Aún le faltan 640 mdp a la UMSNH para cerrar el año

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Se mantendrá plan de austeridad en 2018, con 11 medidas adicionales a las del presente año

Se mantendrá plan de austeridad en 2018, con 11 medidas adicionales a las del presente año

La Universidad Michoacana continúa a la espera de recursos extraordinarios para atender compromisos con sus trabajadores académicos y administrativos, informó el rector Medardo Serna

Morelia, Michoacán, 19 de diciembre de 2017.- La Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo se mantiene a la espera de la canalización de recursos extraordinarios para poder cumplir con los pagos pendientes de la segunda quincena de noviembre, las dos de diciembre y el aguinaldo. Hasta ahora no se ha recibido el apoyo, requiriéndose de 640 millones de pesos para atender los compromisos en mención.

Al sostener una reunión con directores de Escuelas, Facultades, Institutos de Investigación y Unidades Profesionales, así como titulares de dependencias administrativas, el rector de la Casa de Hidalgo, Medardo Serna González, informó que la gestión de recursos extraordinarios para solventar la difícil situación se ha complicado, derivado de la situación económica no favorable que se vive en el país.

En consecuencia, señaló, no se cuenta con los recursos económicos para atender el pago de salarios, por lo que se continuará insistiendo ante las instancias gubernamentales para que se apoye a la Universidad Michoacana.

Resaltó en la reunión de trabajo que se hace todo lo posible por contar con  al menos alguna parte de los recursos para hacer pagos; en cuanto se reciban fondos se canalizarán se inmediato al pago, sin anunciar una fecha precisa para tal fin, porque se depende de otras instancias y no es serio señalar un día específico sin que se tenga la certeza.

Reconoció y agradeció la intervención de los gobiernos Estatal y Federal para la entrega de recursos extraordinarios con lo que se pudo pagar las quincenas de octubre y primera de noviembre, pues el recurso ordinario, de acuerdo al presupuesto no deficitario, se agotó en la segunda quincena de septiembre.

Indicó que el 2018 será un año complicado para las finanzas de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, porque la proyección presupuestaria es de 2 mil 773 millones de pesos, la cual, de quedar así y pese a ser superior en poco menos de 200 millones con relación al 2017, no sería suficiente para atender las necesidades de la Casa de Hidalgo, pues se requiere de 3 mil 630 millones de pesos.

Destacó que tan sólo para atender el capítulo 1000, correspondiente a salarios y prestaciones, se requieren 3 mil 243 millones de pesos, de los cuales se aplicarán 834 millones de pesos para jubilaciones.

Por lo tanto, se continúa gestionando ante los poderes Ejecutivo y Legislativo para que se incremente el presupuesto para la Casa de Hidalgo.

Solicitó a los titulares de las dependencias académicas y administrativas informar a los trabajadores sobre la difícil situación por la que atraviesa la Universidad Michoacana, la cual es dolorosa porque está de por medio el ingreso para el sustento de las familias.

SE INCREMENTARÁN LAS MEDIDAS DE AUSTERIDAD

Medardo Serna anunció que en congruencia con el difícil panorama que se prevé para el 2018, la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo no únicamente mantendrá el plan de austeridad puesto en práctica al principio de este año, el cual permitió ahorros por 50 millones de pesos, sino que incrementará 11 medidas adicionales para mantener la disciplina presupuestaria.

Hizo mención de que tales acciones entrarán en vigor desde el inicio del año próximo, además de que se tendrá el cuidado de no violentar los contratos colectivos de trabajo de trabajadores académicos y administrativos.

Dijo que no debe haber confusión sobre los recursos que se aplican para la construcción de diferentes obras que se realizan en la UMSNH, mismos que provienen de bolsas especiales y específicas por las cuales se concursa para la obtención de fondos “etiquetados” que deben aplicarse exclusivamente para el fin para el que son creados, bajo rigurosas medidas de control.