Los suspirantes… Traidores y exigentes

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Las minorías pretenden aprovecharse del momento para tratar de imponerse a aquellos que en su momento construyeron y constituyeron una mayoría por la vía formal

Las minorías pretenden aprovecharse del momento para tratar de imponerse a aquellos que en su momento construyeron y constituyeron una mayoría por la vía formal

Tras la derrota electoral en la elección presidencial, un grupo de calderonistas exige la renuncia de Ricardo Anaya y su equipo a la dirigencia nacional, como si aquellos que en los hechos operaron en contra del candidato del PAN tuvieran la calidad moral para exigir lo que se debe hacer al interior de ese partido

Morelia, Michoacán, 12 de julio de 2018.- El calderonismo en general ha dado muestras a lo largo de más de dos años de que se comportan no sólo como traidores, sino también como unos miserables. Ahora hasta se regodean ante los resultados de las elecciones federales.

Tras la derrota electoral en la elección presidencial, un grupo de simpatizantes del ex presidente Felipe Calderón Hinojosa y la frustrada ex candidata independiente, Margarita Zavala Gómez del Campo, han promovido a través de una carta, un video y declaraciones en los medios de comunicación, su exigencia de que renuncien a la dirigencia nacional del PAN tanto Ricardo Anaya Cortés como Damián Zepeda Vidales y todo su equipo.

Sin hacer un mayor análisis del contexto general, lo atípica y lo manipulada que fue la elección presidencial de este año, los quejosos –entre quienes no firman sus jefes reales- aseguran que la del 1 de julio significa “la mayor derrota” para el PAN desde que se realizan elecciones competidas en el país.

Además, consideran necesario refundar al partido y exigen la renuncia del grupo que está en la dirigencia nacional porque a su juicio “no tienen legitimidad para seguir conduciendo al partido”.

En todo momento, los calderonistas, entre ellos Patricia Espinosa, Miguel Ángel Toscano y Javier Paz Zarza, así como Juan Miguel Alcántara Soria, Raquel Jiménez, Salvador Abascal Carranza y María Concepción Ramírez, omiten recordar que con Ricardo Anaya como dirigente nacional ganaron por primera vez en un solo año 7 gubernaturas.

Algo como eso el blanquiazul no lo había logrado en su historia, y mucho menos siendo oposición, ni lo lograron en su momento el propio Felipe Calderón como presidente nacional del PAN ni como presidente de México, o Vicente Fox Quesada siendo también mandatario federal.

Los calderonistas exigen como si tuvieran calidad moral para demandar lo que se debe hacer al interior de ese partido, como si en las campañas no hubieran operado en los hechos en contra de su candidato y abanderado presidencial de la coalición “Por México al Frente”.

¿O dónde están y dónde estuvieron calderonistas como la propia Margarita Zavala, como Ernesto Cordero Arroyo, Javier Lozano Alarcón, Germán Martínez Cázares y Gabriela Cuevas Barrón?

Sin omitir que los anayistas cometieron errores y excesos en las designaciones de candidatos y en el proceso electoral, lo que estamos viendo es algo que suele ocurrir en todos los partidos en momentos de crisis: Las minorías pretenden aprovecharse del momento para tratar de imponerse a aquellos que en su momento construyeron y constituyeron una mayoría por la vía formal.

COMENTARIOS Y SUGERENCIAS: www.atiempo.mx / atiempomx@gmail.com