Los suspirantes… El re-destape de Silvano

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Al final de cuentas se trata de un hábil político haciendo política y tratando de darle su lugar a su partido, cuando al mismo tiempo otros de sus copartidarios sólo están pensando en entregarlo al mesías tropical

Al final de cuentas se trata de un hábil político haciendo política y tratando de darle su lugar a su partido, cuando al mismo tiempo otros de sus copartidarios sólo están pensando en entregarlo al mesías tropical

En política no hay casualidades, y por lo tanto no es casualidad que las declaraciones del gobernador de Michoacán se hagan en la Ciudad de México, para captar reflectores nacionales, ni el hecho de que ocurran sólo unos días después de las elecciones en el Estado de México

Morelia, Michoacán, 09 de junio de 2017.- Cuando el tema parecía haberse diluido, el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, volvió a ser noticia nacional con su reiterado interés por ser el candidato presidencial del PRD.

El mandatario estatal fue más allá, pues tras afirmar que participará en el proceso de 2018, calculó que será en octubre o noviembre cuando deberá estar solicitando licencia al cargo de titular del Ejecutivo estatal.

Sin embargo, como he dicho antes, Silvano Aureoles está viendo otros escenarios y trae objetivos muy distintos a los que podrían pensarse de botepronto.

En política no hay casualidades. Y por lo tanto no es casualidad que estas declaraciones se hagan en la Ciudad de México, para captar reflectores nacionales, ni el hecho de que ocurran sólo unos días después de las elecciones en el Estado de México.

Los comicios mencionados, así como los de Veracruz y Nayarit –donde el PRD fue en alianzas encabezadas por el PAN-le significaron al sol azteca un respiro y un crecimiento electoral que lo revitaliza y lo consolida como el fiel de la balanza para las elecciones presidenciales de 2018.

Sin embargo, también dejan a un posible nuevo aspirante presidencial, en el caso del ex candidato perredista en el Estado de México, Juan Zepeda, que sin ganar la elección, aun quedando en tercer lugar, logró levantar una votación que rondaría el 5% hasta casi el 18%.

Por eso no dudo que el re-destape de Silvano Aureoles tenga relación con el hecho, aunque hay dos escenarios que puede estar visualizando:

El primero, que de verdad le interesa la candidatura presidencial y quiere aprovechar la cresta de la ola, la inercia positiva, para posicionarse en la escena nacional.

O bien, el segundo, abonarle al trabajo que ya hicieron los perredistas del Estado de México, así como de Veracruz y Nayarit, para reforzar esa tendencia positiva y evitar que ésta se esfume con el paso de los meses.

Independientemente de cuál de estos dos panoramas esté observando el gobernador de Michoacán, lo cierto es que sus palabras no necesariamente se tienen que interpretar de manera literal en todos los casos.

Al final de cuentas se trata de un hábil político haciendo política y tratando de darle su lugar a su partido, cuando al mismo tiempo otros de sus copartidarios sólo están pensando en entregarlo al mesías tropical.

COMENTARIOS Y SUGERENCIAS: www.atiempo.mx / atiempomx@gmail.com