Los medios hoy / El rataplan de Ernesto

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
El asunto del jovencito Ernesto, dice la nota, no es reciente; desde el año pasado se ha rastreado su andar en este caso que también involucra al alcalde de Zitácuaro, Juan Carlos Campos

El asunto del jovencito Ernesto, dice la nota, no es reciente; desde el año pasado se ha rastreado su andar en este caso que también involucra al alcalde de Zitácuaro, Juan Carlos Campos

Ernesto Núñez es el típico caso de los jóvenes políticos protagonistas, de esos que no dudan en pagar una cantidad equis de dinero al IMDE para comprar un reconocimiento como “el mejor diputado” y ganarse un premio patito que se denomina “Tlatoani”

Morelia, Michoacán, 23 de julio de 2014.- Del joven diputado Ernesto Núñez (priísta que se encuentra en calidad de préstamo al PVEM) se podrá decir lo que se guste, pero jamás que es una persona poco precavida; él siempre trabaja para el próximo proyecto político y busca tener un “guardadito” para hacerle frente a ese gasto que se avecina, por eso no es extraño que hoy en el periódico REFORMA se le acuse de intentar desviar dinero público para su bolsa, claro, aprovechando su cargo de legislador.

El asunto del jovencito Ernesto, dice la nota, no es reciente; desde el año pasado se ha rastreado su andar en este caso que también involucra al alcalde de Zitácuaro, Juan Carlos Campos, y en la acusación hecha por la promotora cultural, Verónica Loaiza, se señala a detalle cómo el diputado le gestiona del Congreso, y fuera de todo concurso, seis millones de pesos para un evento cultural, el cual está presupuestado en millón y medio. Ya en la negociada, Ernesto y el acalde le explican a la promotora que dos millones son para el diputado, 2.5 millones “para el municipio” y el resto… me imagino que para el festival (qué oso, por eso los festivales son tan feos).

La promotora sabe que solo recibe un millón y medio pero debe comprobar seis millones, lo cual suena brutal y cochinamente difícil. Sin embargo, para el Verde-priísta no hay dificultades: “…documentar lo más. O sea, un evento, inventas el doble”. “Hay gente que saca 10 millones y hacen uno”, le explica para motivarla. Afortunadamente la promotora no cae en el perverso juego y decide denunciar.

Me imagino que ya con el rataplán ventilado en los medios, Ernesto tendrá que generar una pizca de inteligencia para explicarnos a los michoacanos las razones de esta intentona de desvío de recursos. Lo valiente sería reconocer que resultó ser un plan estúpido y ofrecer su renuncia ipso facto para dejarle el cargo a su suplente, el joven antrero Jonathan Sanata (de quien luego platicaremos). La otra opción es sentarse frente a los medios y hacer lo que hizo su homólogo japonés. Aunque claro, por su antecedente priísta de buena cepa podrá decir: “esa voz no es mía” y sacarse de la manga algún pretexto como el de Purificación Carpinteyro. Otra opción, considerando su perfil, podría ser la que expresó el candidato a alcalde de San Blas: “Sí robé, pero nomás poquito” y tal vez gané la presidencia municipal de Morelia para la próxima contienda. No nos espantemos, todo puede suceder.

Ernesto Núñez es el típico caso de los jóvenes políticos protagonistas, de esos que no dudan en pagar una cantidad equis de dinero al IMDE para comprar un reconocimiento como “el mejor diputado” y ganarse un premio patito que se denomina “Tlatoani”.

El problema con Ernesto es que si a estas alturas del juego político ha negociado de esta manera, no me gustaría pensar que hizo lo mismo como funcionario municipal y estatal.

OTRA VEZ PASALAGUA

Desconozco si la estrategia del visitado, don Alfredo Castillo, tiene algún perfil científico, eso que pomposamente le llaman “trabajos de inteligencia” para primero aprehender y luego reaprehender al líder transportista José Trinidad Martínez Pasalagua. Lo único que a uno le queda por intuir es que ahora con su recaptura, su posible liberación se antoja ya harto difícil.

No suena descabellado que Pasalagua pudiera ser colaborador de los templarios, después de todo la red de transporte público es enorme y se presta para muchas cosas… no solo para llevar y traer gente. Tan solo los radio-taxis son un elemento importante de radio comunicación para los criminales, quienes para ubicar al vehículo de una víctima solo tienen que ordenárselo a los ruleteros y en cuestión de minutos obtendrán un resultado favorable. Los transportistas pues, intimados u obligados se convierten en los ojos de los criminales en cualquier ciudad, pero eso lo tendrá que comprobar la autoridad.

¡¡Buen miércoles para toooooodos!!