La corrupción de los partidos vestida de encuesta / Alejandra Ortega

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
La autora, Alejandra Ortega, es subdirectora de ATIEMPO.MX, con una amplia trayectoria de más de 15 años en los medios de comunicación

La autora, Alejandra Ortega, es subdirectora de ATIEMPO.MX.

La corrupción alcanza a todos los partidos en México, y Morena no es la excepción, un partido en donde solo deciden López Obrador y su hijo “Andy” y se recurre a las encuestas para avalar candidaturas y mostrarlas como procesos democráticos

Morelia, Michoacán, 28 de agosto de 2017.- La credibilidad en los políticos mexicanos y sus partidos va en detrimento, no cabe duda, pero esto se lo han ganado a pulso. Los escándalos por malos manejos de recursos públicos, de nepotismo y de confabularse con autoridades y grupos de orígenes no claros, así como los procesos internos manipulados y nada democráticos, son el pan nuestro de cada día.

A menudo nos enteramos de casos y situaciones de corrupción en los que están involucrados políticos, aunque son contados los que se castigan.

Pero un caso muy reciente me llama mucho la atención por la incongruencia sobre lo que se pregona y lo que se hace, sobre todo porque este partido enarbola la bandera de honestidad y rectitud de forma hasta hostigante.

Morena el pasado jueves dio a conocer los resultados de una encuesta que definiría a su coordinador de organización territorial, o lo que es lo mismo al candidato a la jefatura de gobierno de la Ciudad de México.
Los considerados en esa encuesta eran Claudia Sheinbaum, Ricardo Monreal, Martí Batres y el senador Mario Delgado. Tanto Batres como Delgado revelaron los resultados de la supuesta encuesta, luego de una reunión cerrada en la Colonia Roma, en donde Sheinbaum quedaba en primer lugar, seguida de Batres y con Monreal hasta el tercer sitio.

Monreal, actual jefe de la delegación Cuauhtémoc se vio molesto al concluir la reunión y reveló que ya se habían hecho otras 20 encuestas como esta y él ganaba en 17, por lo que consideró que “luchar contra la nomenclatura” no es fácil.

Esto podría provocar una fractura al interior de Morena, pues Monreal ha sido siempre muy cercano a Obrador, incluso fue coordinador de una de sus campañas a la presidencia de la República. Y el haberlo enviado hasta el tercer sitio molestó mucho al zacatecano que dijo se tomará un receso.

Pero cuál fue el problema en estos resultados?

Pues que se trata de un proceso de designación bastante opaco, en base a una encuesta que nadie conoce y hecha por ellos mismos en una “comisión profesional” que nadie conoce y bajo una metodología y criterios que tampoco nadie conoce, además de unos resultados… Que nadie conoce.

No sólo eso, la encuesta estuvo a cargo de Andrés López Bletrán, “Andy”, hijo de López Obrador, quien además es el operador número uno de ese partido y que tiene en sus manos muchos de los asuntos más importantes de Morena, incuso los aspirantes a candidatos pasan primero por su cedazo.

Ya al día siguiente viernes, la propia Claudia Sheinbaum reconocía que hasta ese día le habían explicado la metodología de la encuesta y ahora sabía que ésta se aplicó el sábado y que no era un encuesta, sino una “muestra representativa”.

Al respecto, Batres detalló que la muestra fue aplicada a 1350 personas en distintos lugares de la Ciudad de México, pero que ésto no es algo nuevo pues estos procedimientos se hacen en Morena desde el 2015 y están dentro de los estatutos.

Sin duda, hubiera sido una mejor opción que la decisión la tomara el Comité Nacional, es decir por el mismo Andrés Manuel y de esta forma se hubieran evitado ese malestar interno y el choque que este proceso nada democrático pueda provocar tanto dentro como fuera del partido.

Finalmente, la mayoría de los afiliados a Morena y que buscan alguna candidatura ya saben de la forma en la que el tabasqueño elige a sus favoritos.

Por ello muchas veces llama la atención que algunos morenistas se rasguen las vestiduras asegurando que están en un partido democrático, con reglas claras y honestas, como si no supieran que el señor Andrés Manuel es el que designa y el que negocia, el mandamás en su partido, que todas, todas las decisiones importantes y la elección de candidatos las hace él y no los comités en las entidades, ni por los resultados de una encuesta.

Por lo pronto, Ricardo Monreal se ha mantenido alejado, no acompañó a Sheinbaum a su rueda de prensa, pero sí envió un tuit al dirigente de Movimiento Ciudadano, Dante Delgado, en el que expresa que es un hombre de ideas y enfrentará las batallas siguientes, lo cual algunos han traducido como coqueteo.

Y no hay que olvidar que Monreal es pieza atractiva para el Frente Amplio Democrático. Ya veremos que sucede con este asunto.