  6. Ganar una elección, aunque con un mal gobernante se vaya a impactar negativamente la reputación del Partido.

Considero que hay dos claves para enfrentar el dilema de la selección de buenos perfiles para alcanzar logros:

  1. Que la Dirigencia del Partido establezca objetivos claros, medibles y evaluables y que se hagan públicos. ¿Qué quiere lograr el Partido?
  2. Que la Dirigencia del Partido establezca un método de selección claro y que se haga público, para que los militantes que aspiren a una candidatura sepan qué esperar de su Partido.

Si estas dos claves usted no las conoce aún, porque no se han hecho públicas por parte de su Dirigencia partidista, debería pedirlo, porque eso genera confianza interna entre los militantes y externa entre los simpatizantes y la población.

En lo personal, creo que un Partido Político debe buscar ganar la elección con perfiles que, además, garanticen ser gobernantes con buenas habilidades para gobernar. Si se lograra, ayudaría a mejorar la reputación del Partido, sea cual sea.

 @christian_gtz