Qué hacer después de los 60 (Por: Alejandro Vázquez Cárdenas)

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
El autor de este artículo es el reconocido Doctor Alejandro Vázquez Cárdenas

El autor de este artículo es el reconocido Doctor Alejandro Vázquez Cárdenas

En estos días de ajetreo electoral, cuando las personas están más atareadas y preocupadas que nunca en situaciones políticas, vale la pena distraerse un poco y recordar algunas cosas que revisten interés para todos lo que ya vamos de salida.

Morelia, Michoacán, 17 de abril de 2018.- El siguiente texto es una serie de consejos que circulan en múltiples sitios de la Internet, sobre todo en los blogs dedicados a las personas de la llamada “tercera edad” y  jubiladas. Reviso varios y no aparece el autor en los sitios investigados. En estos días de ajetreo electoral, cuando las personas están más atareadas y preocupadas que nunca en situaciones políticas, vale la pena distraerse un poco y recordar algunas cosas que revisten interés para todos lo que ya vamos de salida.

Transcribo.

“Es hora de usar el dinero que usted ahorro durante toda su vida.  Usarlo  para  usted, no para guardarlo para  que lo disfruten  los que no conocen el sacrificio de haberlo conseguido, generalmente personas que ni siquiera son de  la  familia: Yernos y nueras!!  Recuerde que no hay nada  más  peligroso que un Yerno con ideas.

Cuidado: No es época de inversiones por maravillosas que parezcan, estas solo le traerán angustias y esta época es para tener mucha  paz y tranquilidad.

Deje de preocuparse con la situación financiera de hijos y nietos.  No se sienta culpable de gastar su dinero en usted mismo. Probablemente, usted ya les ofreció lo que fue posible en  la  infancia  y juventud como una buena educación.   Ahora por tanto, la responsabilidad es de ellos.

Ya no es época de sostener a nadie de su familia. Sea un poco egoísta, más no usurero.  Tenga una vida saludable, sin grandes esfuerzos físicos.

Compre siempre lo mejor y más fino,  al fin y al cabo es para usted.

Recuerde que en esta época, un  objetivo clave es gastarse el dinero en usted, en sus gustos y caprichos.

Después de muerto el dinero solo genera odios y rencores.

Esté en todo momento limpio, tome un baño diario.  Sea vanidoso, frecuente al peluquero, arréglese las uñas,  vaya al dermatólogo, al dentista, y use perfumes y cremas con moderación.  Ya que ahora usted no es guapísimo,  esté por lo menos bien cuidado.

Nada de ser muy moderno, intente ser clásico.  Es triste ver gente mayor con peinados y atuendos hechos para jovencitos.

 Lea libros y periódicos, oiga radio, vea buenos programas en la TV,  ingrese a internet, envíe y responda e-mails, llame a los amigos.  Manténgase siempre actualizado.

Respete la opinión de los jóvenes  a pesar que a veces pueden estar equivocados.

Jamás use la expresión “en mis tiempos”,   Pues su tiempo es hoy

No caiga en la tentación de vivir con los hijos o nietos  aunque de vez en cuando vaya unos días como invitado.

Consiga más bien un ama de llaves que le acompañe y colabore con  las tareas del hogar y sólo  tome  esta decisión cuando no  de más o el fin esté bien próximo.

Hable poco y oiga más pues su vida y su pasado  sólo le interesan a usted mismo.   Si alguien le pregunta sobre esos asuntos, sea breve y  procure hablar de cosas  buenas y agradables.

Jamás se lamente de algo.

Hable en tono bajo y con cortesía.

No critique nada, acepte las situaciones tal como son.

Todo es pasajero.

Los dolores y las molestias estarán siempre presentes,   no las vuelva más problemáticas de lo que son hablando sobre ellas.  Trate de minimizarlas. Al final, ellas lo afectan solamente a usted  y son  problemas suyos y de sus médicos.

No permanezca tan apegado a la religión ahora de viejo, rezando e implorando todo el tiempo como un fanático. Lo bueno es que en breve, podrá hacer sus pedidos personalmente.

Ría, ría mucho, ría de todo, usted es un suertudo, usted ha tenido una vida, una larga vida y la muerte será solamente   una nueva etapa incierta, así como fue incierta toda su vida.

Si alguien le dice que ahora usted no hace nada de importancia,  no se preocupe.

Lo más importante ya fue hecho: usted y su historia, buena o mala,  ya sucedió.

Interesantes conceptos.