Editoriales

La “minusvalía” en las AFORES / Jorge Álvarez Banderas

Nuestro colaborador de ATIEMPO.MX, Jorge Álvarez Banderas
Nuestro colaborador de ATIEMPO.MX, Jorge Álvarez Banderas

Si el legislador dotó de facultades a las AFORES para “jugar” con los ahorros de la clase trabajadora en la Bolsa de Valores, resulta fundamental que la regla se deba revisar y corregir para el efecto de que sean las AFORES las que asuman el riesgo y no el pobre ahorro que perdería un 10 % de su valor

Morelia, Mich., 16 de octubre de 2013.- Los trabajadores que cuentan con seguridad social, recién recibimos nuestro estado de cuenta individual del segundo cuatrimestre del año (mayo-agosto 2013) emitido por la administradora de fondos para el retiro (AFORE), dicho documento muchas de las ocasiones al llegar a nuestro domicilio, no se le da la importancia debida y se archiva, se conserva o se desecha, en virtud de que sabemos que lo que ahí se plasme se puede retirar una vez cumplidos los requisitos de ley, propiamente el de la edad.

Sin embargo, he recibido en esta semana manifestaciones de personas conocidas y de trabajadores de mi despacho, respecto de un “rendimiento” percibido, plasmado numéricamente en dicho estado de cuenta, pero con signo “negativo”, mismo que de acuerdo a la naturaleza matemática, para efectos, dicho “rendimiento” no pasa luego entonces a formar parte de la suma total, si no que al contrario, se resta.

La justificación de los operadores de las distintas AFORES que fueron posteriormente consultadas es el mismo, los “documentos” operados entre el gran público inversionista sufrieron un detrimento en sus precios y eso no ocasiona una pérdida ni mucho menos una ganancia según ellos, sino que lo que se obtiene es una “minusvalía” en el ahorro de cada trabajador (la minusvalía se entiende como el detrimento o disminución de algo), dicha minusvalía oscila entre un 9 y un 9.5 % de la suma ahorrada en toda la vida laboral de cada trabajador, sin aportar un fundamento legal en su respuesta.

Entiendo que si los ahorros de los trabajadores se manejan por las AFORES en valores de renta variable (de riesgo) si se gana que bien, pero si se pierde pues alguien debe pagar y en este caso no fue la AFORE, sino cada uno de los trabajadores.

¿Qué hacer? No mucho, se puede solicitar mediante un escrito a la AFORE la justificación de dicha “minusvalía” y si en un tiempo prudente no se responde, entonces interponer una queja ante la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF), teniendo a salvo posterior a ello el derecho para interponer el medio de defensa respectivo en contra de la determinación que emita la AFORE al momento de responder la queja interpuesta, ¿se obtiene algo? No, no mucho, seguramente solo precisarán que la legislación les autoriza a correr esos riesgos y eso es grave.

Si el legislador dotó de facultades a las AFORES para “jugar” con los ahorros de la clase trabajadora en la Bolsa de Valores, resulta fundamental que la regla se deba revisar y corregir para el efecto de que sean las AFORES las que asuman el riesgo y no el pobre ahorro que al paso de toda una vida de trabajo en un abrir y cerrar de ojos pierde cerca de un 10 % de su valor por una mala decisión de los operadores, quienes al final del día son los que toman las decisiones sobre las inversiones y por lo tanto serían los responsables, ¿no cree usted?

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: