Esfera pública: Política y sexo

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
El autor, Christián Gutiérrez, es licenciado en Serecho, con estudios de Maestría en Ciencia Política y Maestría en Neuromarketing, con estudios de doctorado en Política, Gobernabilidad y Políticas Públicas y diplomado en Marketing Político

El autor, Christián Gutiérrez, es licenciado en Serecho, con estudios de Maestría en Ciencia Política y Maestría en Neuromarketing, con estudios de doctorado en Política, Gobernabilidad y Políticas Públicas y diplomado en Marketing Político

La mujer avanza en la política de México

Morelia, Michoacán, 03 de junio de 2018.- En Michoacán y en su capital Morelia, ya se observan caras del género femenino que así lo demuestran. Luisa María (Cocoa) Calderón, Rocío Pineda Gochi, Fabiola Alanís, Adriana Hernández, María de los Ángeles Llanderal, Circe López, Elvia Higuera, Yarabí Ávila o Marx Aguirre -por citar sólo pocos ejemplos-, son rostros que actualmente participan para obtener cargos de elección popular o que ya están en funciones, dentro de los tres poderes públicos del Estado mexicano.

Hay una mujer, en particular, que recibe más foco de atención debido a la posición que busca en la arena electoral: Daniela de los Santos, única mujer candidata a la Presidencia Municipal de la capital michoacana.

Seguramente comparte mi idea: el mito del “sexo débil”, está diluyéndose de forma acelerada.

Las mujeres con interés de aportar en la esfera pública son bastantes y de distinto talante. Pero más allá del sexo, mujer u hombre, lo relevante es entender la circunstancia que se vive en México: la mujer goza de mayor índice de confianza -respecto al hombre- por parte de los electores y de los ciudadanos, y cualquier encuesta o sondeo público lo pone de manifiesto.

Esto me parece ya normal. Durante décadas y siglos, los hombres gobernaron los espacios en donde se tomaron y se continúan tomando las decisiones del país o de una pequeña comunidad, ¿y qué paso? que la falta de mejores resultados y los actos indebidos, minaron y minan aceleradamente la imagen de los hombres. La reputación de los gobernantes varones está demasiado manchada; claro está, que lo digo en términos generales, porque hay hombres que como gobernantes son excepcionales.

Parece que ha llegado el tiempo de ver a más mujeres gobernando las ciudades, y Morelia, capital de Michoacán, podría ser ese botón de muestra de lo que vendrá por los próximos años.

http://esferacomunicacionestrategica.com.mx/