La duda / Reestructurar o endeudar, ahí está el dilema en Michoacán

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
El autor, Víctor Armando López, es Doctor en Derecho. Periodista con más de 20 años de experiencia y actualmente dirige el portal La Página Noticias www.lapaginanoticias.com.mx

El autor, Víctor Armando López, es Doctor en Derecho. Periodista con más de 20 años de experiencia y actualmente dirige el portal La Página Noticias www.lapaginanoticias.com.mx

Siempre hablar de dinero genera muchos problemas que van desde confusión, pleitos, incertidumbre, dimes y diretes. Pero el asunto se pone peor cuando de recursos públicos se trata, ya que siempre se sospechará de falta de transparencia, además de que el tema habrá de generar el interés político de la descalificación inmediata.

Morelia, Michoacán, 15 de diciembre de 2016.- Siempre hablar de dinero genera muchos problemas que van desde confusión, pleitos, incertidumbre, dimes y diretes. Pero el asunto se pone peor cuando de recursos públicos se trata, ya que siempre se sospechará de falta de transparencia, además de que el tema habrá de generar el interés político de la descalificación inmediata.

Lamentablemente quienes quedamos en medio somos los simples ciudadanos, los de a pie decía mi viejo amigo Don Elías, pues la información que se difunde de manera masiva puede ir mal interpretada, con dolo, o algún interés partidistas o personal. Total que terminamos por no entender de qué se está hablando o por sospechar de todo y de todos, sin importar colores partidistas.

Total de que desde el gobierno de Lázaro Cárdenas Batel (pasando por el de Leonel Godoy Rangel, Fausto Vallejo Figueroa, Jesús Reyna García y Salvador Jara Guerrero) hasta el actual que encabeza Silvano Aureoles Conejo, la gente hemos escuchado infinidad de versiones sobre la deuda pública que tiene Michoacán. Y ello porque unos dicen que es una cantidad, otros citan diferentes números, y unos más señalan que nada es confiable.

Lo único cierto es que nuestro Michoacán sí debe y mucho, lo cual se debe básicamente a que los préstamos que se recibieron fueron en condiciones de mucha desventaja, es decir, de muchos intereses y casi impagables, como si fuesen préstamos de Coppel o de Banco Azteca, nada más que sin abonos chiquitos.

Y precisamente este tema hoy día se analiza en la 73 Legislatura del Congreso del Estado, ya que el Ejecutivo planteó realizar una reestructuración de la deuda pública de Michoacán, lo que de entrada no gustó a los partidos opositores, ya sea por un descrédito en automático del tema, o por la falta de información exacta, pero ello realmente es culpa de sus asesores, que son quienes deben estar truchas para dotar de datos precisos a sus jefes.

Aquí realmente lo importante es darle una salida técnica, económica y viable al tema, para que realmente se beneficie a la entidad, dejando de lado el interés político, pues esa dinámica más que ayudar, sólo sirve para generar caos donde no lo hay y para escandalizar a los ya de por si incrédulos ciudadanos del actuar de sus representantes populares.

Uno para llevar

En este tema juega un papel fundamental conocer los conceptos que se manejan, y si no se sabe de ello como nos decían en la primaria: “Subraya las palabras que no entiendas y luego consúltalas en el diccionario, ahí encontrarás su significado”. Y es que una cosa es solicitar dinero y otra reestructurar una deuda.

De acuerdo al seguimiento que le hemos dado a este tema, la deuda actual de Michoacán es de 17 mil 187 millones de pesos. De esa cantidad lo que se propone es que se reestructure la forma de pago de 11 mil 300 millones, cantidad que abarca cinco créditos que se solicitaron (cuatro de 2013 y uno de 2007).

Dos con salsa

A todos en casa siempre nos gusta ahorrar, y más en esta temporada, por lo que buscamos ofertas y sino pues recurrimos al regateo. Pues así grosso modo es lo que pretende el gobierno de Michoacán, es decir, recomponer la situación de la deuda, lo que en términos más sofisticados llaman reestructurar.

De acuerdo con la información que se ha hecho pública y se ha difundido, como está la deuda actualmente generó en 2016 el pago extra de 300 millones de pesos, una vez que se registró un alza en la tasa de intereses. ¡Ah verdad!

Y como para el 2017 estas famosas tasas habrán de volver a subir, es que urge reestucturar la deuda, pues de otro modo vendría un pago extra cercano a los 2 mil 200 millones de pesos más.

Y uno para aquí

Una vez que se analice por parte de los diputados la viabilidad de la citada reestructuración habremos de ver quién toma determinaciones políticas y quién las funcionales. Pues el documento que fue presentado es claro, y señala que esta medida habrá de generar un ahorro de 800 millones de pesos en materia de intereses. ¿Quién no quiere ahorrar  tanto en casa como en lo público? Y si consideran que no es así, y que no es conveniente, pues ahí está la información que es pública y aún están en tiempo de consultar a especialistas del Colegio de Economistas o algún despacho externo, si es que sus asesores no les arriban los bombones a la fogata.

En sí el chiste es que quien se beneficie sea la entidad y no el interés de unos cuantos. Y sobre todo que no dejemos al olvido quiénes han sido los que endeudaron a la entidad y que paguen el mal que hicieron.

Abrazo fraternal.