Fideicomisos, herramienta perfecta para desviar dinero

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
La autora, Alejandra Ortega, es subdirectora general de ATIEMPO.MX, con amplia trayectoria en medios de comunicación de Michoacán

La autora, Alejandra Ortega, es subdirectora general de ATIEMPO.MX, con amplia trayectoria en medios de comunicación de Michoacán

En sus famosas 50 propuestas AMLO menciona los fideicomisos, que promete desaparecer porque son, según él, un mecanismo efectivo para desviar dinero sin dejar rastro. Y bueno, pues él lo debe saber muy bien de esto.

Morelia, Michoacán, 24 de julio de 2018.- López Obrador recientemente anunció sus 50 medidas para lograr la austeridad en el gobierno y terminar con la corrupción.

Muchos han creído, han confiado, las han aplaudido, sin cuestionar nada. Dicen que la fe mueve montañas, y ojalá que esta vez sea así, porque ya empezamos a ver algunos rasgos de la otra cara del tabasqueño, la que parece que sí tiene experiencia en desaparecer los dineros y darles vuelta sin dejar pista.

El INE confirmó que el candidato ganador a la Presidencia del país, sí hizo fraude con el fideicomiso “Por los Demás”, que creó en septiembre para recabar recursos en beneficio de los damnificados de los sismos.

El modo en que desapareció el dinero de la cuenta fue a través de cheques de caja que cambiaron por dinero en efectivo y que fueron entregados a militantes de Morena. Todo esto se ha conocido tras una exhaustiva investigación del órgano electoral.

Llama la atención que tardaron casi un año en tener esta conclusión, ya pasadas las elecciones y cuando parece que el daño que pueden ocasionar a AMLO es el menor.

Además, las transacciones, se pudo saber, las hicieron varias personas que no han sido identificadas pero que hacían, cada una, depósitos de 50 mil pesos. Curioso, ¿no?

Y que se formaban una y otra vez en la fila del banco para hacer varios depósitos por esa misma suma en un muy corto tiempo.

Lo cierto es que siempre fue dudosa la forma en la que el próximo presidente del país hizo las cosas. Desde un principio hubo muchas críticas porque parecía más una acción electorera que realmente de interés genuino por la gente que había perdido sus casas y sus bienes.

Cuando lo más sencillo era hacer lo que los otros partidos y hasta la candidata independiente, Margarita Zavala: rechazar las prerrogativas que les correspondían de lo que quedaba de ese año y algunos incluso más.

Estos dineros públicos se regresaron a la Tesorería para ser destinados a los damnificados, pero Obrador dijo que no, porque no tenía confianza en el gobierno y sus seguidores le aplaudieron.

Incluso hizo muchos anuncios y usó las redes sociales para promocionar su fideicomiso e invitó a la gente a donar.

Pero nunca supimos, porque él jamás fue claro, cuánto dinero había recabado, cuánto había ingresado, porque lo cierto es que hubo información muy contradictoria, por ejemplo Obrador aseguraba que ya había donado la mitad de sus prerrogativas y luego el comité del fideicomiso lo desmintió; pero tampoco nos clarificó jamás cómo había aplicado esos recursos y a quiénes había ayudado.

Total que no supimos nada y aunque dejó de promocionar muy pronto esta acción, el fideicomiso siguió funcionando y recibiendo dinero de particulares, que hoy sabemos logró reunir 78.8 mdp, contradiciendo todo lo que en campaña habló sobre ser austero y honesto, acusando todo el tiempo de lo contrario al gobierno, a Anaya y al PRI.

Todos eran la mafia en el poder, menos él, que prometía bajar los sueldos y vender el avión presidencial y vivir fuera de Los Pinos.

Pues bien, todos estos compromisos hoy parecen jugarle una mala pasada, pues dentro de sus famosas 50 propuestas, AMLO menciona los fideicomisos, que promete desaparecer porque son, según él, un mecanismo efectivo para desviar dinero sin dejar rastro. Y bueno, pues él lo debe saber muy bien por lo visto.

Pero luego Obrador acusó al INE de que la multa que le impusieron de 197 mdp, era injusta y era una venganza. Pero no lo fue, es más, esto es muy benévolo para él y Morena, porque le dejaron hacer, durante toda la campaña, la promoción que quiso y nadie le cuestionó nada, aun siendo ilegal que un partido cree un fideicomiso en tiempos electorales pues es una forma de recaudación al margen de la ley.

Y lo dejaron pasar, luego ninguna autoridad dio seguimiento de esos movimientos de dinero, que no podía entregar, porque eso era igual que hacer compra de votos, como aquellos que entregan despensas y láminas.

Luego, le imponen una multa de197 mdp, que es nada si comparamos lo que recibirá de prerrogativas el siguiente año Morena, por mil 500 mdp.

Pero quizás también pese que el actual consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova, es hijo de uno de los fundadores de Morena, Arnaldo Córdova, que incluso una organización dentro de Morena lleva su nombre. Así parece haber conflicto de intereses.

Que AMLO no se queje, la verdad es que le salió muy barato su fraude. Que pague su multa, como los otros partidos ya lo están haciendo y demuestre con hechos que aún podemos tener esperanzas en él y en su gobierno.