La oportunidad del PAN en Morelia (Por: Diego Leal Corral)

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
El autor es el Dr. Diego Leal Corral, catedrático de la Universidad Contemporánea de las Américas Morelia; con estudios en Comunicación Política en la Universidad Complutense de Madrid, así como en el Instituto Universitario de Investigación Ortega y Gasset

El autor es el Dr. Diego Leal Corral, catedrático de la Universidad Contemporánea de las Américas Morelia; con estudios en Comunicación Política en la Universidad Complutense de Madrid, así como en el Instituto Universitario de Investigación Ortega y Gasset

Esperemos que las élites del PAN logren captar el grave momento que pasa el partido, sean autocríticos e incluyan a los militantes y a nuevos cuadros para que juntos puedan volver a ser una opción política para los morelianos y una oposición responsable del acontecer nacional y local

Morelia, Michoacán, 25 de julio de 2018.- En el artículo “La elección moreliana” había adelantado que el PAN sufrió uno de sus más estrepitosos fracasos, ya que desde el año de 1992 no se obtenía una cosecha de votos tan baja como en este 2018.

En aquel 1992, el PAN obtuvo 11,567 votos, pero tan solo tres años después, en la elección de 1995 y con el ex Presidente Felipe Calderón como candidato a Gobernador, el PAN ganaba la alcaldía de Morelia de la mano de “Chavo” López Orduña con 71,910 votos, 20 mil más que el PRI.

Después de esa elección, el PAN se fortaleció y su votación no descendió de los 50 mil votos. Vinieron derrotas en elecciones subsecuentes y pasaron 9 años para que el partido volviera nuevamente a ganar la alcaldía, otra vez, de la mano de “Chavo” López Orduña.

Una vez más el PAN no pudo repetir gobierno inmediatamente a la presidencia de López Orduña, y volvió a perder en las siguientes elecciones y hasta el día de hoy, no ha vuelto a gobernar la capital del estado.

Sin embargo, un ex panista se alzó con la victoria en las elecciones de 2015. Alfonso Martínez, quien había sido diputado por mayoría en el distrito 17 de Michoacán, con sede en Morelia, diputado federal por el distrito 8 también de Morelia, candidato a alcalde en 2007 y nuevamente diputado local, esta vez plurinominal y coordinador del grupo parlamentario del PAN en 2011.

De Alfonso como presidente municipal cada quien sacará sus conclusiones y seguramente con base en su trabajo podremos apreciar o criticar el mismo con el paso de los años.

La renuncia de Alfonso Martínez y su equipo pegó duro al PAN Morelia. Las votaciones así lo demuestran. De los 113,785 votos que alcanzó el PAN en 2011, para el 2015, ya sin Alfonso, el partido albiazul obtuvo 40,278 votos y para el 2018 tocó fondo para ubicarse en cuarto lugar de la votación (con todo y alianza con el PRD y MC), obteniendo el PAN solamente 31,759 votos, mientras Anaya, su candidato presidencial obtenía 50,664 votos.

De hecho, de todos los cargos que se compitieron este 2018 en Morelia, el PAN obtuvo la votación más baja en la candidatura a presidente municipal. Los candidatos a diputados locales obtuvieron casi 11 mil votos más que Carlos Quintana, los candidatos a diputados federales 7 mil más y los senadores 10 mil más, estos dos últimos cargos con candidatos no panistas en cuanto al distrito 8 y la primera fórmula al senado.

Si bien la votación para los cargos legislativos y para la Presidencia de la República hubieran sido insuficientes e incluso hasta mediocres para el PAN, estamos hablando de una merma de al menos 20 mil votos que obtuvo Anaya que no los refrendó el candidato a presidente municipal.

Tanto Alfonso como Carlos compitieron por el mismo electorado. La oportunidad del PAN después de tan estrepitoso fracaso consiste en volver a enamorar a gran parte de esos 70 mil electores que votaron por Alfonso en la pasada elección municipal. El PAN deberá aprovechar que el alcalde independiente no tendrá cargo público ni estructura para operar una eventual próxima candidatura.

La diferencia entre los candidatos independientes y los partidos políticos es que los segundos aunque pierdan, tienen infraestructura y recursos públicos, tienen militancia y vida orgánica, mientras que los primeros no cuentan con ello, si pierden, seguramente no tendrán recursos para operar tres años una estructura que los haga competitivos nuevamente y sin reflectores, ni medios, será difícil que vuelvan a tener una buena oportunidad en el plano político.

Para que el partido de Gómez Morín pueda volver a tener una oportunidad, el PAN tendrá que mirarse hacia dentro y realizar un profundo examen del porque han tenido los resultados electorales que los han orillado de ser una fuerza política importante que había logrado gobernar la ciudad a ser una opción partidista más, casi testimonial.

Si el PAN no logra abrirse a su misma militancia, si el control del partido y de las candidaturas sigue en manos de unos pocos, si no comunica eficazmente y sobre todo, si no trabaja en una agenda que empate con la agenda pública, entonces seguramente el PAN en la siguiente elección en Morelia seguirá cayendo todavía más en cuanto a votos se refiere.

La oportunidad la tiene, claro, esperando lo que haga Morena en la ciudad y si Alfonso se retira de la vida política o es invitado por algún partido político a sumarse a su causa, lo cual no es descartable. Ya lo hemos visto en partidos como el verde, que buscan personalidades que tienen capital político para otorgarles candidaturas con el fin de conservar el registro.

Esperemos que las élites del PAN logren captar el grave momento que pasa el partido, sean autocríticos e incluyan a los militantes y a nuevos cuadros para que juntos puedan volver a ser una opción política para los morelianos y una oposición responsable del acontecer nacional y local, la oportunidad la tiene, de ellos depende rescatar al partido o clavar el último clavo del ataúd.