Los suspirantes… Morón, ¿contra Alfonso y Chavo?

Creo yo que muchas de las acciones de los gobiernos de los tres órdenes tienen intencionalidades políticas, pero en este caso me parece que no es así, sino más bien lo veo como una forma de marcar un límite en los “usos y costumbres” que se tenían en Morelia

Creo yo que muchas de las acciones de los gobiernos de los tres órdenes tienen intencionalidades políticas, pero en este caso me parece que no es así, sino más bien lo veo como una forma de marcar un límite en los “usos y costumbres” que se tenían en Morelia

Para confirmar que no hay ingredientes políticos en las decisiones del actual gobierno municipal, Raúl Morón deberá aplicar leyes y reglamentos de forma pareja, tajante y clara, que no deje lugar a dudas, lo mismo para adversarios políticos que para aquellos que son sus aliados

Morelia, Michoacán, 31 de enero de 2019.- Tras las clausuras y sendas multas del Ayuntamiento de Morelia contra dos establecimientos comerciales vinculados con dos ex presidentes municipales, no ha faltado quien quiere ver factores político-electorales.

Y es que el gobierno de Raúl Morón Orozco, emanado com candidato externo del Morena y del PT, actuó ahora sí contra el Hotel Casa Madero, del ex alcalde independiente Alfonso Martínez Alcázar, así como contra el Café Europa, de la familia del dos veces presidente municipal por el PAN, Salvador López Orduña.

Creo yo que muchas de las acciones de los gobiernos de los tres órdenes tienen intencionalidades políticas, pero en este caso me parece que no es así, sino más bien lo veo como una forma de marcar un límite en los “usos y costumbres” que se tenían en Morelia, donde por una especie de “cortesía” o  “respeto” mal entendidos, los alcaldes en funciones eran omisos a la hora de sancionar acciones irregulares de sus antecesores.

Ya aclaró el secretario del Ayuntamiento, Humberto Arroniz Reyes, que el permiso del que gozaba el ex alcalde independiente no fue aprobado durante su administración, sino antes, durante el gobierno provisional de Salvador Abud Mirabent, emanado del PRI.

Sin embargo, también señaló que dicho permiso había fenecido hace más de un año, que se incurrió en irregularidades al anclar una tarima al piso en pleno Centro Histórico de Morelia y que en dos ocasiones se había requerido al establecimiento para regularizar su situación.

En el caso del Café Europa, la falta es menos grave, pero no por ello digna de ser ignorada, pues una sucursal instaló más mesas y sillas de las permitidas en uno de los portales de Morelia, pero además no deja libre el paso peatonal como lo pide la autoridad municipal.

Si bien la sanción podría parecer de tipo político por castigar a Alfonso Martínez en su posible interés por regresar a la alcaldía -ahora con las siglas de un partido político-, ello se desacreditaría al sancionar también a la familia de Chavo López, pues él ya no tiene aspiración política alguna, ya que desde 2015 abandonó al PAN para apoyar al candidato del PRI a la gubernatura, Ascensión Orihuela Bárcenas, y en 2018 apoyó al candidato a alcalde del PVEM, Constantino Ortiz García.

A la postre, hoy López Orduña navega sin partido.

Ahora, para confirmar que no hay ingredientes políticos en las decisiones del actual gobierno municipal, Raúl Morón deberá aplicar los reglamentos municipales de forma pareja, tajante y clara, que no deje lugar a dudas, lo mismo para adversarios políticos que para aquellos que son sus aliados.

Esperemos que así lo haga, porque si no cumple lo señalaré puntualmente.

COMENTARIOS Y SUGERENCIAS: www.atiempo.mx / atiempomx@gmail.com