Una reforma importante / Columba Arias Solís

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
La autora es Maestra en Derecho; catedrática de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la UMSNH; analista en varios medios de comunicación; y, titular de la Notaría Pública No. 128

La autora es Maestra en Derecho; catedrática de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la UMSNH; analista en varios medios de comunicación; y, titular de la Notaría Pública No. 128

La reforma a la Ley del Notariado habrá de incidir en la profesionalización del quehacer notarial, y al menos, en lo que respecta a la forma de designación de los fedatarios, esta disposición homologa la normatividad con las de otras entidades federativas

Morelia, Michoacán, 29 de noviembre de 2015.- El pasado 19 de noviembre se discutió en el Pleno de la Cámara de Diputados del Estado de Michoacán, el dictamen emitido por las comisiones correspondientes, a las observaciones realizadas por el ex titular del Ejecutivo a la reforma a la Ley del Notariado, aprobada en el mes de agosto por la anterior Legislatura y que continuando con el proceso legislativo, entró a su revisión, dictamen y aprobación por unanimidad de los actuales legisladores.

Sin duda alguna, para el Notariado michoacano, pero sobre todo para los ciudadanos, es una reforma importante porque habrá de incidir en la profesionalización del quehacer notarial, y al menos, en lo que respecta a la forma de designación de los fedatarios, esta disposición homologa la normatividad con las de otras entidades federativas, que desde hace muchos años han integrado en sus disposiciones la modificación largamente esperada.

En ese contexto, la reforma establece la obligación de emitir una convocatoria pública abierta para que los abogados aspirantes a la titularidad de una notaría se inscriban en el concurso de oposición a fin de realizar un examen teórico y práctico de la materia, y los mejores promedios serán designados por el titular del Ejecutivo como notarios en la entidad federativa.

Por supuesto que la inclusión de los exámenes de oposición públicos y transparentes, garantizarán un alto grado de profesionalización, porque la reforma en comento, también incluye entre los requisitos que los aspirantes a una patente notarial deben presentar, la experiencia en materia notarial, de tal forma que quien se inscriba en el concurso respectivo, deberá acreditar que se ha desempeñado en el ámbito notarial con la constancia correspondiente.

Además de los concursos de oposición, la reforma aprobada el pasado 19, incluye también la obligación para los notarios de la actualización y capacitación constante en el servicio notarial, para certificarse en los conocimientos de su profesión, de tal forma que el titular de la notaría deberá acudir por lo menos a dos cursos de actualización que serán impartidos por el Colegio de Notarios del Estado o bien por la Asociación Nacional del Notariado Mexicano.

En concordancia con la disposición anterior, dentro de sus oficinas, cada notario en nuestra Entidad, deberá colocar en lugar visible para todo el público usuario de sus servicios, los documentos que acrediten sus cursos de especialización y las certificaciones sobre tales diplomados o cursos, de modo que haya constancia de la calidad de sus procesos.

Cabe señalar que la reforma notarial aprobada, ha sido una larga aspiración de la mayoría de los integrantes del cuerpo notarial michoacano, el concurso de oposición que apenas se incorporará en nuestra norma, existe, por ejemplo en el Distrito Federal, desde hace más de cincuenta años.

Las actualizaciones y certificaciones, tienen también muchos años realizándose en diferentes ciudades de la República, vale mencionar que apenas los pasados días 12, 13 y 14 de noviembre se realizó en la ciudad de México la CXV Jornada Nacional de Actualización de conocimientos para el notariado nacional, de tal forma que aunque para los notarios michoacanos sea una novedad su inclusión en la ley, el Colegio Nacional lo tiene establecido desde hace mucho tiempo.

Precisamente, en la exposición de motivos de la iniciativa de reforma de la diputada proponente, quedó establecida la necesidad de “forjar notarías que de verdad den certeza jurídica y viabilidad económica de cualquier sociedad, que permita mantener el ritmo e inclusive dinamizar las finanzas y salvaguardar el patrimonio de sus habitantes, por lo que esta nueva normativa contempla dos ejes fundamentales: la función notarial como una profesión de vocación, méritos y aptitudes, no de amistades o compromisos políticos, sino por calidad, certificación permanente y actualización”.

Y es que como se aduce en el fundamento del dictamen, el notario representa certeza, certidumbre y desarrollo en cualquier sociedad, por ende la actualización de las normas jurídicas es un imperativo en aras de no entorpecer la aplicación de las mismas, -buscando siempre el beneficio de la sociedad-, para lo cual resulta indispensable dotar de mejores herramientas a los profesionales del derecho. Sin embargo, durante más de treinta años, a la legislación notarial del Estado de Michoacán apenas si se le pudieron realizar un par de reformas.

La resistencia del legislativo y –no hay que desconocerse- la falta de voluntad de algunos notarios, impidieron que fructificase alguna de las varias iniciativas de la Ley del Notariado que se encuentran en la congeladora del Congreso, por lo que la iniciativa ahora aprobada es un paso importante en la actualización de la legislación notarial, y por ende, gran interés ha despertado el anuncio de una reforma de gran calado en la materia notarial, a realizarse en el próximo 2016. Ojalá  así sea, en beneficio de los michoacanos.