Los suspirantes… Votar bajo amenaza

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
¿Estaremos dispuestos la mayoría de los mexicanos que no nos hemos pronunciado a su favor a ceder a esos chantajes, presiones y amagos? Si queremos elecciones limpias y libres, yo espero que no.

¿Estaremos dispuestos la mayoría de los mexicanos que no nos hemos pronunciado a su favor a ceder a esos chantajes, presiones y amagos? Si queremos elecciones limpias y libres, yo espero que no.

Nada más eso faltaba, que a la de por sí complicada tarea de elegir entre los candidatos presidenciales al “menos peor”, ahora uno de ellos amenace al país con “soltar al tigre” –que él da a entender que tiene amarrado- en caso de no ganar las elecciones

Morelia, Michoacán, 13 de marzo de 2018.- Nada más eso faltaba, que a la de por sí complicada tarea de elegir entre los candidatos presidenciales al “menos peor”, ahora uno de ellos amenace al país con “soltar al tigre” –que él da a entender que tiene amarrado- en caso de no ganar las elecciones.

La semana pasada, ante los principales banqueros del país reunidos en Acapulco, comparecieron los seis aspirantes presidenciales que quedan: Andrés Manuel López Obrador por la coalición “Juntos Haremos Historia”; Ricardo Anaya Cortés por la coalición “Por México al Frente”; y, José Antonio Meade por la coalición “Todos por México”; así como los independientes Jaime Rodríguez Calderón, alias “El Bronco”; Margarita Zavala Gómez del Campo; y, Armando Ríos Piter, alias “El Jaguar”.

De entre ellos, el dueño nacional del Morena, Andrés Manuel López Obrador, dejó ver una vez más su aspecto intolerante y de dictador en ciernes, pues después de asegurar a los banqueros que de ser él presidente de México no habrá mayores cambios, pues no se modificarán los impuestos ni se expropiará la banca, advirtió no muy veladamente que si él no gana la elección habrá violencia en el país.

Lo que respondió López Obrador cuando se le preguntó si aceptará su derrota en caso de perder las elecciones del próximo 1 de julio fue lo siguiente:

“Tengo dos caminos: Palacio Nacional o Palenque, Chiapas. Si las elecciones son limpias, son libres, me voy a Palenque, Chiapas, tranquilo”.

“Si se atreven a hacer un fraude electoral, me voy también a Palenque, y a ver quién va a amarrar al tigre. El que suelte el tigre que lo amarre. Yo no voy a estar deteniendo a la gente luego de un fraude electoral. Así de claro”.

Como es sabido, López Obrador no concibe la posibilidad de perder ninguna elección, y menos ahora que las encuestadoras se han encargado de ponerlo en los cuernos de la luna –más allá de lo fallidas que han resultado las encuestas en las elecciones de los últimos años a lo largo y ancho del mundo-.

Entonces, como pasó en 2006 y en 2012, el ex jefe de Gobierno del Distrito Federal ha anticipado una vez más, que en caso de perder otra vez será sólo como producto de un fraude electoral y bien sabemos que el grueso de sus seguidores no es precisamente la más sensata y prudente, sino todo lo contrario, los más radicales, insensatos y violentos, entre los cuales la agresiva CNTE es de las organizaciones menos peligrosas que siguen ese vago proyecto de nación del tabasqueño.

¿Estaremos dispuestos la mayoría de los mexicanos que no nos hemos pronunciado a su favor a ceder a esos chantajes, presiones y amagos? Si queremos elecciones limpias y libres, yo espero que no.

COMENTARIOS Y SUGERENCIAS: www.atiempo.mx / atiempomx@gmail.com