Educativas

Conmemora INIRENA el Día del Biólogo

La especialista reconoció que en un pasado no tan lejano se consideraba en México la licenciatura en Biología como una profesión con pocas posibilidades de éxito profesional y económico
La especialista reconoció que en un pasado no tan lejano se consideraba en México la licenciatura en Biología como una profesión con pocas posibilidades de éxito profesional y económico

La responsabilidad máxima de las y los biólogos es generar en México y el mundo una agenda de largo alcance, centrada en el manejo sustentable de los ecosistemas acuáticos y terrestres y de sus servicios ambientales, sostuvo Alma Lilia Fuentes, directora del INIRENA de la UMSNH

 –

Morelia, Michoacán, 28 de enero de 2015.- La responsabilidad máxima de las y los biólogos es generar en México y el mundo una agenda de largo alcance, centrada en el manejo sustentable de los ecosistemas acuáticos y terrestres y de sus servicios ambientales, sostuvo la Dra. Alma Lilia Fuentes Farías, directora del Instituto de Investigaciones sobre los Recursos Naturales (INIRENA) de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, al afirmar que el biólogo se ha constituido además en el mayor divulgador del conocimiento  y es responsable de construir una actitud de respeto y conservación de la naturaleza. Ésa es su función social.

En el contexto del Día del Biólogo que se conmemora en México cada 25 de enero –fecha establecida porque ese día de 1961 se fundó el Colegio de Biólogos de México, una institución que se crea para proteger e impulsar el desarrollo de los profesionales mexicanos de la biología–, así definió la académica el trabajo de los profesionales de las ciencias biológicas que hoy se han convertido en pieza fundamental para la generación de nuevos conocimientos científicos y para el abordaje multidisciplinario de problemas que frenan el desarrollo regional en México y en el mundo.

La especialista reconoció que en un pasado no tan lejano se consideraba en México la licenciatura en Biología como una profesión con pocas posibilidades de éxito profesional y económico. Incluso posgrados en alguna especialidad de Biología. Eso, aseguró, ha cambiado y hoy son notables académicos, investigadores, científicos, divulgadores y funcionarios públicos. Y describió algunos entornos donde se desarrolla el trabajo de los biólogos, por ejemplo en campo.

Alma Lilia Fuentes detalló que habitualmente una salida al campo se prepara a conciencia. Previamente se profundiza en los conocimientos necesarios sobre las condiciones de la zona a estudiar, el tema que será objeto del trabajo, el itinerario más indicado y se define el lugar elegido que será aquél que se ajusta a las necesidades del protocolo de investigación.

En algunas investigaciones la «excursión» lleva, semana tras semana, durante meses, a los mismos 20 metros cuadrados de bosque o a la misma charca que los biólogos acaban por conocer palmo a palmo. La “salida” requiere con frecuencia una buena dosis de reciedumbre, resistencia física y emocional e incluso buen humor, pues las condiciones climáticas no son siempre las deseadas y se requiere, a veces, que la toma de muestras se realice con una periodicidad determinada. El rigor y la precisión en la recolección del material y de todos los datos observados son exigencias inherentes al trabajo de las y los biólogos. Un error, un descuido, una concesión a la pereza pueden destruir muchos días de trabajo o pueden conducir a interpretaciones inexactas de los datos, aseveró la directora del INIRENA, explicó.

Como en otras ciencias, el trabajo experimental en el laboratorio es también ámbito del biólogo. Allí, dijo, son características del trabajo mismo la exigencia de una estricta disciplina, orden, limpieza, cuidado de los pequeños detalles, habilidad manual, constancia, etc. Es de un gran potencial formativo.

Otra esfera de trabajo fundamental es la docente. Y es que hoy en México se reconoce que un porcentaje muy alto de biólogos se dedican a la enseñanza. Su importancia radica en que las y los profesores en buena medida son responsables de “engendrar” formas distintas de pensar. La función no se limita a «dar una clase». La Dra. Alma Lilia Fuentes aseguró que a las y los profesor de Biología y en general de las ciencias de la naturaleza viva, les compete enseñar a comprender el mundo de la vida con la mirada de respeto. De la correcta conservación de los organismos y los ecosistemas, depende en gran medida el mundo que habitamos y que habitarán las generaciones futuras, indicó.

Bajo esta perspectiva, Fuentes Farías explicó que el Instituto de Investigaciones sobre los Recursos Naturales (INIRENA) de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo –conformado en su mayoría por investigadores formados como biólogos– se enfoca a  la generación de conocimiento científico y tecnológico para sustentar una agenda de largo alcance, centrada en el manejo sustentable de los ecosistemas acuáticos y terrestres y de sus servicios ambientales que integran el gran mosaico biofísico y cultural del país, con la perspectiva de coadyuvar a garantizar el bienestar presente y futuro de la sociedad.

Es una dependencia universitaria de excelencia con programas académicos y de investigación acreditados y certificados que trabaja en la formación de recursos humanos, que a futuro  sean capaces de generar conocimientos que impacten positivamente en el manejo sostenible de nuestros recursos naturales.

Los laboratorios de investigación con que cuenta el INIRENA son: Análisis para la conservación de la Biodiversidad, Biología de la Conservación, Biotecnología ambiental forestal, Eco-fisiología animal, Ecología Animal, Ecología marina, Ecología vegetal, Edafología, Geomática, Herpetología, Hidrología y Psicología comunitaria ambiental.

Finalmente, para describir el quehacer del biólogo, la Dra. Alma Lilia Fuentes Farías citó a L. Montuenga (1987): “Los biólogos estudiamos a los organismos vivos a distintos niveles de organización iniciado desde el nivel de las moléculas que los conforman hasta su participación como elementos fundamentales de los ecosistemas. Esto imprime a nuestra profesión una gran versatilidad. Los conocimientos aportados por la Biología son tan amplios, complejos y diversos como lo es nuestro objeto de estudio, el mundo de los seres vivos, y los múltiples enfoques desde los que se abordan”. El INIRENA está ubicado en la avenida San Juanito Itzícuaro SN, Col. Nueva Esperanza, CP 58330, Morelia, Michoacán, México. Tel.: 01 443 327 2350.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: