Educativas

Indispensable transformar a la UMSNH: Santiago Zúñiga

Reconoció que la falta de aportación al régimen de jubilaciones y pensiones, el adelgazamiento al aparato administrativo, los sueldos onerosos a los funcionarios, y los recursos que se les entregan a las casas del estudiante, son cosas que se deben revisar de manera puntual
Reconoció que la falta de aportación al régimen de jubilaciones y pensiones, el adelgazamiento al aparato administrativo, los sueldos onerosos a los funcionarios, y los recursos que se les entregan a las casas del estudiante, son cosas que se deben revisar de manera puntual

O se transforma la Máxima Casa de Estudios del estado, o caerá en un bache del que será muy difícil recuperar su calidad académica, señaló el aspirante a la Rectoría de la Universidad Michoacana

Morelia, Michoacán, 10 de diciembre de 2018.- Para el aspirante a Rector de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), Santiago Zúñiga Rodríguez o se transforma la Máxima Casa de Estudios del Estado, o caerá en un bache del que será muy difícil recuperar su calidad académica, además de que para él la clave para mejorar tanto en materia económica y financiera como en lo referente a lo académico, es poner orden en esos dos rubros incluyendo el administrativo.

Así, de manera clara y sencilla, el también ex director de la Facultad de Derecho sostuvo que la crisis por la que está pasando la universidad de tipo financiero, obliga a reflexionar sobre muchos otros aspectos, fundamentalmente en el manejo y la transparencia de los recursos, “la pregunta es, qué ha pasado con los presupuestos, a dónde va parte del presupuesto que ahora tiene en crisis a los trabajadores, a los maestros y a los investigadores y que impacta también no solo económicamente, sino en las labores sustantivas de la Casa de Hidalgo que son la formación de cuadros y profesionistas de excelencia”, se preguntó.

Tan claro fue quien estuvo en el Congreso del Estado como Diputado Local entre 1974 y 1977, que no omitió hablar de la opacidad con la que se han conducido las administraciones anteriores en la aplicación del presupuesto, “el cual no va al pago de maestros y empleados, por eso el déficit en estos meses de fin de año y que repercute en la investigación y también en la calidad, estamos enfocados los profesores, los administrativos y las propias autoridades, en dónde vamos a encontrar recursos y estamos dejando de lado las funciones sustantivas, o transformamos esta universidad que tiene problemas de finales del siglo 20 y principios de este siglo 21 o va a caer en un bache que es muy probable que no pueda salir que nadie quiere eso por supuesto”.

Reconoció que la falta de aportación al régimen de jubilaciones y pensiones, el adelgazamiento al aparato administrativo, los sueldos onerosos a los funcionarios, y los recursos que se les entregan a las casas del estudiante, son cosas que se deben revisar de manera puntual, “no nos debe asustar que debemos poner especial atención en estos rubros, la universidad puede, bajo un consenso, buscar nuevas alternativas en la aplicación del presupuesto, debe haber transparencia, hay prácticas que hemos estado realizando por años que son ya del quehacer cotidiano y que es muy probable que ahí tenemos que incidir en que ya no debemos realizar esas prácticas”.

Agregó que, “se deben buscar esquemas en la revisión de los jubilados cómo podemos hacer llegar a ellos el pago digno que se han ganado durante tantos años trabajando, no trastocar lo que ellos ya perciben, sino buscar de donde podemos aplicar recursos para que mejoren lo que están percibiendo y que se les regrese algo de lo que dieron durante sus años activos a la universidad”.

En cuanto al aparato burocrático, dijo que habrá que revisar la función de cada uno del personal que ha ingresado y regularizar los que están realizando tareas por contrato por tiempo determinado y que muchas veces, “tienen una actividad indispensable para la vida universitaria, necesitamos que los sueldos de los administrativos sean mejores, deben ganar más, pero hay que hacer una reingeniería en la administración universitaria”.

Respecto a los sueldos de los funcionarios expuso, “estoy de acuerdo en hacer una revisión sustantiva ya que mientras que un profesor gana lo mínimo y los profesores investigadores de los seis niveles que existen no tienen un sueldo decoroso, yo si creo que los funcionarios deben de revisar su percepción por que son sueldos bastante onerosos”.

En el tema de las casas del estudiante, una propuesta interesante de Santiago Zúñiga fue que deben cambiar para que tengan casas dignas, sustentables con la propia actividad de los jóvenes, “con espacios dignos y actividades pedagógicas incluso, con villas universitarias para que puedan mantenerse con recursos de ellos mismos”.

Por último, quien es considerado como “el caballo negro” para llegar a la rectoría, propuso una reforma integral a la Ley Orgánica como un hecho para adecuarse a tiempos actuales, “yo si creo que la autonomía universitaria la han utilizado algunas gentes, autoridades fundamentalmente, a conveniencia por que cuando les conviene apelan a la autonomía y cuando no es beneficioso para ellos, “la saludan de lejos” por la complicidad que pueda haber con las instancias de gobierno”, concluyó Zúñiga Rodríguez.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba