Los focos rojos para China en Michoacán (Por: Alejandra Ortega)

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
La autora, Alejandra Ortega, es subdirectora de ATIEMPO.MX, con una amplia trayectoria de más de 15 años en los medios de comunicación

La autora, Alejandra Ortega, es subdirectora de ATIEMPO.MX, con amplia trayectoria en los medios de comunicación

Entre gobiernos corruptos y grupos corruptos, Michoacán no puede salir del atolladero, no hay quién quiera venir a sufrir la quema de sus vehículos, el robo de sus camiones repartidores o tráilers y que el gobierno no les pueda dar ninguna garantía. Así lo pusieron los empresarios chinos, tan claro y franco.

Morelia, Michoacán, 21 de noviembre de 2017.- No cabe duda que China se perfila para ser la primera potencia mundial en cualquier momento. De hecho ya lo es si se toma en cuenta su PIB del 7%, comparado con el de Estados Unidos de solo el 3%; pero no así nominalmente, aunque está muy cerca por el impulso económico en los últimos años y que lo lleva a tener el 33% del PIB mundial.

Además China, invierte ya en prácticamente todo el mundo, y en América Latina no es la excepción. En lo que va de este año, se ha convertido en un muy importante socio comercial, que pronto superará a Estados Unidos.

En geopolítica no debe desdeñarse el poderío del país asiático, pues estamos viendo que la hegemonía que tenían los norteamericanos ahora se la divide con Rusia y China, lo que está ocasionando muchos movimientos y reacomodos económicos, políticos y sociales que tienen efectos globales.

México por supuesto debería estar calculando esto y tender los puentes necesarios para atraer inversiones de estos dos países, con nuevos y mejores esquemas que los que hemos tenido con Estados Unidos. Pero nuestro gobierno sólo se enfoca al NAFTA que se ha empantanado por las políticas nacionalistas de Trump.

Ante este panorama, en Michoacán el gobernador Silvano Aureoles realizó una visita de una semana a China y Hong Kong para promover la Zona Económica Especial de Lázaro Cárdenas, así como la Noche de Muertos, principalmente.

Sin embargo, la preocupación de todos desde lejos fue la tremenda inseguridad en la que se vive en Michoacán, lo difícil que es abrir un negocio para que pronto lo roben o empiecen las extorsiones de todo tipo. Incredulidad porque a los Chinos les interesara la Noche de Muertos o las mariposas monarcas.

Pero para los empresarios e inversionistas de la República Popular ese no era motivo de preocupación, pues dijeron que la inseguridad es un fenómeno que se da en prácticamente todo el mundo y lo dicen ellos que también tienen sus problemas de este tipo, que lidian con grupos de la mafia desde hace siglos.

No, la delincuencia no les intimida, ni les aflige. Pero sí hay algo más que los detendría de tener un intercambio comercial con Michoacán: los conflictos sociales.

Grupos de personas que bloquean carreteras por donde tienen que transitar mercancías e insumos, que bloquean las vías férreas, cuando en Michoacán sólo hay una ruta para el tren y obstruirla es de graves consecuencias para quienes dependen de este transporte y las afectaciones económicas son muy grandes.
Bloqueos de entradas y salidas de Morelia, bloqueos en carreteras principales, en casetas de peaje. Todo esto para ellos representaría un problema y pérdida de tiempo y dinero importantes.

Esta situación que para los michoacanos es ya tan común, tan cotidiana y que aunque nos afecta a todos en nuestras actividades, parece que no hay nunca quien ponga orden, nadie que se atreva a poner un alto, sin temer a los costos políticos que esto conlleve.

Grupos de todo tipo, profesores, alumnos, egresados, universitarios, aspirantes a universitarios, sindicalizados, comuneros, grupos antigasolinazo, todos estos, que parecen tan distintos, pero que al final son los mismos, exactamente los mismos, son quienes tienen a Michoacán en jaque, son quienes por medio del chantaje reciben jugosas prebendas y beneficios, que no llegan nunca a los demás ciudadanos y al contrario ahuyentan a las pocas empresas que se atreven a venir a invertir en este estado y generar empleos.

Entre gobiernos corruptos y grupos corruptos, Michoacán no puede salir del atolladero, no hay quién quiera venir a sufrir la quema de sus vehículos, el robo de sus camiones repartidores o tráilers y que el gobierno no les pueda dar ninguna garantía.

Así lo pusieron los empresarios chinos, tan claro y franco.

Falta ver si el gobernador hace caso a estas quejas de personas que desde lejos, muy lejos se dan bien cuenta de cuánto afecta a Michoacán el crecimiento de estos grupos y que el Estado no aplique la ley.

La respuesta la sabremos en la próxima manifestación de estos grupos y sabremos entonces si podrá ser posible o no una relación comercial con China, o de otra forma, este sólo habrá sido un viajecito más de funcionarios y comitiva con cargo al erario público.