Hacia una política con conciencia / Jorge Álvarez Banderas

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
El autor, Jorge Álvarez Banderas, es Profesor Investigador de la UMSNH adscrito a la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales; Doctor en Derecho por la Universidad del País Vasco; especialista en Derecho Tributario por la Universidad de Salamanca, España; Certificado en la Especialidad en Fiscal por el IMCP, cuenta con perfil PROMEP; miembro del SNI CONACYT. @lvarezbanderas

El autor, Jorge Álvarez Banderas, es Profesor Investigador de la UMSNH adscrito a la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales; Doctor en Derecho por la Universidad del País Vasco; especialista en Derecho Tributario por la Universidad de Salamanca, España; Certificado en la Especialidad en Fiscal por el IMCP, cuenta con perfil PROMEP; miembro del SNI CONACYT. @lvarezbanderas

México necesita de manera urgente un cambio en cuestiones de política, la realidad es que no podremos cambiar el mundo, no podremos cambiar a los actores políticos ni a los demás en su forma de pensar y actuar, sólo podemos trabajar con nuestro propia persona y eso al menos ya es un avance

Morelia, Michoacán, 07 de junio de 2017.- El concepto de política que encontramos en un diccionario es muy amplio, en épocas de procesos electorales el imaginario colectivo tiende a pensar en la lucha electoral, candidatos, campañas, estrategias, partidos, elecciones, resultados, problemas, posiblemente también quepa la reflexión sobre el actuar en el escenario político de los actores en esos procesos involucrados, pero no logro visualizar en dichos pensamientos ideas de servicio genuino hacia la generalidad de las personas, veo intereses de grupo que finalmente frente a una escasa participación ciudadana en las elecciones, se les empodera por parte de muy pocos para que gobiernen a la población.

El padrón actual de partidos políticos nacionales e incluso en algunos casos locales, tiene una historia particular en cuanto a su nacimiento y estructura, quizá uno de los motivos del desencanto de los electores que deriva en el abstencionismo el día de la elección, tiene que ver con la filiación partidista múltiple con que en cada jornada electoral, ofertan sus promesas de campaña.

En la política generalmente priva el intelecto, se encuentran presentes más aspectos de naturaleza emocional, la lucha es por el poder, siempre alimentando venganzas e injusticias cometidas en respuesta de injusticias anteriores; existen momentos de conflicto y opresión alimentados por el miedo, la inseguridad, la envidia, el odio y la codicia, ante una sociedad dividida.

La oferta política siempre va encaminada a mejorar el bienestar de la persona, pero en la práctica después de que se determina al ganador de la elección, la sociedad se encuentra atada para fincar responsabilidades ante el incumplimiento de lo prometido; es normal que anuncien la creación de nuevos ordenamientos legales con los que presumiblemente el estado de bienestar ciudadano se incrementará, pero no es con leyes como realmente podrían cambiar las vidas de aquellos que viven en la pobreza y la miseria, solo el amor entendido como el perdón, la generosidad, la conciencia, la bondad y el altruismo, podrán marcar en realidad un antes y un después en la vida de cada persona; evidentemente estos conceptos no se encuentran en la mente de los políticos, mucho menos son parte de su oferta de campaña.

México necesita de manera urgente un cambio en cuestiones de política, la realidad es que no podremos cambiar el mundo, no podremos cambiar a los actores políticos ni a los demás en su forma de pensar y actuar, sólo podemos trabajar con nuestro propia persona y eso al menos ya es un avance; llevar este cambio de manera exponencial sería extraordinario, el rumbo de la sociedad a largo plazo seria otro, aspectos de paz, género, raza, economía y medio ambiente, para que esto sea una realidad tenemos que trabajar a fondo como nunca jamás lo hemos hecho, entonces podríamos decir que logramos una política con conciencia. @lvarezbanderas