¿Tiene Silvano la misión de mantener vivo al PRD? / Alejandra Ortega

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
La autora, Alejandra Ortega, es subdirectora de ATIEMPO.MX, con una amplia trayectoria de más de 15 años en los medios de comunicación

La autora, Alejandra Ortega, es subdirectora de ATIEMPO.MX; con más de 15 años de trayectoria periodística

En mi opinión Silvano está obligado a levantar la mano y dar la cara por su partido, pues es la figura mejor posicionada, no por los resultados de su gestión como mandatario, pero sigue siendo pieza fundamental en su partido y ya veremos si finalmente será el sacrificado o si es Juan Zepeda quien pueda atraer el voto de más personas

Morelia, Michoacán, 11 de junio de 2017.- ¿Tiene Silvano la misión de mantener vivo al PRD?

Por tercera ocasión el mandatario estatal perredista Silvano Aureoles, hace público su deseo de contender por la presidencia del país. El pasado jueves, en la Ciudad de México, anunció que a más tardar en noviembre podría pedir licencia para competir en las elecciones de 2018.

Esta situación pone nerviosos a muchos porque dijo que de hacerlo, sería representando al PRD y con una alianza amplia, que no tendría que ser sólo con las izquierdas.

De hecho, Silvano dejó claro que no irían con Morena, pues “No hay que rogarle a Andrés Manuel”.

Fuerte crítica a muchos militantes que piensan que son pocas las posibilidades del sol azteca para posicionarse como una fuerza política importante en el país, y optan por brincar a las filas de Morena, en donde creen tener mayores oportunidades de estar en el gusto del tabasqueño y aspirar a una candidatura con mayores posibilidades de ganar.

Y nerviosos los michoacanos que podrían ver una vez más a un Silvano que no concluye proyectos y que deja el destino de Michoacán en manos de alguien por el que nadie votó.

¿Pero qué papel juega en el ajedrez de la política Silvano?

En mi opinión Silvano está obligado a levantar la mano y dar la cara por su partido, pues es la figura mejor posicionada, no por los resultados de su gestión como mandatario, pero sí como una figura pública que muchos conocen y que, nos parezca o no, no tiene señalamientos, hasta ahora, de corrupción como sí los tiene su correligionario y también gobernador, Graco Ramírez. Y aunque Arturo Núñez Jiménez, gobernador de Tabasco, también ha dicho que le interesa la candidatura, éste no es tan conocido como Silvano.

Ahora bien, aunque parezca que sólo hay estas dos posibilidades en el PRD, después de la elección del Estado de México, surgió una figura que llamó la atención de la gente y que logró posicionarse muy bien: Juan Zepeda, integrante de la corriente ADN, un nuevo cuadro, joven, con energía y posturas firmes que llega a refrescar a ese partido y demostrar que siguen teniendo la capacidad de postular nuevos rostros.

De esta forma, se envía un mensaje a los ciudadanos de que hay PRD para rato, que hay de dónde echar mano y que éste no es un partido a punto de morir como algunos morenistas han asegurado.

Y claro que van a ser necesarias las alianzas, el PRD ciertamente está disminuido y no tiene fuerza y presencia en todo el territorio nacional, por ello el juego estratégico es fundamental y ahora analizan las posibles alianzas que le puedan funcionar para el 2018 y salir fortalecidos.

Silvano por lo pronto dijo que no irán con Morena, pues no hay que rogar a López Obrador y que éste los desprecie todos los días. En cambio habló de una alianza amplia que podría significar ir con el PAN o con el PRI.

Y aunque algunos aseguren que este tipo de alianzas van en contra de los principios de los partidos, que son en su origen contrarios en ideologías, lo cierto es que en muchas ocasiones han funcionado y los electores se suman a ellas cuando entienden y comparten el propósito por las que son hechas, pues finalmente son coyunturales.

Hoy el PRD tiene más posibilidades de jugar en buena posición dentro del escenario político y los movimientos que haga serán determinantes para cargar la balanza hacia uno u otro lado.

Esto, pese a los resultados nada alentadores de Silvano como gobernador, pues no ha podido recuperar al estado de la tremenda crisis financiera en la que se encuentra desde hace unos 15 años.

Tampoco ha logrado disminuir los muy altos índices de inseguridad y violencia, y de igual forma, no han bajado las altas tasas de desempleo, con todo y sus programas de financiamiento a micro empresas que reparte por todas partes, pero que no han funcionado porque los raquíticos apoyos no resuelven un problema tan grande como el de carecer de fuentes de empleo importantes.

Con todo esto, Silvano sigue siendo pieza fundamental en su partido y ya veremos si finalmente será el sacrificado, con el que el PRD pueda ganar mucho, o si es Juan Zepeda quien pueda atraer el voto de más personas.