Los suspirantes… ¿Se puede anular la elección presidencial?

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Veo un hecho consumado y las dudas sobre lo que será el próximo sexenio crecen cada día más.

Veo un hecho consumado y las dudas sobre lo que será el próximo sexenio crecen cada día más.

Ante la ilegalidad que ronda el famoso Fideicomiso “Por los demás”, creado por el virtual candidato ganador de la elección presidencial, Andrés Manuel López Obrador, se han alzado voces que exigen la nulidad de la elección de presidente de la República

Morelia, Michoacán, 23 de julio de 2018.- Ante la ilegalidad que ronda el famoso Fideicomiso “Por los demás”, creado por el virtual candidato ganador de la elección presidencial, Andrés Manuel López Obrador, se han alzado voces que exigen la nulidad de la elección de presidente de la República.

Se alude al artículo 41 de la Constitución General de la República, en el cual se establecen como causales de la nulidad de la elección los siguientes tres delitos graves:

– Exceder el gasto de campaña en 5% del monto total autorizado.

– Adquirir tiempo en radio o televisión fuera de los supuestos previstos en la ley

– Usar recursos de procedencia ilícita o recursos públicos en las campañas.

Aunque estoy convencido de que se excedieron por mucho más del 5% los gastos de campaña del candidato presidencial del Morena, pues presenciamos la campaña electoral más cara de la historia (de lo cual ya he hablado en otros momentos), también veo que no hay interés de las instituciones por moverle a ese tema.

Sin embargo, los detractores de López Obrador –justificados o no- se remiten al tema del uso de recursos de procedencia ilícita en las campañas.

Aquí cabe aclarar que, de acuerdo con la legislación electoral en el país, se establece que en cualquiera de los tres casos de nulidad ante mencionados, las violaciones se considerarán como determinantes cuando la diferencia entre la votación obtenida entre el primero y el segundo lugar sea menor al 5%, entonces se convocaría a una elección extraordinaria.

Y como hemos visto, los ingenieros electorales nacionales e internacionales que participaron en el proceso electoral e incluso desde 5 años antes en México, se encargaron de que la diferencia en los sufragios no fuera así.

Por lo tanto, tomando en consideración ese argumento legal, así como la tibieza con la cual el INE ha venido tratando a López Obrador y sus huestes a lo largo de los últimos años, puedo predecir que no habrá nada parecido a la anulación de la elección presidencial, pues en todo caso el órgano electoral debió haber actuado de forma inmediata y no haberse esperado casi un año para que pasara la jornada electoral, para evitar desde un principio la ilegalidad de la cual todos teníamos noticia desde septiembre del año pasado.

Como se dieron las cosas, no importa ya que el virtual presidente electo se queje ahora de que hay un “complot” de la SHCP y de dos consejeros electorales, Ciro Murayama y Marco Antonio Baños en su contra.

Tampoco importará que las supuestas pruebas de López Obrador, que no son más que recibos de depósitos al Fideicomiso “Por los demás”, sean tan endebles que no demuestren que efectivamente los recursos se hayan aplicado.

Veo un hecho consumado, y las dudas sobre lo que será el próximo sexenio crecen cada día más.

COMENTARIOS Y SUGERENCIAS: www.atiempo.mx / atiempomx@gmail.com