Los muertos políticos (Por: Diego Leal Corral)

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
El autor es el Dr. Diego Leal Corral, catedrático de la Universidad Contemporánea de las Américas Morelia; con estudios en Comunicación Política en la Universidad Complutense de Madrid, así como en el Instituto Universitario de Investigación Ortega y Gasset

El autor es el Dr. Diego Leal Corral, catedrático de la Universidad Contemporánea de las Américas Morelia; con estudios en Comunicación Política en la Universidad Complutense de Madrid, así como en el Instituto Universitario de Investigación Ortega y Gasset

Hay personajes que aunque estén disfrutando los placeres de la vida, en el plano político pareciera que ya no tienen cabida y que su futuro político ya está muerto y enterrado

Morelia, Michoacán, 02 de noviembre de 2018.- En estas fechas es normal que las familias mexicanas nos acordemos de nuestros familiares y amigos que se nos adelantaron en el camino y que ahora duermen el sueño de los justos, pero en el escenario político también hay personajes que aunque estén disfrutando los placeres de la vida, en el plano político pareciera que ya no tienen cabida y que su futuro político ya está muerto y enterrado.

Entre los muertos tenemos que destacar el caso del partido Nueva Alianza. Creado por la hoy libre Elba Esther Gordillo. Nueva Alianza fungió como brazo político de la poderosa maestra que en sus mejores tiempos controlaba 2 millones de votos originados en el sindicato más grande de América Latina. Sin embargo, con su encarcelamiento y sin su operación política, Nueva Alianza se convirtió en un muerto viviente, realizando alianzas con partidos políticos mayoritarios y sin tener un verdadero sentido social ni candidatos competitivos. Terminó por cavar su tumba al aliarse al PRI en las pasadas elecciones presidenciales, lo que le supuso su muerte política. Y pragmática como es “la maestra” no veo que reviva a su partido, por el contrario, seguirá vendiendo caro su amor, pero sin un instrumento institucional de por medio.

En el plano nacional otro que se antoja difícil que vuelva por sus fueros es el ex candidato presidencial del PAN Ricardo Anaya. Pese a su juventud y su excelente oratoria e inteligencia, Anaya sabe que haber obtenido la peor cosecha electoral, amén de dejar al PAN en una profunda división no le trae consigo buenas cuentas para volver a figurar en el partido o en la política nacional, tanto que incluso hoy que Marko Cortés y Manuel Gómez Morín se disputan la presidencia nacional del partido albiazul, ambos critican la gestión y candidatura de Anaya y lo ven como el principal culpable de la debacle panista.

En el plano local hay varios actores que se ve difícil que vuelvan a figurar, aunque en política nunca se está del todo muerto, ahí está el caso de Cristóbal Arias, quien tras años de no figurar en la política, hoy es senador de la República y serio aspirante a convertirse en el próximo gobernador, pero volvamos con el tema del artículo.

Dos ex panistas vueltos independientes pareciera que tienen su futuro determinado. Luisa María Calderón y Alfonso Martínez perdieron en las elecciones pasadas y sobre todo este último se jugaba más que la ex senadora, ya que las responsabilidades, omisiones y corrupciones de un ejecutivo son mucho más fácilmente verificables que las de un legislador.

A pesar de que Alfonso Martínez ha salido a dar opiniones sobre temas nacionales para tratar de mantenerse en los reflectores de la opinión pública, la realidad es que en estos días los funcionarios actuales de la administración municipal han sacado a relucir algunas inconsistencias en las cuentas que entregó el ex munícipe, aunado a los miles de baches que dejó el ex presidente municipal por toda la ciudad que hacen que nos acordemos de él constantemente, aunque de manera poco favorable lo que nos recuerda que muchos morelianos más que alegrarse por la victoria de Morón, lo hicieron por la derrota de Alfonso.

En cuanto a “Cocoa”, ya sin su grupo político, por cierto, una mayoría de éste apoyando a su antiguo rival en el PAN Marko Cortés, y sin poder en el partido que fundara su padre, se antoja difícil que sobresalga nuevamente en política. Seguramente estará liderando proyectos de corte social, pero no la veo compitiendo nuevamente para algún cargo público. Con tres derrotas consecutivas en su palmarés político y sin el respaldo de un partido político nacional seguramente dejará la arena política en espera de que el grupo calderonista sobresalga de las cenizas tal vez en forma de un nuevo partido político donde podrían tener cabida no solo Cocoa sino muchos ex panistas que se siguieron a Alfonso en su aventura independiente.

No podíamos terminar esta columna sin acordarnos de otro derrotado en las pasadas elecciones. El ex gobernador Fausto Vallejo siempre ha sido un personaje político de peso en la política moreliana, sin embargo, ese peso no se vio reflejado en las pasadas elecciones, lo que le debió mandar una clara señal de que los compadrazgos con los líderes de las colonias populares y tenencias de Morelia no son suficientes y sin la fuerza del voto duro y corporativo del PRI se antoja difícil que vuelva a ser competitivo, mucho menos con un partido como el PES que también perdió el registro nacional aunque aquí en Michoacán, Vallejo lo salvó de la muerte.

Feliz día de muertos estimados lectores, nos leemos el próximo viernes.