Los medios hoy / Cifras alegres (al 100%)

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Me figuro entonces que para el comisionado, los michoacanos estamos 95% a toda madre, 99% trankis, 89% con chamba, 97% relax, 99.8% contentos, 0.2% encabronados, 89% con ganas de agarrar el pedo el mero lunes

Me figuro entonces que para el comisionado, los michoacanos estamos 95% a toda madre, 99% trankis, 89% con chamba, 97% relax, 99.8% contentos, 0.2% encabronados, 89% con ganas de agarrar el pedo el mero lunes

El apoderado presidencial, Alfredo Castillo, piensa que la gente va a interponer más demandas ante las autoridades de justicia, no porque haya una mayor “incidencia delictiva”, sino porque las personas ahora sí ven con buenos ojos a los ministerios públicos, los policías y demás gente simpática, guapa y sonriente que labora en la Procuraduría

Morelia, Michoacán, 07 de junio de 2014.- El apoderado presidencial, Alfredo Castillo, considera que actualmente hay más denuncias porque “la gente le tiene más confianza a las instituciones”. Él piensa que la gente va a interponer más demandas ante las autoridades de justicia, no porque haya una mayor “incidencia delictiva”, sino porque las personas ahora sí ven con buenos ojos a los ministerios públicos, los policías y demás gente simpática, guapa y sonriente que labora en la Procuraduría.

El señor encomendero no se toma la molestia de explicar con pelos y señales la metodología de su aserción.

Es como los hoteleros que, en contubernio con la Secretaría de Turismo, dan cifras alegres de la ocupación hotelera, y para que se vea más creíble no dudan en ponerle cifras rebuscadas hasta con puntos, décimas y centésimas: “noooooo pos ora este año nos fue re-bien porque tuvimos un 98,9.53% de ocupación hotelera”.

Ambos sectores (Turismo y hoteleros) se vanaglorian con semejantes números sin explicar a detalle la metodología de su elaboración; como si al emitir el mensaje esperasen del consumidor de noticias una retroalimentación a manera de “¡Woooooooooooow, esos del gobierno son unos chingones, me cai que sí!”. Es la información a destajo, a granel, para la masa amorfa que pocas veces repara en el análisis.

Me figuro entonces que para el comisionado, los michoacanos estamos 95% a toda madre, 99% trankis, 89% con chamba, 97% relax, 99.8% contentos, 0.2% encabronados, 89% con ganas de agarrar el pedo el mero lunes y 75% con ganas de que gane Alemania.

El mismo pecado comenten los partidos políticos que durante el proceso electoral nos inundan con estadísticas, cifras y encuestas casi casi para decirnos: “no se molesten en apoyar a otros candidatos, nosotros ya nos los chingamos, y si no nos creen… ahistán las cifras”.

De los partidos políticos y sus candidatos siempre obtendremos “sus” números, pero jamás la metodología real de dónde los sacaron, pese a que la norma ya los obliga. Tampoco tendrán la valentía de decirnos que LA ENCUESTA PUBLICADA HOY, YA NO SIRVE PARA EL DÍA SIGUIENTE. Es decir, todos sus datos, números y cifras tienen caducidad.

Yo sólo espero que esta semana no me pegue más del 50% el dolor de mi colitis porque de lo contrario, estoy 100% segura de mandar a todos a chin… a su …dre con todo y sus alegres cuentas.

¿QUIERE GOBERNAR JARA?

Salvador Jara se encuentra con el típico dilema de la ciencia política: hay dos tipos de personas que podrían gobernar, el que sabe y el popular, o sea, el dilema de la aristocracia vs democracia. En la democracia puede gobernar cualquiera y las preguntas serían ¿quiere y puede? De querer, pos sí quiere, ¿Y de poder?, eso sí quien sabe. Cuando la aristocracia gobierna también se enfrenta a las mismas preguntas: ¿quiere y puede? De poder pus sí puede, pero de querer, eso sí quien sabe. Lo ideal sería un gobierno popular que tome en cuenta la opinión científica para la toma de decisiones, es decir, la antítesis del Peje.

EL GERBER, BORRÓN Y CUENTA NUEVA

Sorprendió el secretario de Gobernación, Osorio Chong en su última visita a Michoacán, pero no tanto como su declaración: No hay cuentas pendientes con el hijo de Fausto. Y como dijera don Lorenzo Benavides en la película El Gallo de Oro: “Una más gallero…” el hijo del gobernacho, don Faustacho ya la libró, no solo de sus presuntos vínculos con la maña, sino porque literalmente fue él quien le dio en la torre a todo el sistema gubernamental de su padre. Qué loco.

¡¡Buen lunes para toditooooooooooos!!