Los suspirantes… ¿Qué va a pasar con el voto del PRI en Morelia?

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Una ventaja que tienen tanto Fausto Vallejo como Constantino Ortiz es que ya no traen el lastre de la marca PRI, que tanto les está pesando a los candidatos del tricolor en este momento

Una ventaja que tienen tanto Fausto Vallejo como Constantino Ortiz es que ya no traen el lastre de la marca PRI, que tanto les está pesando a los candidatos del tricolor en este momento

Si los candidatos de sangre priista quieren tener posibilidades de pelear por la alcaldía, tendrán que darse a la tarea de convencer a los morelianos que no tienen partido, que son la mayoría, porque en este momento el antes muy pesado “voto duro” del PRI se encuentra fraccionado y no será suficiente para competir

Morelia, Michoacán, 23 de mayo de 2018.- ¿Qué va a pasar con el voto del PRI en Morelia en los comicios de este año? La pregunta es interesante, porque en la contienda electoral que cuenta con 7 participantes hay 3 de sangre priista, quienes se disputarán el denominado “voto duro”, pero obligadamente tendrán que ir por más que eso en las filas de otros partidos y entre los ciudadanos sin militancia partidista.

Fuentes priistas calculan en 60 mil el “voto duro” del tricolor en la capital michoacana, pero al mismo tiempo, especulan que con el alto número de candidatos competitivos, quien gane la elección en esta ocasión lo hará más o menos con esa cantidad de sufragios, si acaso un poco más.

Así, si la abanderada del PRI, Daniela de los Santos Torres, contara con la totalidad del voto duro estaría a un paso de ganar la elección, pero no es así, pues tiene enfrente al ex priista, Fausto Vallejo Figueroa, como abanderado del PES, así como a Constantino Ortiz García, también emanado del tricolor, como candidato del PVEM.

Según se especula, el voto cautivo del cuatro veces alcalde de Morelia ronda los 20 mil, la gran mayoría de ellos emanados del PRI, pero también existe alguna cantidad no determinada de “faustistas”, que son simpatizantes del ex gobernador de Michoacán que nunca fueron militantes priistas.

Hoy, Fausto Vallejo le apuesta a generar nuevos activos con su nuevo partido y a seguir captando votos de afiliados a su ex partido que está inconformes con la forma en que ahí se hacen las cosas.

En tanto, el empresario Constantino Ortiz es una incógnita en cuanto al número de votos que se llevará del PRI, pero se presume que no son tan pocos como manejan las cúpulas priistas, y por eso ese partido trata de descarrilarlo en los tribunales electorales.

De hecho, gran parte del PVEM en Michoacán son escindidos del tricolor, empezando por su dirigente estatal, Ernesto Núñez Aguilar, que en Morelia trae también a un candidato a diputado federal y a dos candidatos a diputados locales con antecedentes priistas.

Ahora bien, una ventaja que tienen tanto Fausto Vallejo como Constantino Ortiz es que ya no traen el lastre de la marca PRI, que tanto les está pesando a los candidatos del tricolor en este momento. Y si no me cree, basta con ver la campaña del abanderado presidencial, José Antonio Meade.

Y si quiere ver otra prueba, busque usted en la propaganda de Daniela de los Santos los colores y el logotipo del tricolor, y va a ver que no los va a encontrar.

En resumen, si los candidatos de sangre priista quieren tener posibilidades de pelear por la alcaldía de Morelia, tendrán que darse a la tarea de convencer a los morelianos que no tienen partido, que son la mayoría, porque en este momento el antes muy pesado “voto duro” del PRI se encuentra fraccionado y no será suficiente para competir.

COMENTARIOS Y SUGERENCIAS: www.atiempo.mx / atiempomx@gmail.com