¿Qué hay detrás de las migraciones masivas en América Latina?

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
La autora, Alejandra Ortega, es subdirectora general de ATIEMPO.MX, con amplia trayectoria en medios de comunicación de Michoacán

La autora, Alejandra Ortega, es subdirectora general de ATIEMPO.MX, con amplia trayectoria en medios de comunicación de Michoacán

Esto refuerza la hipótesis de que quien está detrás de estos migrantes es alguien que es enemigo de Trump y pareciera que es muy complicado identificarlo porque el norteamericano tiene muchos enemigos, demasiados, pero no, no lo es. Trump tiene sólo un enemigo fuerte, muy fuerte

Morelia, Michoacán, 22 de octubre de 2018.- Aunque no son nuevas, sí despiertan sospecha porque lo que veíamos antes eran migraciones, que aunque pudieran ser continuas, no eran masivas. Recordemos los balseros cubanos o los mexicanos y centroamericanos que pasan hacia Estados Unidos guiados por un coyote. Esas son las imágenes cotidianas, a las que estábamos acostumbrados.

Pero ahora vemos situaciones muy distintas como la caravana hondureña, que más bien es centroamericana, con varios miles de personas que de pronto se pusieron todos de acuerdo para salir un día a buscar mejores oportunidades. Gente que va con niños y que esto provoca la preocupación de muchos.

Pero sigue pareciendo algo planeado porque van con banderas de su país, cosa extraña pues los migrantes más bien buscan pasar desapercibidos y no enarbolando banderas como lo haría un conquistador.

Todos sabemos que organizar a grupos de personas es una de las cosas más difíciles que hay, sobre todo cuando son miles y de diferentes países y culturas. Así que por ahí sucede algo que no nos han dicho.

Pero el temor de Donald Trump ante la caravana que muy pronto podría llegar a su frontera, es evidente, Trump no quiere que lleguen por nada del mundo, por ello ha presionado mucho a México para detenerlos. Incluso la Secretaría de Gobernación dijo que el gobierno norteamericano ofreció 20 millones de dólares a nuestro país para no dejar pasar a los migrantes.

O el que Mike Pompeo viniera a México para hablar con el canciller Luis Videgaray y presionar más para que se cerraran las fronteras en el sur. Incluso ha dicho que quienes están detrás de esta caravana son fuerzas externas y no son orgánicas, pues no es esto un grupo de personas que se juntan casualmente.

Esto refuerza la hipótesis de que quien está detrás de estos migrantes es alguien que es enemigo de Trump y pareciera que es muy complicado identificarlo porque el norteamericano tiene muchos enemigos, demasiados, pero no, no lo es. Trump tiene sólo un enemigo fuerte, muy fuerte y a quien desafió apenas estuvo en el poder cuando quitó el financiamiento a la Planned Parenthood: Se llama George Soros.

Y George Soros casualmente financia a muchos países en América Latina a través de muchas de sus organizaciones con fachada de filantropía, pero también del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial o la financiera más poderosa, BlackRock. Sobre todo maneja aquellos países que tienen gobiernos de izquierda, de la izquierda populista, pues es el financiador del Foro de Sao Paulo, de donde emanan todos estos gobiernos.

Es como si el objetivo de estas fuerzas fuera tener zonas despobladas en América y concentrarlas en ciertas áreas. Esto tiene de pronto sentido cuando vemos las denuncias sistemáticas de algunos personajes públicos en Honduras, sobre la explotación que se hace de los recursos naturales, sobre todo de la minería que genera extraordinarios recursos económicos a empresas extranjeras y que se ha convertido en una industria de muerte para los hondureños que se les persigue y asesina para quedarse con sus tierras ricas en minerales.

En Venezuela pasa algo parecido con la explotación minera, donde se otorgan concesiones multimillonarias a empresas extranjeras, con un potencial estimado por el propio gobierno, de 2 trillones de dólares, sólo en el arco minero del Orinoco.

Así pareciera que se quiere a estos países despoblados, pero a algún sitio deben ir todas estas personas a las que se les obliga a salir de sus casas y sus tierras para buscar mejores condiciones de vida. Cosa realmente incongruente pues sus países vaya que generan riqueza, pero tienen ciudadanos muy pobres.

Así que se puede volver a intuir la mano de Soros en todo esto, pues desde el 2013 el magnate empezó a comprar un importante número de acciones en empresas mineras en el mundo y este es hoy uno de sus negocios más rentables y no hay que olvidar que el ex presidente hondureño Manuel Zelaya, a quien se acusa de financiar la caravana junto con el presidente,  se ha manifestado públicamente a favor de las políticas de Soros y hay pruebas de ello.

Por otra parte, Trump estará en serios problemas con la caravana en su frontera, sólo recordemos lo que sucedió hace poco cuando migrantes fueron enjaulados y niños separados de sus familias, el escándalo fue mundial y el rechazo e indignación también, pese a que no eran prácticas nuevas. Hoy están en juego las intermedias en donde cualquier cosa puede provocar que los republicanos pierdan la mayoría en el Senado y entonces podrían aprobar un impeachment  contra Trump para destituirlo y adiós reelección.

Lo más probable es que los migrantes se queden en México, en donde ya Banxico pronosticó una desaceleración económica importante para el 2019 y en donde la situación laboral es preocupante pues no somos Estados unidos, no tenemos una industria fuerte y carecemos de empleos dignos.

Aun así parece que México se convertirá en el destino para de los migrantes, tomando en cuenta que se habló, hace muy poco, de un acuerdo entre Estados Unidos y nuestro país para que México otorgara asilo a los migrantes que intentaran ingresar al país vecino. Con esto México dejaría de ser sólo el paso de estos grupos de personas.