La injusticia y Mireles / Teodoro Barajas Rodríguez

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
El autor es maestro en Gobierno y Asuntos Públicos, así como candidato a Doctor en Ciencias Políticas

El autor es maestro en Gobierno y Asuntos Públicos, así como candidato a Doctor en Ciencias Políticas

Si la justicia se materializara el Dr. José Manuel Mireles Valverde estaría en libertad y por fin abandonaría el sombrío centro penitenciario en que se encuentra en condiciones inimaginables, el gobierno federal se ha ensañado contra el médico de Tepalcatepec, lo detuvo, lo exhibió, en resumen podemos decir que lo humilló

Morelia, Michoacán, 13 de marzo de 2016.- Es complejo describir qué es la justicia, algunos la confunden con el derecho pero no son sinónimo, aunque se parecen no son lo mismo. En México abunda la impunidad, regularmente los ricos nunca pisan una cárcel o salen casi al instante de haber ingresado, los pobres y los enemigos políticos del régimen ellos si pasan tiempo prolongado en las sombras.

Lo anterior viene a cuento porque si la justicia se materializara el Dr. José Manuel Mireles Valverde estaría en libertad y por fin abandonaría el sombrío centro penitenciario en que se encuentra en condiciones inimaginables, el gobierno federal se ha ensañado contra el médico de Tepalcatepec, lo detuvo, lo exhibió, en resumen podemos decir que lo humilló.

Tal ha sido el pago del gobierno a un hombre que con otros de la región de la Tierra Caliente michoacana decidieron levantarse contra el crimen organizado porque el sector oficial decidió no intervenir. Ellos, los autodefensas, tuvieron las agallas de las que carecieron los gobiernos omisos que escurrieron el bulto y decidieron abstenerse para dejar hacer a los malosos.

Los autodefensas resolvieron proteger a sus familias, los gobiernos de diferentes niveles se hacían de la vista gorda para olvidarse de la legislación vigente y con ello romper el pacto social que postula la teoría contractualista.

Mireles Valverde continúa desterrado de su tierra, encarcelado en Sonora, el ex comisionado Alfredo Castillo da tumbos en la Comisión Nacional del Deporte y las injusticias se cuentan interminables: desaparecidos, ejecutados, corrupción a granel en diversas administraciones gubernamentales, desempleo, brote de racismo en el vecino país del norte inoculado por un ente trastornado que se llama Donald Trump.

El abogado de José Manuel Mireles, Ignacio Mendoza, ha señalado que es posible que el ex vocero de los grupos de autodefensas pueda recuperar su libertad, al ex comisionado Castillo parece caerle la noche. Lo cierto es que el caso del médico de Tepalcatepec es un retrato de la injusticia en un país brutal en el que las cosas están al revés. Quienes deben estar presos están libres, se pasean acompañados de su cinismo. Los que debieran estar en libertad pagan el precio de su osadía. La justicia parece una ínsula llamada utopía.

La descomposición social a veces parece expanderse por los cuatro puntos cardinales, la erosión del tejido social es visible. La injusticia se ha empoderado de la mano de la impunidad, más allá de todo lo que se podría debatir una cosa es cierta, José Manuel Mireles Valverde debe salir de prisión. Libertad a Mireles!