Unidad por la gasolina / Hugo Gama

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Hugo Gama es Maestro en Derecho por la Universidad La Salle México, así como abogado especialista en propiedad industrial

Hugo Gama es Maestro en Derecho por la Universidad La Salle México, así como abogado especialista en propiedad industrial

No hay más que decir sobre la “reforma energética”, en resumen es la peor decisión del actual gobierno federal, de los diputados federales y senadores del PRI, PAN y el PVEM. El costo por litro resulta irreal, es tan excesivo que incluso las personas con mayores ingresos se han asustado y se han preocupado.

Morelia, Michoacán, 28 de diciembre de 2016.- No hay más que decir sobre la “reforma energética”, en resumen es la peor decisión del actual gobierno federal, de los diputados federales y senadores del PRI, PAN y el PVEM. El costo por litro resulta irreal, es tan excesivo que incluso las personas con mayores ingresos se han asustado y se han preocupado.

Es tan funesta la decisión sobre el manejo del combustible que habrá un ajuste obligado a la economía de los mexicanos, se limitará el uso del transporte personal y generará mayor racionalización del gasto familiar, lo que conducirá a una disminución del consumo, que repercutirá en la caída de la producción y el empleo.

Es momento de cerrar filas, hacerlo con los mexicanos, la amenaza está presente y para enfrentarla, se requiere de todas las fuerzas progresistas y de la sociedad organizada en una sola estrategia: llevar a México al camino del desarrollo, de la justicia y la igualdad con la clara línea y vía de recuperar la soberanía energética.

Basta de gimoteos y posturas sectarias; por encima del interés partidario o particular, está el interés general y el de la propia Nación, es momento de recuperar la riqueza que los gobiernos desde los años ochentas sustrajeron de los mexicanos para entregarlo a pocas manos.

Es deseable que el PRD, PT, Movimiento Ciudadano y Morena dejen de actuar y pensar en sí y para sí, separados no se logrará recuperar el país, las posturas divergentes sólo favorecen a quienes hoy son responsables de los precios de las gasolinas y afecta a la inmensa mayoría de los mexicanos. Es urgente un acuerdo nacional de las fuerzas progresistas y de la sociedad para sacar al país del profundo hoyo en el que se encuentra.

Es momento de la unidad, es tiempo de la organización, no se debe actuar con mezquindad, se tiene una oportunidad enfrente y no es permisible dejarla pasar.