Los suspirantes… AMLO, con la mesa puesta

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
La mesa esta puesta, las condiciones están dadas, para cambiar la Constitución General de la República a modo y casi sin oposición. Ojalá que eso no pase y en seis años tengamos elecciones

La mesa esta puesta, las condiciones están dadas, para cambiar la Constitución General de la República a modo y casi sin oposición. Ojalá que eso no pase y en seis años tengamos elecciones

Esperemos que no, pero si el virtual presidente electo de México cayera en la tentación de confirmarse como dictador, tendrá por lo menos los siguientes tres años para hacerlo, toda vez que la mayoría decidió obsequiarle un Congreso de la Unión sumiso a sus intereses

Morelia, Michoacán, 02 de julio de 2018.- Hoy amanecemos con un virtual presidente electo de México como Andrés Manuel López Obrador, que tras 18 años ininterrumpidos de campaña presidencial tiene la mesa puesta para lo que quiera.

Ojalá y su discurso del domingo por la noche tuviera realmente relación con lo que pretende ejecutar al frente de la Presidencia de la República, pero no por nada en campaña fue llamado el candidato “Chimoltrufio”, pues “así como dice una cosa, dice –y hace- otra”.

Muchos opinadores nacionales e internacionales han hablado reiteradamente del perfil dictatorial de López Obrador, quien impone candidaturas y puestos dentro de su partido, el Morena, como en su momento lo hizo en menor medida en el Gobierno del Distrito Federal, donde tenía que repartir posiciones con las tribus de su ex partido, el PRD.

Esperemos que no, pero si el virtual presidente electo de México cayera en la tentación de confirmarse como dictador, tendrá por lo menos los siguientes tres años para hacerlo, toda vez que la mayoría decidió obsequiarle un Congreso de la Unión sumiso a sus intereses.

Hasta el momento en que estas líneas se escriben, más de la mitad de los electores mexicanos decidieron otorgarle a López Obrador, como pidió, la mayoría en las Cámaras de Diputados y de Senadores.

Así, según el PREP y hasta el momento en que estas líneas se escriben, el tabasqueño se perfila para quedarse a través del Morena, el PT y el PES con 220 de las 300 diputaciones federales de mayoría, mientras que la coalición “Por México al Frente” (PAN-PRD-Movimiento Ciudadano) obtendría 62; la coalición “Todos por México” (PRI-PVEM-Nueva Alianza) 12; el PAN solo 5; y, el PRI solo 1.

Esto, a reserva de que se entreguen también las 200 diputaciones plurinominales, de las cuales la coalición “Juntos Haremos Historia” de López Obrador podría quedarse con casi la mitad.

Pero además, en el Senado la cosa no es muy distinta hasta este momento Morena, PT y PES se están perfilando para quedarse con 50 de 62 escaños de mayoría relativa, tocando 12 al Frente, 1 al PRI y 1 a Movimiento Ciudadano y aún sin repartir las 32 posiciones de mayoría relativa ni las 32 plurinominales.

Fácilmente, las huestes afines al tabasqueño tendrán más de 75 de los 128 escaños en la Cámara de Senadores.

La mesa esta puesta, las condiciones están dadas, para cambiar la Constitución General de la República a modo y casi sin oposición. Tal vez sin pensarlo lo suficiente, la mayoría lo puso así. Ojalá que eso no pase y en seis años tengamos elecciones.

COMENTARIOS Y SUGERENCIAS: www.atiempo.mx / atiempomx@gmail.com