Una jovial invitación al pago de impuestos (Crónica)

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Imposible abstraerse de poner atención a un discurso fresco, nada acartonado y con lenguaje simple, en un acto encabezado por políticos

Imposible abstraerse de poner atención a un discurso fresco, nada acartonado y con lenguaje simple, en un acto encabezado por políticos

Al oír hablar de impuestos, se perdió el encanto y los semblantes se tornaron serios entre aquellos que efectivamente entendieron el mensaje. Los que no, siguieron aplaudiendo a todo de principio a fin

Morelia, Michoacán, 21 de julio de 2014.- Imposible abstraerse de poner atención a un discurso fresco, nada acartonado y con lenguaje simple, en un acto encabezado por políticos.

Pese a la formalidad del evento en que se entregaron Tarjetas Liconsa-Contigo a familias morelianas, en Palacio de Gobierno, el gobernador Salvador Jara tomó la palabra, luego de una amplia exposición de los logros del programa federal, y se dio tiempo para felicitar y pedir un aplauso a la diputada Daniela de los Santos, ahí presente, con motivo del Día de su Santo.

Inmediatamente después destacó las bondades de los apoyos de Liconsa, al recordar que ésta tiene un costo de 4 pesos con 50 centavos para los beneficiarios, cuando en la tienda tiene un precio que varía entre los 13 y los 16 pesos por litro y su costo real es de 11 pesos.

“Es normal y está bien, -expuso el mandatario estatal-, que el señor o la señora de la tienda ganen dos o tres pesos por litro; es su negocio y de eso viven, ¿pero de dónde salen los otros 6 pesos con 50 centavos que cuesta el litro?” –inquirió a los presentes.

“¡Pues los pone el gobierno!” -explicó Jara Guerrero de inmediato, ante un público que no se esperaba ser cuestionado, pero claro, explicó, ese dinero sale de los impuestos-, “¿y quién paga más impuestos?”, cuestionó otra vez.

Ahora el sorprendido fue el ex rector de la Universidad Michoacana, pues no escuchó la respuesta que esperaba. Un sector del público asistente respondió al unísono“¡los pobres!”.

“¿Cómo que los pobres? –volvió a preguntar Jara, como aquél maestro que en clase se sorprende ante un despiste colectivo de su clase-; “son los ricos, los que ganan más tienen que pagar más de impuestos”, explicó.

El gobernador de Michoacán siguió su explicación, como en clase, y detalló que “el cochinito” con el cual los distintos órdenes de gobierno otorgan los apoyos sociales a la población se integra por el cúmulo de los impuestos que pagan los diferentes sectores de la sociedad.

Así, como no queriendo, los invitó a la formalidad, a pagar sus impuestos y a invitar a sus vecinos y conocidos a cumplir con sus obligaciones tributarias, porque en la medida que los gobiernos federal, estatal y municipal obtengan mayores recursos tendrán la posibilidad de darle a la población cada vez más apoyo.

Jara destacó la importancia de que todos cumplieran, porque si la gente de menores recursos no paga, ese es el argumento de los ricos ante el gobierno para tampoco pagar.

Al oír hablar de impuestos, se perdió el encanto y los semblantes se tornaron serios entre aquellos que efectivamente entendieron el mensaje. Los que no, siguieron aplaudiendo a todo de principio a fin.

El titular del Ejecutivo estatal terminó su coloquial intervención de buen ánimo y procedió a retirarse rápidamente del patio central de Palacio de Gobierno, el mensaje que dejó fue “paguen sus impuestos”. Al menos esta vez lo hizo de manera amable.