Los suspirantes… ¿Quién gana y quién pierde en los comicios de 2017?

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Morena, PAN, PRI y ahora también el PRD, serán fundamentales en la determinación del próximo presidente de México

Morena, PAN, PRI y ahora también el PRD, serán fundamentales en la determinación del próximo presidente de México

Se equivocaron aquellos que pretendían convertir la carrera presidencial de 2018 en una competencia parejera entre dos, el Morena y el PAN, pues los resultados de las elecciones del domingo 4 de junio demuestran que habrá por lo menos cuatro partidos protagonistas para los comicios del año venidero

Morelia, Michoacán, 05 de junio de 2017.- Se equivocaron aquellos que pretendían convertir la carrera presidencial de 2018 en una competencia parejera entre dos, el Morena y el PAN, pues los resultados de las elecciones del domingo 4 de junio demuestran que habrá por lo menos cuatro partidos protagonistas para los comicios del año venidero.

En términos numéricos, de acuerdo con datos que arrojan los Programas de Resultados Electorales Preliminares (PREP), en las elecciones de gobernador, el Estado de México fue para el PRI y sus aliados, lo mismo que Coahuila, mientras que en Nayarit el PAN y el PRD obtuvieron una aplastante victoria.

Panistas y perredistas también salieron victoriosos, con amplio, muy amplio margen, en el caso de las elecciones de Veracruz.

ESTADO DE MÉXICO

La elección que más llamó la atención fue la del Estado de México, uno de los bastiones priistas que aún quedan en el país, el cual con trabajos logró retener el famoso Grupo Atlacomulco.

Sin embargo, por primera vez en su historia, el PRI tuvo una competencia muy cerrada, de acuerdo con el PREP, de 33.72% contra 30.81% del Morena, 17.79% del PRD y sólo 11.29% del PAN.

Seguramente esta elección será muy impugnada, pues fueron evidentes las irregularidades cometidas por priistas y morenos, sobre todo los primeros, y el dueño nacional del Morena, Andrés Manuel López Obrador, ya dejó ver que no aceptará el triunfo de Alfredo del Mazo ni admitirá la derrota de su “Juanita”, Delfina Gómez.

La sorpresa en esta elección fue la elevada votación obtenida por el perredista, Juan Zepeda, que superó el millón de votos, y en caso de haber ido en alianza con López Obrador lo hubiera hecho ganar, mientras que la frustrada coalición con el PAN también le hubiera dado considerables posibilidades de triunfo.

En tanto, la panista Josefina Vázquez Mota se desmoronó hasta la cuarta posición, dicen algunos analistas que en las últimas tres semanas muchos de sus simpatizantes prefirieron dar su voto útil, en su mayoría a Alfredo del Mazo, aunque también hubo quienes hartos del PRI se inclinaron por Delfina Gómez.

COAHUILA

El otro bastión priista que estuvo en juego, Coahuila, tampoco fue nada fácil para las huestes del tricolor, que lograron también un apretado triunfo en la elección por la gubernatura de 38.31% para Miguel Riquelme, contra un 36.81% del panista Guillermo Anaya.

En esa elección otros partidos de plano no pintaron, el Morena ni siquiera presentó candidato, y cabe hacer mención de que también fue la primera ocasión en la historia en que el PRI se topó con una competencia seria en ese estado.

NAYARIT

Este es un caso más en la seguidilla de éxitos entre las alianzas conformadas por el PAN y el PRD, aunque encabezadas por el primero.

De acuerdo con el PREP, en la elección de gobernador el panista Antonio Echevarría se alzó con una contundente victoria de 38.66% contra el priista y candidato oficial, Manuel Cota, que se quedó sólo en 26.82%, casi 12 puntos por debajo.

En esta elección, el candidato del Morena, Miguel Ángel Navarro, se quedó muy lejos, con 11.95% de los votos, sólo un poco más de 200 votos arriba de Hilario Ramírez, el famoso “Layín”, que compitió como candidato independiente.

VERACRUZ

Contrario a lo que los perredistas pro-obradoristas señalan, Veracruz fue otro ejemplo de una coalición exitosa entre el PAN y el PRD, aunque otra vez encabezada por el primero.

La victoria de esta coalición en uno de los estados más poblados y estratégicos del país en materia de elecciones, fue de tal magnitud que de acuerdo con datos del PREP se han alzado con el triunfo en 112 de 212 municipios, mientras que la antes hegemónica alianza PRI-PVEM sólo alcanzó 36 ayuntamientos.

Más atrás vienen Nueva Alianza con 18 municipios; Morena con 17; Movimiento Ciudadano con 9; PES con 6; PVEM (sólo) 4; PT 4; PRI (sólo) con 3; y 3 ayuntamientos más para candidatos independientes.

¿QUIÉN GANÓ Y QUIÉN PERDIÓ EN REALIDAD?

Pero en resumen y más en concreto, ¿quién gana y quién pierde en estas elecciones?

PRI

Por lo pronto, el PRI conservó dos de sus bastiones, Estado de México y Coahuila, pero a muy alto costo, pues pese a sus mañas y artilugios la oposición le viene quemando los talones en ambos casos.

Cae contundentemente en Nayarit y se desploma trepidantemente en Veracruz, ya sin el control que tenían los Fidel Herrera, los Javier Duarte y sus antecesores.

El tricolor se mantiene con vida para enfrentar la elección presidencial, pero a estas alturas aún le falta un eventual candidato competitivo.

Morena

En cuanto al Morena, es muy sonado que ganó territorio en el Estado de México, casi alcanzando en la votación al hegemónico PRI, pero su líder López Obrador cometió un gravísimo error al no haber sido hábil para negociar una alianza con el PRD que le habría dado un triunfo contundente.

Este partido se queda una vez más en la rayita y sigue sin tener una sola gubernatura.

Además, en Coahuila sigue sin presencia, en Nayarit su participación sigue siendo marginal y en Veracruz, después de la copiosa votación que obtuvo en la elección de gobernador en 2016, el Morena tendría que haber esperado no menos de 60 ó 70 alcaldías, y se quedó muy por debajo de las expectativas.

En el Estado de México, este partido se entusiasma, pero pierde, y por mucho en las otras tres elecciones, pese a lo cual sigue siendo un fuerte contendiente para la elección presidencial de 2018.

PRD

Por lo que al PRD se refiere, este partido ha logrado respirar, cuando muchos lo daban por muerto. Juan Zepeda suena ahora como aspirante a la dirigencia nacional, cuando en septiembre salga Alejandra Barrales.

En Coahuila no llegó ni al 2% de la votación, pero sus alianzas con el PAN le dieron sonados triunfos en Nayarit y Veracruz, mientras que en el Estado de México había quienes apostaban a que el sol azteca quedaría en el 5 ó 6% de la votación en el mejor de los casos, pero en los hechos los resultados se triplicaron.

PAN

El PAN, por su parte, logró sendas y rotundas victorias en sus alianzas con el PRD, tanto en Nayarit como en Veracruz.

En Coahuila su jefe nacional, Ricardo Anaya, asegura que se obtendrá el triunfo en la mesa, pero aunque se pierda se tuvo un avance como nunca antes.

Sin embargo a los panistas deben preocuparles los resultados del Estado de México, donde Josefina Vázquez se fue hasta el cuarto lugar, muy lejos de los punteros y hasta del tercer lugar.

No hay que olvidar que si en la elección presidencial hay tres estados particularmente estratégicos esos son la Ciudad de México, Veracruz y el Estado de México, y sólo tienen buenos números en uno de ellos.

CONCLUSIÓN

Como decía al principio de esta columna, sin descontar que partidos como Nueva Alianza y Movimiento Ciudadano, incluso candidatos independientes, pueden llegar a incidir, mi conclusión es que son cuatro y no dos los partidos protagonistas de la próxima elección presidencial, unos solos y otros conformando alianzas, pero Morena, PAN, PRI y ahora también el PRD, serán fundamentales en la determinación del próximo presidente de México.

COMENTARIOS Y SUGERENCIAS: www.atiempo.mx / atiempomx@gmail.com