Editoriales

Filosofía del Pueblo: UBER

Platicando con un conductor, “socio” como los hace llamar la empresa, le cuestioné de su ganancia por emplearse con UBER pero su respuesta no fue nada satisfactoria

Morelia, Michoacán, 22 de abril de 2021.- Usar ese servicio de inicio fue realmente una experiencia diferente, nada que ver con los taxis de los cuales todo mundo se quejaba, por las altas tarifas, malas condiciones de las unidades, choferes igualados y groseros.

La aplicación nos ofrece un viaje seguro en autos nuevos, choferes certificados con la ventaja que en tu celular muestra siempre la ubicación del coche, pero de unos meses a la fecha estos mismos se han manifestado por el bajo porcentaje de comisión que la empresa les da por cada viaje. 

Platicando con un conductor, “socio” como los hace llamar la empresa, le cuestioné de su ganancia por emplearse con UBER pero  su respuesta  no fue nada satisfactoria, me comentó  que en el anterior viaje del cual partió de villas del pedregal culminando en el realito, solo cobró 110 pesos de los cuales la plataforma le asignaba 40  y el resto para la compañía,  tanto le molestó  que amenazaba con retirar su auto para buscar otro empleo, pues no deseaba  deteriorar el mismo por tan poca ganancia, no bastando con eso todavía lo hizo cruzar una cuarta parte de la ciudad para recogerme, obvio eso lo enfureció más.

No  estamos  hablando de cualquier automotor de las marcas estándar, era un FIAT, cuyo valor es arriba de los $400,000. El cual apenas iba a cumplir un año de haberlo sacado de la agencia contando con 47,000. Kms. Recorridos desde que lo metió a trabajar y estamos de acuerdo que él como dueño, le corresponde el mantenimiento, entonces, ¿cuál es el negocio?, replicaba el amante del volante mientras conducía con mucha cautela.

Terminamos el viaje y yo me quedé con la misma interrogante, ya que la publicidad en lo referente a las ganancias del socio conductor remarca en su plataforma que es una gran oportunidad de empleo, pero con los últimos sucesos parece que no es así.

Y es que ¿quién regula tal servicio en el país? Ellos alegan que pagan un impuesto federal el cual les retienen de las mismas ganancias, pero COCOTRA (una oficina que está por el monumento y que venden libros en la puerta de entrada) les retiene los coches, después son multados, ya que ante el estado no son reconocidos como transporte público.

Y no sólo es ésta aplicación, existen otras de las cuales no sabemos quién o qué autoridad tiene un registro al día, tanto de unidades como de conductores, si están legislados tales servicio, si hay una manera de que los choferes o dueños puedan defenderse cuando crean que existe un atropello a sus derechos o sus condiciones de trabajo.

Esperemos que las personas que prestan sus servicios a esta empresa extranjera pronto puedan resolver el problema de su ingreso justo y que alguna autoridad los escuche.

Filosofía del Pueblo: El transporte público en Morelia

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: